Las venas de Gaia se detienen: Europa bajo hielo y la Amazonía en llamas

Compartí esta noticia !

Quizá usted ya esté al tanto del inminente colapso global provocado por el “cambio climático” del que tanto se ha hablado en las últimas décadas. Un derivado mas que obvio de nuestro inhumano trato para con los recursos naturales, las flora, fauna y la contaminación abusiva por parte de los medios utilizados en la extracción indiscriminada de materiales energéticamente densos como el petróleo, el litio o el uranio. Pero ¿De qué manera y en que medida repercute esto en el planeta? Y ¿Por qué debería de importarme a mí?

Las emisiones excesivas de CO2 agravan la ya complicada condición del calentamiento global, el cual implica subas en la temperatura a nivel planetario, provocando desequilibrios protagonizados por las sequías y los desastres naturales imprevistos. Estas subas de temperatura provocan el derretimiento de los glaciares en cada esquina del globo, vertiendo cantidades monumentales de agua dulce sobre el océano. Es justo aquí donde usted se pregunta ¿Y que tiene? La respuesta es AMOC

La AMOC (Circulación de Retorno Meridional del Atlántico) es una corriente oceánica que se caracteriza por un desplazamiento superficial hacia el norte de agua cálida y salada que se hunde al norte como agua fría y fresca (menos salada), y que luego se mueve hacia el sur hasta emerger en el océano Austral a lo largo de la Corriente Circumpolar Antártica (ACC, por sus siglas en inglés). Pero esta definición aburre y, a nadie le genera el interés suficiente como para investigar al respecto. Incluso sin importar lo importante que sea y las implicancias que tenga, así que, pongámoslo de esta manera:

Si nuestro planeta fuese un organismo vivo, esta corriente sería su sistema circulatorio, llevando la sangre a todos los extremos de nuestro cuerpo. Además, cada algunos años, las aguas de las profundidades emergen e intercambian gases con la atmósfera, asemejándose a un sistema respiratorio, pero a escala global. A esta corriente se le atribuye el equilibrio térmico del que gozamos como mamíferos. La funcionalidad de este extenso sistema se ve estrechamente ligado a su propia “salinidad” la cual repercute directamente en su densidad y, por consiguiente, en su flujo natural. Al verter agua dulce, producto del deshielo, influimos dicho sistema, conduciendo hacia su colapso total. 

Te puede Interesar  Cambio Climático realizará el segundo operativo de Barrios Sustentables en Posadas

Es tal la influencia del AMOC sobre las condiciones climáticas que habitamos que, de verse afectado, las consecuencias podrían ser apocalípticas. Si bien el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) pronostica un posible colapso para mediados o fines del siglo XXI, el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) ha desarrollado tecnología de última generación capaz de predecir los eventos termohalinos con una precisión nunca antes vista, dándonos un pronóstico no tan alentador. Se estima que el AMOC podría colapsar antes de mediados de siglo, como lo podría hacer mañana (pero de que lo hará, lo hará). Si las predicciones son correctas, ya estamos padeciendo los primeros síntomas del colapso, implicando, solamente en Europa, un descenso equivalente a no menos de tres grados por década, representando un total de 30 grados menos. Los científicos, con fría certeza, comparan a la Europa colapsada con la hoy Siberia, con no menos de 40 grados Celsius bajo cero.

La selva amazónica, el Congo y la India quedarían reducidos a sabana, luego de padecer incendios forestales sin precedentes y sequías mortales… De haberse iniciado el proceso de colapso de la AMOC, este no tendría vuelta atrás y, de poderse, serían necesarios al menos mil años, que es lo que tarda la AMOC en cerrar su ciclo, debido a la velocidad de 7km/h.

Lo más preocupante de esta coyuntura no es que dicho evento vaya a darse o no, sino el desinterés colectivo que, en últimas, es el principal impulsor de este colapso mundial. Si bien el CSIC no tiene total certeza de que el colapso haya comenzado, éste nos dice que aún tenemos chances de evitar la catástrofe. Lo curioso es que, si bien ellos saben esto y lo comunican, descartan absolutamente la posibilidad de que seamos capaces de llevar a cabo lo necesario para frenar esto. Comenzando por la necesidad de establecer parámetros gubernamentales no inferiores a una “economía de guerra”, hasta frenar absolutamente las emisiones de CO2 a la atmósfera en los próximos 5 a 10 años. 

Te puede Interesar  Macri acorrala a Milei

Es tal el desafío, que aún no sabemos que hay que hacer realmente, dejándonos guiar por las ideas prefabricadas, como lo es la fachada de las energías “renovables” sostenidas por los ya escasos minerales como lo es el litio, el cobre y las “tierras raras”. Sumado a la criminal cantidad de petróleo usado en su extracción. Pero, qué fácil es seguir creyendo que todo se soluciona tapándolo de paneles solares. 

Me urge expresar mi indignación en este sentido, porque veo que el posible motivo de nuestra extinción no genera más movimiento que la ruptura de Peso pluma con Nicki Nicole. Veo los precios de la harina en la góndola y veo el triste sueldo del obrero municipal, pero esto se supone que es normal. Veo a representantes sacrificar su osadía y su empatía para ser más “políticamente correcto”. Es en este contexto en el que es más necesario que nunca volver a lo real, a los problemas reales y, por consiguiente, a las soluciones reales. Nos toca ser la generación que tome la plaza por huerta y las armas por escombro, ser serios y crear soluciones constructivas. Hay quienes nunca tuvieron interés por estas cuestiones y, quizá nunca la tengan, dejando a unos pocos, quienes aún son capaces de poner las barbas en remojo y de afrontar los desafíos venideros con seriedad. Es a estos pocos que les hablo, porque son estos pocos quienes necesitan empoderarse, darse cuenta de lo que son capaces al poder cambiar el rumbo de las cosas. Porque ya lo dijo Bertolt Brecht “…los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin