Mision es cine

La Coca Sarli. Robert De Niro, Jeremy Irons y el héroe tardío de acción Liam Neeson. 007, Indiana Jones, los detectives Sonny Crockett y Ricardo Tubbs de Miami Vice. Hasta Pantera Negra, el héroe de Marvel Studios. Todos mostraron al mundo la belleza imponente de las Cataratas del Iguazú a través de la magia del cine. Pero las cascadas más imponentes desde hace algunos años ya no son -únicamente- la principal motivación para venir a filmar a Misiones. Muchas otras ciudades se convirtieron en locaciones y hasta un montecito de San Ignacio fue el protagonista en el El Silencio del Cazador del guardaparques Pablo Echarri. 

El cine dejó de ser una actividad eventual y se fue transformando paulatinamente en una industria cada vez más rentable y en la que se pueden proyectar empleos delante o detrás de cámara. Cada rodaje significa una inversión enorme que se derrama en la comunidad en sueldos y compras de comida, hotelería y traslados.

La pandemia apenas puso en pausa algunas producciones, pero cómo rápidamente se fueron habilitando actividades con protocolos, los proyectos volvieron a ponerse en marcha y Misiones cerrará el año con un récord de largometrajes de ficción filmados en estas tierras

En el segundo semestre se filmarán cinco películas. Misiones se ubicará así en el podio de mayor cantidad de producciones detrás de dos gigantes con larga tradición: Buenos Aires y Córdoba. La tierra roja desplaza así a San Luis, el litle Hollywood que imaginaron los Rodríguez Saá en base a exenciones impositivas. 

Misiones, en cambio, financia proyectos de largometrajes, cortometrajes y otros formatos, de productores misioneros (o con participación de los mismos), que tengan asegurado al menos el 70% del presupuesto mediante otros aportes (fondos de fomento nacionales e internacionales, inversores privados, etc.). 

Pablo Echarri protagonizó El Silencio del Cazador, filmada en Misiones.

En la actualidad, una película recibe aportes provinciales de alrededor del  15% de su presupuesto y gasta dentro del territorio misionero algo más  del 50%. 

De esta manera, cada película que se filma en Misiones trae consigo una inversión importante que impacta directamente en el universo de trabajadores del sector audiovisual, y a su vez, moviliza la economía local, mediante  la contratación de servicios gastronómicos, de hotelería, traslados, compra  de insumos, servicios administrativos, etc. 

En total, en 2021 en Misiones se habrá producido el diez por ciento de las películas de la Argentina. Para los próximos dos años, el escenario se proyecta aún más positivo, con un creciente interés por Misiones: según los datos del Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones, se rodarán en locaciones misioneras entre 15 y 20 películas, duplicando la capacidad productiva desarrollada hasta el momento. En comparación a 2016, cuando comenzó a estar operativo el Iaavim y se grabaron únicamente dos largometrajes, el crecimiento será  del 1000 por ciento.

“Claro que se puede vivir del cine en Misiones. Con el plus de una ley audiovisual local que facilita la producción, ya que es complementaria con la ley nacional”, definió Pepe Salvia, productor del Silencio del Cazador, el último estreno protagonizado por Pablo Echarri. Filmó cuatro películas en Misiones, con el 85 por ciento de equipo local. “Tenemos las posibilidades de ser un centro de producción muy grande, el más importante del país”, definió el director y productor. Y agregó una ecuación al análisis: “Multiplicamos la inversión de la Provincia por cinco. Y lo hacemos en cuatro meses, no es que esperamos diez años para cortar un árbol y obtener un retorno”. Matemática pura. 

La última convocatoria para largometrajes y series de ficción, documental o animación abierta por el IAAviM, recibió cinco proyectos que cuentan con la mayor parte de la financiación asegurada con fondos provenientes del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Ibermedia y otros. A partir del apoyo estatal a esos proyectos con 20.000.000, se inyectarían recursos por más de 70.000.000 a Misiones, antes del cierre de 2021.

Tal inversión se distribuye entre salarios para profesionales misioneros en roles técnicos ($15.500.000), elenco ($4.300.000), servicios directos -como alquiler de equipamiento- ($23.309.000) y en otros servicios esenciales vinculados a la actividad como ser hotelería y gastronomía ($8.000.000), movilidad y combustibles ($4.000.000) y alquileres de locaciones ($2.820.000).

“Con un grupo de productores estamos tratando de que se visibilice y se entienda al cine como una industria, que es lo que es. En el último año y medio de pandemia, la actividad estuvo muy paralizada y Misiones es una de las provincias que más produce cine en el país. Tenemos que mantener esto. Hacer una película implica conseguir fondos nacionales, internacionales, privados. Se moviliza toda la economía del lugar cuando se filma en un pueblo. Desde el hotel hasta el ferretero. Y toda la gente que trabaja en una película, es trabajo registrado, tanto técnico como actores. Misiones tiene un fomento estatal que acompaña producciones de misioneros y de misioneros asociados a otras provincias o países”, destaca Yamila Barnasthpol, productora de Los que Vuelven, obra maestra del terror filmada en los montes misioneros. 

Para la joven directora de cine, “en Misiones se puede planificar ya una profesión vinculada al cine”. “Hoy ya hay realizadores misioneros con producciones reconocidos en el ámbito nacional internacional: Los Vagos de Gustavo Biazzi, las producciones de Fremdina Bianco, nosotros con el cine de terror, que participamos en un festival en Corea, que Asia es el epicentro del género de terror. En Cannes hubo solo dos producciones argentinas y las dos fueron producidas en Misiones. El escenario es ideal para desarrollarse acá, pero como toda actividad, necesita del fomento público para dar espacio a nuevos realizadores y nuevas voces”, indicó la productora independiente, dueña de Montecine.

El impacto de la actividad en el trabajo (en blanco) es directo. Misiones cuenta actualmente con más de 450 trabajadores vinculados al cine. 

Escenario ideal, plataforma al mundo

Misiones reúne condiciones únicas para el desarrollo de la industria cinematográfica: profesionales de primer nivel, escenarios naturales únicos, apoyo financiero estatal y ventajas logísticas estratégicas (una red de rutas en muy buen estado, servicios hoteleros y gastronómicos de primer nivel y dos aeropuertos con decenas de vuelos diarios). 

Esta sinergia de proyectos audiovisuales, servicios y financiamiento, sumado al respaldo que ofrece el Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones, permiten que cualquier director de otros puntos del país y la región entre fronteras, considere desarrollar su proyecto en Misiones.

Las producciones misioneras llegan a diferentes plataformas de exhibición,

mercados, distribuidoras y festivales, que ponen los paisajes, las historias y la 

capacidad técnica y artística de los trabajadores misioneros, en pantallas de todo el mundo. De las cinco películas iberoamericanas seleccionadas en Sanfic Goes to Cannes 2021, las únicas dos argentinas que participaron del Marché du Film fueron rodadas íntegramente en Misiones y con producción local: “Ese fin de semana”, de Mara Pescio con producción de Santiago Carabante e “Hija”, dirigida por Martín Desalvo y producida por José Salvia.

Al mismo tiempo, y como parte de un plan estratégico que busca fortalecer el eslabón creativo de la cadena de producción audiovisual, cada día son más los proyectos que nacen, se piensan y se ejecutan íntegramente en Misiones, con todo lo que ello implica: grandes inversiones de fondos externos que ingresan a la provincia y se destinan a creación de puestos de trabajo genuino, demanda de servicios de distinta índole y la progresiva consolidación de un polo de producción de industrias culturales y creativas.

La relevancia del cine está entendida en el respaldo que le da el Gobierno. El ministro de Cultura, Joselo Schuap, el de Turismo, José María Arrúa y el de Industria, Nicolás Trevisán hicieron un documento conjunto con las potencialidades del cine como industria a la par de otras actividades económicas. 

Es que el cine, como industria del entretenimiento tiene un enorme potencial de reactivación una vez superada la pandemia. Según el último informe de PwC “Global Entertainment & Media Outlook 2021-2025”, la industria global de Medios y Entretenimiento (E&M) ha retomado su impulso al registrar ingresos superiores a los de la economía en su conjunto. Esta industria de más de US$2 billones está en camino a crecer 6,5% en 2021 y 6,7% en 2022 impulsada por la fuerte demanda de contenido digital y publicidad. El crecimiento se restablece después de un 2020 desafiante, durante el cual el entretenimiento presencial fue casi inexistente, lo que representó una caída del 71% en los ingresos de taquilla de los cines. Para Argentina se estima una tasa de crecimiento anual hasta 2025 levemente superior al 5%. Hay que estar preparado para captar esas inversiones. 

Y Misiones busca estar en primera fila. Desde 2019, el costo medio de una película nacional es de 25 millones de pesos; cifra que será actualizada antes de finalizar el año estimándose que alcanzará los 50 millones. Si en 2022 se filmaran los quince proyectos previstos, la inversión en Misiones rondaría los  390 millones.

El círculo se cerrará con un paso más. Necesario para completar todo el proceso hasta la posproducción. El IAAviM, con el impulso de los ministerios de Cultura e Industria, inició el análisis de la instalación, en el Parque Industrial de Posadas, de un centro de posproducción con inversiones públicas y privadas

De esta forma, mediante al acceso a crédito, capacitaciones especializadas y la dotación de nuevas tecnologías e infraestructura, se proyecta ampliar los servicios ofrecidos y posicionar a Misiones -no sólo como escenario de rodaje, como hasta ahora- sino también como destino donde desarrollar los procesos de imágen y sonido y alcanzar, de esta forma, el montaje final de la obra audiovisual.

Brindar las condiciones técnicas y de infraestructura para que los proyectos cinematográficos que invierten en Misiones, concluyan su etapa de postproducción en el territorio, incrementando la inversión total en la provincia sería el mejor final de la película aprovechando la capacidad técnica de los profesionales locales en una sinergia con las inversiones públicas en infraestructura y software. De este modo, se evitaría recurrir a Buenos Aires, mejorando la tasa de retorno de inversión; y por otro lado, se lograría atraer a productores de la región, quienes encontrarán más práctico y económico contratar en Misiones, antes que viajar más lejos, con mayores costos logísticos. Porto Alegre (Rio Grande do Sul, Brasil) y Asunción (Paraguay), dos grandes ciudades con sectores audiovisuales crecientes y con importantes demandas en servicios de postproducción, tendrían en Misiones un centro más cercano para pulir sus propias películas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password