Maximizar los beneficios de la creciente influencia de las economías emergentes en la financiación del desarrollo global

Construyendo un nuevo puente en la arquitectura de la ayuda global: conectando a donantes emergentes y tradicionales para lograr un impacto en el desarrollo

Compartí esta noticia !

Escribe Akihiko Nishio – En las últimas dos décadas, el panorama de la ayuda mundial se ha transformado. Los actores de las economías emergentes y otros contribuyentes están desplegando recursos considerables en la financiación del desarrollo global, un área tradicionalmente dominada por los países del Grupo de los Siete (G7). Este bienvenido cambio ha ampliado la amplitud y profundidad del apoyo financiero a las naciones más pobres del mundo.

Entre las economías emergentes (aquellas con ingresos medios a altos que pueden acceder a los mercados de capital globales), los países BRICS ya representan una proporción mayor del PIB global basado en la paridad del poder adquisitivo que los países del G7. Los BRICS, originalmente Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, admitieron seis nuevos miembros a principios de este año. Durante la última década, el 22 por ciento de los préstamos bilaterales a los países en desarrollo (aquellos con ingresos bajos y medios) provinieron de los países BRICS.

Türkiye y Arabia Saudita, dos grandes economías emergentes, son ahora los proveedores bilaterales de asistencia oficial para el desarrollo per cápita más generosos del mundo. China es el mayor proveedor de préstamos a países en desarrollo, tanto en condiciones concesionales como no concesionales.

Las economías emergentes están organizando importantes cumbres e invirtiendo fuertemente en iniciativas climáticas y de desarrollo. Sus acciones, incluido el establecimiento de fondos de inversión, están remodelando el panorama de la ayuda, sacando a millones de personas de la pobreza, creando empleos e impulsando el consumo global.

Según el último Informe sobre las inversiones en el mundo de la UNCTAD, los países en desarrollo representaron más de dos tercios de la inversión extranjera directa (IED) mundial en 2022, frente al 60 por ciento en 2021. Por el contrario, las contribuciones de IED de las economías desarrolladas disminuyeron un 37 por ciento, lo que refleja la incertidumbre en los mercados financieros y la liquidación de los paquetes de estímulo en estos países.

Desafíos emergentes en la ayuda global

Sin lugar a dudas, más dinero para el desarrollo global es algo bueno. Pero estos cambios se han producido en un momento en que la arquitectura de la ayuda global, como se informó al CAD/OCDE (que excluye a la mayoría de los donantes emergentes), se ha vuelto cada vez más fragmentada. Los flujos financieros oficiales se han duplicado y el número de entidades que proporcionan dicho financiamiento ha aumentado de 215 a 565 entre 2002 y 2021. Durante el mismo período, el equilibrio entre los flujos financieros públicos y privados ha cambiado, y el financiamiento privado representa casi el 70 por ciento de flujos de corriente. En combinación, estas tendencias han creado cuatro desafíos importantes para los países más pobres del mundo, según datos de la OCDE/CAD.

Te puede Interesar  Búsquedas laborales de la semana: carpinteros de aluminio, preventista, administrativo

En primer lugar, la proliferación de donantes y agencias donantes supone una carga para los países receptores con capacidad limitada y aumenta los costos de transacción para aquellos que ya luchan por hacer frente a crisis múltiples y superpuestas.

En segundo lugar, las actividades financiadas por donantes se han vuelto más fragmentadas. El monto promedio de una donación de asistencia oficial para el desarrollo se ha reducido a más de la mitad, de 1,7 millones de dólares en 2000 a menos de 800.000 dólares en 2021. Así que hoy hay más dinero, pero se divide en porciones más pequeñas, lo que genera costos más altos para los países receptores; de los cuales ya están endeudados.

En tercer lugar, una proporción cada vez mayor de la asistencia para el desarrollo pasa por alto los presupuestos de los gobiernos receptores, lo que limita la agencia soberana. Hoy en día, tres de cada cuatro proyectos son ejecutados por entidades no gubernamentales y la mitad de estos fondos eluden los presupuestos de los países receptores, lo que socava la eficacia de la ayuda. La financiación de los donantes también se destina cada vez más a cuestiones específicas, lo que limita las oportunidades de movilizar recursos y aumentar la financiación general disponible para los países.

Y en cuarto lugar, ha habido un gran aumento en el volumen de ayuda asignada a mecanismos no apalancados dedicados a sectores o temas específicos. Los compromisos totales de donaciones de dichos servicios se han multiplicado por dieciséis en las últimas dos décadas, mientras que las contribuciones a las ramas concesionales de los bancos multilaterales de desarrollo han ido disminuyendo en términos reales. Esto representa una oportunidad perdida para aprovechar los escasos recursos concesionales.

“Como el fondo para los pobres más grande del mundo, la AIF tiene una comunidad global de 59 donantes (incluidos todos los países BRICS) que permite una participación efectiva. A diferencia de los fondos no apalancados, la AIF puede aprovechar un dólar de apoyo de los donantes para convertirlo en casi cuatro dólares de apoyo financiero para los países más pobres”.

Te puede Interesar  Casino Club reubicará dos de sus salas de juego en Posadas

¿Qué significan estas tendencias a nivel global?

La comunidad mundial de ayuda necesita trabajar en conjunto para evitar un apoyo fragmentado y superpuesto que obstaculice en lugar de ayudar. Para garantizar que los países obtengan el máximo beneficio del apoyo al desarrollo, los donantes tradicionales y no tradicionales deben comunicarse y trabajar juntos, de manera transparente, hacia objetivos compartidos, reduciendo las cargas que enfrentan los países de bajos ingresos. Es fundamental que los gobiernos de los países receptores desempeñen un papel de liderazgo en este proceso.

Un vehículo para abordar estas preocupaciones es la Asociación Internacional de Fomento del Banco Mundial. La presencia global, el poder de convocatoria y la capacidad analítica de la AIF la colocan en una posición única para apoyar la coordinación de la ayuda global.

Como el fondo para los pobres más grande del mundo, la AIF tiene una comunidad global de 59 donantes (incluidos todos los países BRICS) que permite una participación efectiva. A diferencia de los fondos no apalancados, la AIF puede aprovechar un dólar de apoyo de los donantes para convertirlo en casi cuatro dólares de apoyo financiero para los países más pobres. La AIF reduce la carga de los países receptores al proporcionar una plataforma unificada para discutir la arquitectura de la ayuda y facilitar el intercambio de información y la transparencia. Además, garantiza que los fondos se utilicen eficazmente al reducir la fragmentación y canalizar el financiamiento a través de los gobiernos receptores, lo que a su vez fortalece los sistemas nacionales. Y la capacidad de la AIF para convocar a gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y otros socios para el desarrollo la convierte en un actor clave para abordar los desafíos que enfrentamos.

A medida que la demanda de financiamiento para el desarrollo sigue creciendo, el papel de la AIF a la hora de proporcionar financiamiento en condiciones favorables, fomentar la sostenibilidad de la deuda y fortalecer las alianzas será esencial para abordar las crisis globales y los desafíos emergentes en la arquitectura de la ayuda global.

AKIHIKO NISHIO Vicepresidente de Financiamiento para el Desarrollo (DFi) del Banco Mundial

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin