La audaz propuesta que la CEM elevó a Macri para hacer de Misiones un “país independiente” a nivel fiscal

Golpeados por la recesión y las asimetrías, los empresarios misioneros acaban de elaborar un ambicioso plan para convertir a Misiones en “un país independiente” a nivel impositivo. El plan ya fue recibido en manos por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el interlocutor más cercano que tiene Misiones en el Gobierno nacional.

La propuesta incluye disminución drástica –no a medias tintas- de los impuestos al trabajo, el IVA y otros gravámenes y también una reducción de los impuestos provinciales, tasas e Ingresos Brutos. A diferencia de otros empresarios, reconoce que Ingresos Brutos es fundamental para sostener las políticas provinciales, pero explica que “eso no implica que no pueda discutirse”.

“Pensamos que Misiones es la provincia ideal para hacerlo, estamos rodeados de otros países, es fácil de controlar y sobre todo, es la gran oportunidad para hacer una prueba piloto de todo lo que el Gobierno nacional quiere pero no puede por las necesidades de recaudar”, dijo Gerardo Díaz Beltrán, el titular de la Cámara que aglutina a todas las asociaciones empresarias de la provincia.

Días Beltrán visitó la redacción de Economis donde explicó en detalle el alcance de esta propuesta audaz, pero que también puede ser “una luz al final del túnel” para un Gobierno nacional que no termina de plasmar sus ideas en acciones concretas a nivel reforma impositiva, por las necesidades de recaudar y no hacer creces aún más el déficit.

“Tenemos todo, industria, comercio, turismo. Misiones es como una pequeña Argentina a nivel productivo, y tenemos nuestra particular situación geográfica, rodeados de fronteras internacionales. Las asimetrías en este momento nos están desintegrando como economía, es la peor situación desde que se inauguró el puente en 1994”, dijo Díaz Beltrán, dejando en claro que la urgencia provincial y las necesidades nacionales pueden aunarse para que esta idea prospere.

Díaz Beltrán envió el proyecto al ministerio del Interior, Rogelio Frigerio. También tuvo la posibilidad de planteárselo hace unos días a Alberto Abad, el jefe de la AFIP. “Nos escuchó con atención, tomó nota del tema”, señaló. También envió la propuesta al gobernador Hugo Passalacqua y al titular de la Cámara de Representantes, Carlos Rovira y al secretario de Hacienda, Adolfo Safrán. “Tenemos que estar todos convencidos de esto, es la forma de lograrlo, tenemos que estar unidos en lo que pedimos”, señaló.

El plan o prueba piloto que propone Díaz Beltrán es por un tiempo determinado y permitiría a Misiones convertirse en un banco de prueba para poner en práctica lo que empresarios y dirigentes políticos vienen declamando desde hace años, pero nunca pueden llevar a los hechos: bajar impuestos en forma drástica, darle viabilidad a la actividad productiva y privada y ver qué pasa.

El concepto es que las empresas, sin el agobio de la altísima presión impositiva, puedan crecer, invertir, contratar personal. Y el Estado, nacional y provincial se beneficie de esa mayor actividad a nivel impositivo. Cobrar alícuotas más bajas, más similares a las de Paraguay, y al mismo tiempo recaudar más por mayor actividad y porque más gente va a pasarse a la economía en blanco.

“Las asimetrías con Paraguay nos están desintegrando, estamos fugando 500 millones de dólares por año, solamente en Posadas, generamos impuestos y sueldos que se van al otro lado, hay que hacer algo, pero queremos que lo que se haga sea para toda la provincia. El ITC diferenciado para los combustibles como medida aislada no fue buena, lo rechazamos, no habría que haberlo aceptado así como vino”, explicó Diaz Beltrán, en relación a la única medida que concedió el Gobierno nacional para paliar las asimetrías con Paraguay y que en términos prácticos no movió la aguja.

A la necesidad de Misiones se suma la de la Nación. Macri quiere mostrar un cambio profundo con una reforma impositiva donde bajen fuerte impuestos como el IVA y las cargas patronales. Todo se dejó para después de las elecciones. Pero el déficit fiscal crece y bajar impuestos ya no parece una opción.

Pero ahí podría entrar Misiones, para convertirse en una provincia que le permita al Gobierno Nacional mostrar su voluntad de ensayar un camino distinto.

“A ellos también les puede ser útil, no hablamos de hacer esto de manera permanente. Estamos hablando una prueba piloto. Seríamos como un país aparte, en términos impositivos. Es la gran oportunidad, y además, hay que hacer algo”, dijo el titular de la CEM.

Asegura que el objetivo debe ser común para toda la sociedad. “El reclamo de la coparticipación debe ser de toda la sociedad. Las asimetrías, un problema de todos, unidos para que el dinero no se vaya”, insiste. En ese plano coloca al sector empresario, que debe bajar los precios y alentar la competencia, pero también al consumidor. “Pasaron 12 millones de personas por el puente. Yo no niego que busquen mejores precios, porque es lo que hace cualquiera, pero les pido que no se gasten todo el dinero allá, sino que compren lo necesario, porque se mata al que trabaja acá”, argumenta.  

Díaz Beltran es un amplio conocedor de la crítica situación de frontera. Se hizo dirigente hace 25 años, en pleno gobierno de Carlos Menem. Fue un par de veces presidente de la Cámara de Comercio de Posadas y después amplió los horizontes. Recuerda que acompañó la inauguración del puente entre Posadas y Encarnación, pero pensaba en una “integración igualitaria”. Sin embargo, observa que “algo habremos hecho mal” porque “estamos desintegrando nuestra provincia para recomponer o seguir desarrollando una región del Paraguay”. No solo apunta a Encarnación, sino a las otras ciudades fronterizas, que están mucho más desarrolladas que en Misiones. Paraguay, la tierra natal de su esposa, dice, explotó en los últimos cinco años. Sin embargo, la desigualdad no ha menguado.

“Paraguay tiene una producción de granos de calidad, una producción de carnes excelente, está empezando a remontar la industria con un poco más de nivel del que tenía. Es el único país en la región que tiene energía asegurada por 150 años, es más puede vivir de la energía hoy, no solamente generar, puede vivir de su desarrollo, con Itaipú y Yacyretá. Pero le falta recurso humano y tiene muchos problemas, no es la panacea, tiene una desigualdad social terrible”, explica.

“Eso genera las oportunidades para el que quiere hacer plata, no desarrollar Paraguay. El que quiere hacer plata lo hace desde cualquier lado, pero cada uno se pone donde le corresponde: “Vos querés hacer una empresa o ganar plata”. “El desafío es tener una empresa, desarrollar, generar fuentes de trabajo y ganar plata”, compara.

Y se explaya en el concepto. “Tengo amigos que se dedican y los respeto a ganar dinero con la apuesta financier. Pero por ejemplo mi padre con los años que tiene, fue un generador de trabajo, chico, pero se han jubilado con él muchas familias, tienen una relación, no te digo familiar pero sí de buenos recuerdos. Cada uno se posiciona en el lugar que corresponde. A algunos nos genera más satisfacción tener gente a cargo, con todo lo que eso conlleva, es un camino mucho más empinado que el que solo se dedica a hacer plata”.

Diaz Beltran no se define de un color politico particular. “El liberalismo extremo genera distorsiones muy graves, ahora también el clientelismo y el Estado paternalista extremo son tan nocivos como el otro. En realidad hay algo que nos falta para generar estos cambios que necesitamos, tenemos mucho individualismo todavía, al menos acá en Misiones”, puntualiza.

Sin embargo, se permite el optimismo. “Creo que se está empezando a crear consciencia que hay que trabajar juntos, al menos en la Confederación Económica, creo que el día que deje de la confederación voy a ver que se ha logrado una participación genuina. Y cuando digo genuina es porque vemos sentados en una mesa, gente que conduce una empresa, o es un exportador, o es un comerciante, o es una persona que trabaja en turismo y sentarse en una mesa con gente que paga sueldos, que paga impuestos, que pasan situaciones como nosotros, es diferente a sentarse con personas que tienen olfato o tacto político, así que es algo muy enriquecedor”, opina.

En su faceta empresaria, Díaz Beltran es un poco de todo. Empezó desde muy chico acompañando a su padre, un rosarino que vino a mitad del siglo pasado y empezó vendiendo betún y bijouterie en un maletín que todavía se conserva en la familia. Después se hizo visitador médico y fundó, en un garage prestado y junto a un socio, la tradicional casa de insumos “Correa y Cía”.

La casa sigue en marcha, pero se ampliaron las inversiones. El padre compró un campo y después la familia amplió los terrenos para convertirse en ganaderos. Díaz Beltran dice que el campo es su cable a tierra y se encarga él mismo, junto a su hermano, también veterinario, de controlar el ganado.  “Me pongo el overol y el traje”, asegura.

También tiene una empresa de alimentos para mascotas, que distribuye en todo el NEA e inversiones forestales en Uruguay y Misiones.

Díaz Beltran no duda cuando dice que la recesión sigue en Misiones, más allá de algunos brotes verdes en la economía y advierte que se ha perdido mucha rentabilidad.

También admite algunos problemas culturales que afectan a la economía local. “El productor nuestro entrega su producto, no lo vende. Ahí los Estados tienen  que tener presencia, hacer un fuerte escrutinio y tener un ministerio de Comercio Exterior muy fuerte, porque el productor va a saber vender cuando le demos los estándares, cuándo le exijamos qué tipo de producción debe tener, qué nivel de producción debe tener. De la tranquera para afuera tiene que haber alguien que lo ayude en la parte comercial”.

Para Díaz Beltran, el lado positivo del empresariado misionero es que tiene mucha iversidad y una cultura del trabajo importante pero todavía con un nivel de individualismo elevado. “Nos falta congregarnos, fijar objetivos, definir qué queremos. Siempre se dice tenemos que plantearnos qué país queremos y qué provincia queremos; es casi un eslogan. Lo importante es, sin mezquindades, porque siempre los sectores en algún momento colisionan, tratar de buscar ese equilibrio que es lo más difícil. Hay que juntarse más, aunar criterios, hay que saber y definir qué le falta a Misiones para  desarrollarse”.

“Misiones creció mucho, pero ahora estamos en la etapa que tenemos que saber cómo desarrollarla, el crecimiento es una cosa y el desarrollo es otra. Misiones necesita un desarrollo más grande. Y también necesitamos tener escala”.

“A lo mejor la tecnología en cierto sector productivo no trae tanta mano de obra, pero sí va a traer mucha generación de riqueza que generará otro tipo de actividades”, explica.

De todos modos, su principal preocupación es la reactivación económica en Misiones. “Esta crisis que vivimos ahora, con las asimetrías, es peor que la de los 90, porque cambió el tamaño del competidor. Encarnación ya no es una aldea. Hoy es un shopping a cielo abierto que tiene cosas que acá no hay”, apunta.  

 

 

Gerardo Díaz Beltran tiene 58 años y está casado con Fátima. Tiene dos hijas, María Belén y Camila y una nieta de cinco años. Sus padres están presentes y comparte los negocios con un hermano.

Asegura que una de sus cuentas pendientes es saber hablar inglés.

Es hincha de Boca, pero admite que solo mira los partidos de los Mundiales. “Hago cero deportes, aunque jugaba al rugby. Ahora suelo salir a caminar”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password