COLUMNISTAS, POLITICA, Ultimas Noticias

Marcar la agenda

Compartí este articulo en:

La reunión fue cordial, como indican los manuales de la política. Pero una vez levantados de la mesa, quedó en evidencia que la agenda de las provincias camina casi en paralelo de lo que se hace llamar Nación. Los gobernadores del Norte Grande le plantearon al presidente Alberto Fernández una serie de demandas que poco y nada tienen que ver con los temas que repican en el centro del poder argentino, pero que tienen mucho de coincidencia con los planteos que sostiene Misiones desde hace un tiempo para fortalecer la economía interna y disputar en precios con Brasil y Paraguay. 

Entre los temas centrales en la mesa de negociaciones que se realizó en Chilecito, La Rioja, los mandatarios presentaron propuestas para bajar las cargas patronales en la región para la generación de 250 mil empleos tras la pérdida de trabajo formal en la pandemia, tarifas energéticas más baratas, lo mismo que para el transporte y el combustible, castigados en los últimos meses por los sucesivos aumentos aplicados por el ahora eyectado de YPF, Guillermo Nielsen. Inexplicablemente, algunas localidades del interior profundo, sufrieron subas más relevantes que el centro porteño o las capitales provinciales. 

El Presidente se comprometió a estudiar cada propuesta y “buscar soluciones estructurales” con el Norte Grande, al que reconoce como acreedor de respaldos estratégicos desde los años de Néstor Kirchner cuando había un proyecto que quedó a medio hacer transformado en el plan Belgrano de Cambiemos. 

En la agenda propuesta por Misiones se incluye un precio diferenciado de la energía, mayores subsidios para el transporte, avanzar con la construcción de un corredor bioceánico, un plan extraordinario de construcción de viviendas y mejoramientos habitacionales. También propuso, en el contexto de pandemia, avanzar en la red de fibra óptica en la última milla para las localidades, la creación de un Plan de Manejo del Fuego más apropiado al Norte argentino, la revisión de las tarifas de energía y avanzar con la obra del gasoducto del NEA, ya que hasta ahora hubo más anuncios que concreciones y extrañamente la Nación quiere extender el gasoducto vía Paso de los Libres para exportar gas a Brasil dejando nuevamente fuera del mapa a Misiones y el norte correntino. 

Otro tema, discutido después por los ministros de Hacienda, fue el pedido de un régimen de bonificaciones a las contribuciones patronales para nuevos empleos para las 10 provincias reunidas en Norte Grande.

El propio jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, admitió que “los gobernadores del NEA y NOA expresaron las asimetrías y la desproporción que hay en las oportunidades en sus territorios respecto de la Ciudad de Buenos Aires”.

“Para dar una idea, el PBI per cápita de la Ciudad de Buenos Aires, es seis veces el de Misiones”, reconoció el funcionario quien acompañó a Alberto a Chilecito, una de las 24 capitales alternas del país.

Sin embargo, no se conocen decisiones que retomen la iniciativa. La gestión está dominada por la agenda de emergencia económica agravada por la pandemia y atiende más rápido a los escarceos que propone la oposición, como la vuelta a las clases presenciales, que hasta ahora fracasó en cada lugar donde se intentó. En ese contexto, Misiones espera que la Nación haga alguna movida en el tablero que compense la frustración del veto presidencial al Proyecto Misiones. 

Por ahora no hay señales claras, pero resulta alentador que el Presidente y sus principales ministros salgan a recorrer el país más allá de la General Paz. Martin Guzmán estuvo en El Chaco, donde uno de sus delfines, Santiago Agustín Pérez Pons, asumió en el nuevo Ministerio de Planificación, Economía e Infraestructura. Allí aseguró que la economía argentina “lleva cuatro meses en recuperación” y que el presupuesto nacional “debe ser el corazón de la estrategia” para el crecimiento. 

No le falta razón al ministro. La economía muestra signos alentadores después de casi tres años de depresión, iniciados en la segunda mitad del gobierno de Cambiemos. De hecho, algunos indicadores son mejores que antes de la pandemia. Pero la reactivación no es lineal y hubo que batallar mucho para hacerlo entender. 

Misiones fue una de las que se plantó ante la finalización del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción que fue fundamental para sostener con un hálito de vida al turismo. El gobernador Oscar Herrera Ahuad se lo pidió directamente al Presidente y finalmente se confirmó la continuidad de la asistencia económica, que en el caso de Misiones, incluye a trabajadores de la hotelería y la gastronomía. Son más de tres mil trabajadores beneficiados y decenas las empresas que podrán seguir surfeando la inédita crisis hasta que el turismo recobre impulso definitivo. 

Tampoco es lineal el impacto de la crisis ni el arrastre de, por ejemplo, la inflación. El equipo económico celebró como un logro la caída de la inflación interanual a 20 puntos más abajo del récord dejado por Mauricio Macri. Pero todavía la cifra es alta y los números para el NEA directamente son abrumadores, con una suba de precios del 42 por ciento, bastante por encima del promedio nacional. 

La inflación de los alimentos, que impacta de lleno en la pobreza, también envía señales alarmantes. La canasta básica alimentaria subió 5,1% en diciembre y 45,5% en el año. Por raro que parezca,efecto de la pandemia, la búsqueda de precios más moderados y el crecimiento de las ferias de la chacra, la canasta básica en Misiones por segundo mes consecutivo resultó más barata. En Buenos Aires, la Canasta Básica Alimentaria registró en diciembre un aumento del 5,1%, lo que determina que un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesite percibir ingresos por $ 22.680,97 para no caer en situación de indigencia, con lo que a lo largo de 2020 marcó una suba acumulada de 45,5%. En Misiones, esa misma canasta, cuesta 20.299,28, con un aumento acumulado de 24,2 por ciento. 

En tanto, el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, marcó en Buenos Aires un incrementó 4,7 % en diciembre, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $54.207,53 para no caer debajo de la línea de la pobreza, mientras que el acumulado del año cerró con un aumento de 39,1%.

En Misiones la CBT, marcó 52.049,44 pesos, con un aumento interanual de 24,2 por ciento. 

El impacto es desigual, pero el NEA siempre carga sobre las espaldas ser la región más castigada por costos, servicios y logística. Misiones, salvo el año de la pandemia, sufre además el acoso de las economías brasileña y paraguaya, lo que provoca una agónica sangría de divisas. El Proyecto Misiones buscaba reparar esa distorsión. La Nación promete compensar la desilusión del veto presidencial. 

En Chilecito otro de los planteos de los gobernadores fue la suspensión de las elecciones primarias de cara a las legislativas de octubre. Gasto y pandemia son una combinación incómoda para la mayoría de los mandatarios. Misiones, representada por el vicegobernador Carlos Arce, mantiene esa misma posición. “Firmamos un petitorio para suspender las primarias y el Presidente aceptó el pedido como válido, pero buscará el consenso político”, definió Arce. 

La presión surtió efecto. Fernández envió al Congreso el proyecto para reformar el calendario electoral. La única condición que puso fue que los gobernadores se encarguen de juntar los votos para la suspensión. 

La gestión impone mucha responsabilidad en tiempos impredecibles. Por eso la campaña electoral y las elecciones legislativas se darán en un tiempo inédito, aún con las vacunas en proceso. El cómo se administró la pandemia será uno de los elementos centrales del tiempo político. La Argentina, para disgusto de la oposición anticuarentena y antivacunas, se saca un aprobado sanitario pese (o por) a las largas restricciones, que de a poco van dando paso a la resucitación de la economía. En el contexto regional, la Argentina no está mal y es una de las pocas naciones con una intensa campaña de vacunación en marcha. Basta mirar a Brasil para tomar dimensión del desastre sanitario que implica el laissez faire, laissez passer que protagonizó Bolsonaro. Pero si se amplía la observación en el mundo, son más los ejemplos negativos. Estados Unidos a la cabeza. Pero Chile y hasta la propia Suecia, celebrada como ejemplo de los anti confinamiento, sufren ahora las consecuencias de la pasividad. 

El primer ministro de Suecia, Stefan Lofven, dijo que la respuesta de su Gobierno al coronavirus, que evitó confinamientos y se basó en la responsabilidad individual, fue poco agresiva y lenta, tras lo cual asumió la responsabilidad por el desproporcionado número de fallecimientos en comparación con otros países nórdicos. Suecia acumula ya más de 11.000 muertos por coronavirus, más que sus tres vecinos nórdicos, Noruega, Dinamarca y Finlandia, juntos. En mayo, Alberto Fernández había puesto la lupa sobre el rumbo sueco. Desde allá respondieron que “pasará el tiempo para saber qué modelo funciona mejor”. Los datos parecen confirmar la posición argentina. 

Dentro de la Argentina, Misiones fue una de las primeras que tomó decisiones rápidas para evitar contagios y cuidar la economía. Pese a la escalada de los últimos meses, se mantiene como la segunda provincia con menos casos y de las pocas que logró proteger la economía hasta conseguir indicadores positivos inéditos en la historia reciente.

El gobernador Oscar Herrera Ahuad se mantiene firme en seguir cuidando ambos aspectos. Por eso ya decidió que en Misiones la vuelta a clases se dará de modo mixto, en una combinación entre presencialidad y las aulas virtuales que se impusieron en la pandemia. La posición misionera es un intermedio entre la presencialidad plena que promueve Horacio Rodriguez Larreta. El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta también impulsa la presencialidad, pero admitió como válido el modelo misionero de presencialidad mixta para evitar que la escuela sea un lugar de contagio. 

Durante su presencia en la provincia, Trotta puso en valor la gestión misionera y junto al Gobernador marcó el concepto que mantiene aceitada las relaciones con la Nación: “No queremos una agenda nacional, sino federal, que respete la cultura y los desafíos de cada región. Romper desigualdad es el compromiso de nuestra gestión”.

“La estrategia binaria, de cuidar la economía y cuidar la salud ahora pasa a tener una pata más, que es la educación plena en Misiones. Con esas tres premisas estamos trabajando muy fuerte y con mucha responsabilidad”, remarcó el gobernador misionero al anunciar la vuelta de la presencialidad con un sistema combinado con lo virtual. 

La vuelta a clases se hará en paralelo a un intenso monitoreo epidemiológico que permita tomar decisiones inmediatas. Pero hasta ahora los indicadores sanitarios de Misiones se mantienen a raya y en Salud respiraron aliviados ante el amesetamiento de contagios de los últimos días después del dramático crecimiento de casos antes del fin de año. 


Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*