La recesión en la industria de máquinas agrícolas presenta impacto leve en el empleo

Un informe de la Fundación Mediterranea – IERAL a cargo de Marcos Cohen Arazi y Fernando Kühn, muestra como impacta la caía de ventas de la maquinaria agrícola en el sector industrial nacional.
El IERAL, con el apoyo de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC), el  Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), desarrolla un seguimiento propio de este sector, que permite complementar las cifras que releva INDEC.
A partir del examen de la información recabada se destacan: a) la profunda caída en el nivel de ventas que se experimentó en 2018 y el menor nivel de utilización de capacidad instalada reflejan la fuerte retracción en el sector; sin embargo, aún con dicha merma terminará con un mejor desempeño que en el año 2015; b) el impacto leve que esta situación ha implicado en el nivel de empleo en las firmas líderes, hasta el momento, ratifica la importancia del sector como soporte de la ocupación industrial de provincias como Córdoba y Santa Fe, y en menor medida Buenos Aires; c) existen expectativas favorables para 2019, asentadas en una posible buena cosecha y una valorización que permitiría un repunte de las ventas de máquinas.
Ventas del Sector de Maquinaria Agrícola y Agropartes a nivel nacional
Sobre la base de datos que INDEC ha publicado sobre el nivel de actividad de maquinarias agrícolas para el tercer trimestre de 2018, se contempla que el sector consolidó la caída en sus niveles de ventas, situación que experimentaba desde el comienzo del año.
El mayor declive del nivel de unidades vendidas con respecto al tercer trimestre del año 2017 ha ocurrido en el segmento de  cosechadoras, con un derrumbe del 65%.
Otro rubro que vio desplomarse sus ventas fue el de tractores con un 54%. Luego le siguen con caídas menores, pero de magnitudes igualmente considerables, los implementos y sembradoras, con declives de sus niveles de ventas de 35% y 19%, respectivamente.
La sequía que afectó los rendimientos de la cosecha de la actividad agrícola desde el comienzo de año se combinó con otros factores:  incertidumbre macro originada en la crisis cambiaria, reintroducción de retenciones, reducción de la disponibilidad de crédito, alto costo financiero, por citar algunos. Con ese mix, resulta sencillo de entender el magro desempeño del sector en lo que va del año.
Con el objetivo de analizar la situación del sector fabril más en detalle, se analiza un indicador elaborado a partir de la información oficial, en el que se busca reflejar el movimiento en el nivel de unidades vendidas, a partir de un indicador de ventas a precios constantes. La información se encuentra diferenciada en dos grupos de máquinas: cosechadoras y tractores, y sembradoras e  implementos.
Con los datos del tercer trimestre, para lo que va de 2018 se verifica una caída de 35% en el volumen de ventas de cosechadoras y tractores y de 24% en el caso de sembradoras de implementos. De mantenerse esta performance en el cuarto trimestre (aún no existe información oficial), en el primer grupo las ventas del año se ubicarían 25% por encima de las de 2015; mientras que en el segundo grupo de máquinas la mejora sería de 23%. De esta forma, la floja performance de 2018 no revertiría los dos años favorables que tuvo el sector en 2016-2017.

Maquinaria Agrícola y Agropartes producidas en la Provincia de Córdoba
Contando con el apoyo de la Asociación de Fabricantes de Maquinarias Agrícolas y Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC) y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el IERAL viene llevando adelante un relevamiento de carácter trimestral en el cual se realizan consultas a firmas líderes radicadas en la provincia de Córdoba con el objetivo de tener una visión complementaria sobre la actividad del sector.
De esta manera, se construyen diversos indicadores para reflejar la situación económica del sector, colocando el foco en variables  claves como el nivel de ventas, utilización de la capacidad instalada y empleo. En estas mediciones se incluye medición del  desempeño de 15 grupos de máquinas agrícolas y agropartes de la provincia de Córdoba, lo que nos permite realizar un análisis alternativo al que realiza el INDEC.
En primer lugar, el Indicador de Ventas de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (IVEMAC) muestra una caída estimada del 25% para este año, con base en datos de los primeros nueve meses del año. Esto revierte la tendencia observada durante el período 2015-2017, cuando las ventas acumularan un incremento del 56%.
De mantenerse la performance experimentada en los primeros tres trimestres, el 2018 terminaría con un nivel de ventas 17% superior al de 2015, lo que resulta similar a la dinámica observada en las estadísticas nacionales.

Al observar la evolución trimestral del indicador de ventas de las firmas líderes, se pueden evidenciar otros detalles que nos permiten obtener conclusiones adicionales.
En ese sentido, el trimestre con mayor caída interanual de las ventas fue el primero, con un 38%, para luego continuar presentando disminuciones en los trimestres subsiguientes, pero en torno al 20%. De esta manera, se percibe al menos un aminoramiento de la caída, que podría continuar en el último trimestre del año, según indicadores preliminares.
Un segundo indicador que surge del relevamiento es el de Utilización de Capacidad Instalada en firmas líderes de Maquinarias Agrícolas y Agropartes de Córdoba (UCIMAC).
Entre 2015 y 2017, el nivel de utilización se había incrementado en 19 p.p., en línea con lo que ocurrió con las ventas, llegando al nivel de 77%, máximo nivel de ocupación desde 2012 a esta parte.
En el caso del 2018, con los datos disponibles hasta el tercer trimestre, se presenta una disminución de 8 p.p.; presentando un nivel de utilización de capacidad superior al del trienio 2014-2016. Que este guarismo no se reduzca en mayores proporciones permite conjeturar una expectativa de rápida recuperación.

Examinando el indicador en forma trimestral, la utilización de capacidad instalada se incrementó recurrentemente luego del piso verificado en el primer trimestre de 2016, cuando fue de 51%, luego del cambio del contexto y las perspectivas económicas que implicó el cambio de gestión a nivel nacional.
El mayor nivel de utilización se alcanzó en el segundo trimestre de 2017 cuando alcanzó el 79%. Luego, sobrevino una fuerte modificación del contexto económico (especialmente por el desempeño agrícola al comienzo y luego por los problemas macreoconómicos) se hizo notar desde el comienzo de 2018 (en las ventas ya se percibía una retracción en el último trimestre de 2017). No obstante, el nivel de ocupación del tercer trimestre de 2018 se ubica entre los más altos del último lustro, por debajo de la performance de 2017 solamente.

Finalmente, en el relevamiento de firmas líderes de Córdoba también se incluye el indicador de Empleo en firmas líderes de Maquinarias Agrícolas y Agropartes de Córdoba (EMAC). A través de este indicador es posible advertir una mayor estabilidad en materia de empleo, en comparación con lo que ocurre con el nivel de ventas y utilización de capacidad instalada. Esta mayor estabilidad puede explicarse por varios factores, entre ellos el fuerte arraigo local de las firmas del sector y la alta calificación de la plantilla de personal, que desalientan su reducción en el marco de caídas coyunturales en el nivel de actividad.
En este sentido, mientras que las ventas evidenciaron un desplome del casi 50% entre 2011 y 2015, el empleo en el sector solo se contrajo un 13%. Más aún, la recuperación desde el año 2016 llevó a que en el año 2017 se llegaran a niveles de empleo similares de 2011, cuando se dio el máximo nivel de empleo del período relevado.
En el año 2018, de acuerdo con las cifras relevadas hasta el tercer trimestre, se estima un descenso de 2%, luego de fuertes  incrementos en los dos años previos. De estas observaciones se puede concluir que por el momento el sector se encuentra lejos de presentar una fuerte contracción del nivel de empleo. No obstante, las empresas en muchos casos están aplicando en mayor cuantía medidas como reducción de la jornada laboral, suspensiones o vacaciones anticipadas para hacer frente a la coyuntura actual.

Expectativas de la campaña agrícola 2018/2019
Finalmente, a futuro las expectativas favorables en la próxima cosecha hasta el momento son positivas, y le permitirían al sector de maquinaria agrícola y agropartes recuperar parte del terreno perdido durante 2018.
Según fuentes oficiales, se estima un incremento del 5% de la producción de trigo, mientras que conforme a estimaciones preliminares de la Bolsa de Comercio de Rosario se espera un fuerte repunte de la producción de maíz y especialmente la de soja, ambos cultivos muy afectados por la sequía en la pasada campaña.
Este incremento esperado en los principales productos agrícolas en conjunto con precios internacionales próximos a los de la campaña anterior y la importante mejora en la competitividad cambiaria del año pasado debido a la devaluación (compensada parcialmente por la reintroducción de retenciones), generan un marco favorable para el sector agrícola que tiene mayor incidencia en las ventas de máquinas. Las cifras preliminares, en conjunto, permiten prever un repunte en el valor de la producción agropecuaria de los principales cultivos, de modo que se incrementaría el valor bruto producido en US$ y fuertemente en pesos, en ambos casos de forma muy significativa respecto de los años previos.
En periodos recientes, se manifestó una fuerte correlación entre estas mediciones y el número de unidades vendidas de maquinarias, razón por la cual es posible avizorar un repunte de la industria de máquinas agrácolas y agropartes en 2019.
Las estimaciones de producción agrícola consideradas se basan en un escenario base en el cual las condiciones climáticas permanecen estables y podrían modificarse si las lluvias de los últimos días agravan el escenario hídrico. Adicionalmente, hay otros factores a considerar, como las elevadas tasas de interés que se prevé que se mantengan la mayor parte de este año, como también la menor  disponibilidad de financiamiento a tasas de promoción y los riesgos macroeconómicos que aún existen.
Estos factores obligan a considerar estas expectativas de repunte con moderación, sin dejar de ser expectativas favorables luego del magro desempeño de 2018.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password