Brazil President Luiz Inácio Lula da Silva and Central Bank of Brazil President Roberto Campos Neto.

Lula enfrenta a banqueros centrales del mundo

Hay pocos líderes en el mundo, si es que hay alguno, que estén arremetiendo públicamente contra los banqueros centrales más que el brasileño Lula da Silva

Compartí esta noticia !

Hay pocos líderes en el mundo, si es que hay alguno, que estén arremetiendo públicamente contra los banqueros centrales más que el brasileño Lula da Silva

Bloomberg — Las razones son cada vez más evidentes a medida que los brasileños sufren las consecuencias del debilitamiento de la economía. Nueve meses después de que las autoridades fijaran los tipos de interés de referencia en el 13,75%, culminando una docena de subidas vertiginosas, la deuda de los hogares se mantiene en un nivel récord, los bancos están reduciendo los préstamos y las quiebras empresariales van en aumento.

Gran parte de este dolor se debe al designio del gobernador del banco central, Roberto Campos Neto. Sin él, él y sus colegas calculan que la demanda en la economía no se enfriará lo suficiente como para que la inflación vuelva plenamente al objetivo del país.

Para Lula, sin embargo, esto no tiene sentido. Ha señalado a Campos Neto en sus diatribas, acusando al ex ejecutivo bancario de obstaculizar el crecimiento de la nación haciendo que a los brasileños les resulte demasiado caro pedir dinero prestado.

La disputa entre los dos hombres arroja luz sobre un riesgo creciente en la economía mundial. Puede que el banco central de Brasil haya subido los tipos de interés antes y más que otros, pero casi todos ellos -desde la Reserva Federal hasta el Banco de Inglaterra- han subido hasta niveles incómodamente altos para los políticos.

Desde Nairobi a Bogotá, pasando por Nueva Delhi, cada vez son más los que piden que se ponga fin a las subidas de tipos, amenazando con socavar la autonomía que es tan fundamental para que los bancos centrales luchen contra la inflación.

La verdad es que la inflación tardará más en bajar en Brasil, y tardará más en bajar en casi todas partes”, afirma Silvia Matos, economista de la Fundación Getulio Vargas, una universidad local y centro de estudios. “Esta política monetaria mundial súper restrictiva ha creado un entorno más propenso a los desacuerdos entre gobiernos y bancos centrales. Es una relación que podría volverse más pendenciera”.

Exprimidos a todos los niveles

En Brasil, la tensión es evidente en todos los niveles de la economía, desde los consumidores hasta los altos ejecutivos. Esto hace que sea fácil para Lula, de 77 años, cuya carrera política ha abarcado presidencias y penas de prisión, culpar a Campos Neto.

Aunque la inflación ya ha bajado más de la mitad desde el máximo del 12% alcanzado el año pasado (en abril fue del 4,2%), los economistas no se ponen de acuerdo sobre si seguirá bajando. Esta incertidumbre está empujando al Banco Central de Brasil a mantener su tipo de interés oficial en el nivel más alto en más de seis años.

El elevado coste de los préstamos es una de las razones por las que la deuda de los hogares brasileños se mantiene en máximos históricos y los fabricantes de automóviles están cerrando líneas de producción para evitar el exceso de oferta. Los tipos de interés medios de los préstamos personales y para vivienda en el país se sitúan en el 42% y el 11%, respectivamente.

Te puede Interesar  Laharrague Chodorge, sinónimo de madera, sinónimo de energía

También se ha vuelto más difícil obtener préstamos a nivel corporativo. Las subidas de tipos de Campos Neto encarecieron los mercados de deuda locales incluso antes de que los mercados de bonos en dólares se enfriaran por el ciclo de endurecimiento monetario más agresivo de la Reserva Federal en una generación. Las nuevas emisiones de Brasil, tanto en los mercados de capitales nacionales como internacionales, se han desplomado.

Este año, hasta mediados de mayo, sólo se habían realizado unas 90 operaciones de bonos en Brasil, la mayoría en reales, por un importe aproximado de 11.000 millones de dólares, según datos recopilados por Bloomberg. Esto supone un descenso del 51% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según los datos.

“La sensación de que los costes de endeudamiento se mantendrán altos durante un tiempo genera mucha incertidumbre”, dijo Leonardo Ono, gestor de carteras de crédito de Legacy Capital, un fondo de cobertura con 7.200 millones de dólares en activos bajo gestión. “Las empresas tendrán que lidiar con tipos de interés oficiales más altos durante más tiempo del previsto y, en un momento como éste, la situación del flujo de caja y del balance empeora”.

Los bancos también han estado reduciendo los préstamos, recelosos de asumir una mayor exposición al riesgo después de que el minorista Americanas SA descubriera un agujero contable de 4.000 millones de dólares que le llevó a declararse en quiebra. Después de que el año pasado se viera afectado por los préstamos dudosos, Banco Bradesco SA dijo que era necesario actuar con cautela con unos tipos tan altos. Banco Santander Brasil SA sigue curándose las heridas de una caída de casi el 50% en los beneficios del primer trimestre.

Esto ha obligado a las empresas a buscar apoyo en fuentes inesperadas. Edison Ticle, director financiero de la empacadora de carne Minerva SA, dijo a principios de este mes que la exportadora de carne de vacuno sacrificó efectivo para ayudar a financiar a algunos de sus proveedores que estaban luchando por adquirir financiación por su cuenta.

“Necesitábamos sustituir a los bancos en la financiación de nuestra cadena de suministro”, declaró en una entrevista.

Problemas empresariales

El número de solicitudes de quiebra presentadas por empresas brasileñas en los cuatro primeros meses del año se ha disparado un 34,1% en comparación con el mismo periodo del año anterior, según la empresa de análisis de datos corporativos Serasa Experian. En palabras de Daniel Pegorini, director general de Valora Gestão de Investimentos, las elevadas tasas “aceleraron sobre todo la desaparición de empresas que ya tenían problemas”.

No habrá una solución rápida a corto plazo”, dijo Alberto Serrentino, vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Comercio Minorista y Consumo, un grupo de presión. “Necesitamos la perspectiva de una reducción de los tipos de interés y una normalización del mercado de crédito privado para que las empresas puedan respirar”.

Te puede Interesar  Milei en Expoagro: “Sigue el ajuste fiscal, esto es licuadora y motosierra”

El dilema del juguetero

Ni siquiera durante la pandemia, dijo Marcelo Cardoso de Sa, socio gerente de un pequeño fabricante brasileño llamado Light Toys, las cosas estaban tan mal. Con las ventas al por menor en picado, uno de los principales clientes de la juguetera, Marisa Lojas SA, le pasó una factura de 2 millones de reales (395.000 dólares), una suma enorme para un fabricante de muñecos de peluche con 400 empleados.

Desesperado por mantener su negocio en marcha, Cardoso buscó financiación para cubrir el déficit. Pero las tres ofertas bancarias que recibió eran tan caras que tuvo que pedir un préstamo personal para bajar el tipo a un nivel que pudiera permitirse.

La mayoría de los analistas apuesta por que los recortes de tipos comiencen en septiembre.dfd
Brasil se encamina hacia un lento ciclo de relajaciónLa mayoría de los analistas apuesta por que los recortes de tipos comiencen en septiembre.(Source: Bloomberg, Brazil centra)

“Nuestras finanzas se han resentido”, dijo, “pero seguiremos intentándolo”.

Marisa, minorista de moda, llevaba meses en conversaciones con sus propios acreedores antes de dejar finalmente de pagar a Light Toys. Un representante de Marisa dijo que la empresa está en conversaciones con sus proveedores para encontrar una solución. La juguetera sigue a la espera de recibir el pago.

Resistir

Cuanto más se aprieta a los brasileños, más se envalentona Lula -que ha empezado a señalar a Campos Neto en sus diatribas- y más peligrosa se vuelve la lucha por mantener el banco central libre del tipo de intromisión política que tantos estragos económicos ha causado en el pasado.

Aun así, es probable que sólo sea cuestión de tiempo hasta que la inflación disminuya lo suficiente como para que el banco central afloje su control sobre la economía. En Brasil, los operadores valoran ahora la posibilidad de que los tipos de interés se reduzcan a partir de finales de año.

Por ahora, sin embargo, Campos Neto no se echa atrás.

Ha defendido la autonomía del banco central, que no se convirtió oficialmente en ley hasta 2021, y ha abogado firmemente por los objetivos de inflación del país. Aunque todo el mundo quiere tipos más bajos, ha argumentado, las consecuencias de un aumento vertiginoso de los precios serían mucho peores, especialmente en un país con un historial de hiperinflación.

El Banco Central de Brasil no mencionó futuros recortes de tipos en las actas de su última reunión. En su lugar, los funcionarios dijeron que estaban “preocupados” por las expectativas de que el aumento de los precios al consumo vuelva a acelerarse. En opinión de Lula y su equipo, las medidas básicas que excluyen los elementos más volátiles, como los alimentos y la energía, y las expectativas de inflación de los analistas deben relajarse antes de que puedan bajar los costes de los préstamos.

“Lula, por su parte, criticó a Campos Neto por su decisión.

No tiene ningún compromiso con Brasil”, dijo el presidente. Los comerciantes, los empresarios y los trabajadores brasileños no pueden soportar más este tipo de interés”.

– Con la colaboración de Barbara Nascimento, Daniel Carvalho, Leonardo Lara, Giovanna Bellotti Azevedo y Tatiana Freitas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin