“Por estos imberbes: el tío Andrés se rompió el … defendiendo la soberanía”

Los medios de comunicación, incluso las redes sociales, pueden ser o no eficaces a la hora de inducirnos cómo o qué pensar, aunque sí son muy efectivos a la hora de indicarnos “sobre qué debemos pensar”.
Entonces, aquellos que saben utilizar estas herramientas, “enseñan” a los consumidores desprevenidos lo que es importante y sobre lo que debe discutir o debatir.
A esta altura, no existen dudas acerca del comportamiento y buen uso que los PRO amarillos despliegan y llegan con este nuevo paradigma de manera excepcional. Tan bien lo hacen que, sin gestionar mucho, diría casi nada, logran mantenerse y tapar la realidad con permanentes cortinas de humo.
Hace pocos días, la ministra Bullrich lanzó un disparate al afirmar que se iba a poner una “base” de la DEA de Estados Unidos en Misiones, más precisamente en Posadas. Con esta bomba y hablando de fumadas, logró despertar la ira de aquellos que se oponen al histórico imperialismo “yanqui”.
Ahora bien, cuando “la reina de los chorizos” estaba al tope, anunció, se autorizó e instaló una base china en Neuquén; esos mismos iracundos que hoy protestan, no dijeron ni “muuu” y siguieron prendidos al faso como si nada. Hoy los chinos sí que están currando soberanía. Si no me creen, vayan y vean.
Desde el Gobierno provincial y en particular el Ministro de Gobierno, el abogado Marcelo Pérez, salió “solo como loco malo” a desmentir lo de la base o instalación de fuerzas aquí en Misiones. El titular de la cartera política explicó lo que ya había explicado el año pasado: “Es una decisión del gobernador de la Provincia”. “Se trata sólo de capacitación en el extranjero de nuestras fuerzas de seguridad para seguir el combate al narco crimen”. “Tiene que ver con el trabajo contra el tráfico de estupefacientes que se viene haciendo como nunca lo hizo ningún gobierno provincial en su historia”. “Es lo mismo que se hizo en Salta, y no hay ninguna base militar” etc. etc. etc.
Pero no hubo caso, funcionarios propios de la Renovación y ajenos hicieron oídos sordos y siguieron alimentando el tema. También lo hizo la izquierda reaccionaria, más funcional que nunca al humo de Cambiemos, quien lo diría… Un amigo periodista me sintetizó: “Y qué pretendés, si son micos que les gusta decir que leyeron algún libro ruso alguna vez”.
Lo más lamentable del caso es que el Gobierno de Hugo Passalaqcua tenía, tal vez, en sus manos la posibilidad de aprovechar una gran noticia como algo ciento por ciento favorable para una gestión exitosa en materia de lucha contra las drogas, pero los leguleyos oportunistas y de turno embarraron la cancha confundiendo a la opinión pública hasta más no poder.
Cualquier persona más o menos instruida -no digamos un funcionario de primera línea  exlegislador porque eso sería mucho- sabría que para ceder territorio -para lo que fuera- se necesita de leyes (del Congreso de la Nación y de la Provincia).  Esto también lo explicó el ministro pro imperio y agente de la embajada en Misiones. Es legalmente imposible que un burócrata ejecutivo decida en tal sentido. No obstante, muchos cayeron en la trampa de los “cambiemos” y siguieron arrojando nafta al fuego.    
Argentina tiene la quinta economía más vulnerable del mundo, está endeudada hasta más no poder a tasas elevadas, tiene un déficit consolidado de 10 puntos del PBI. El Gobierno nacional de Mauricio Macri no logra controlar la inflación; el segundo semestre del primer año ya pasó para el 2023, aumenta -además de la inflación- el precio de las naftas, el gas, las prepagas, la luz; en fin, todos los servicios y consecuentemente todo lo que este atado a ellos. Es decir, aumenta todo menos los salarios.
En este contexto “alentador”, es complicado que los grandes medios pinten la realidad y ya no queda mucho margen para levantar la voz del cada vez más apagado “sí se puede”, y generar lo que yo llamo -amigo lector- cortinas de humo. Además, se comienza a fluir la sensación de que la gente, pasado un tiempo, se cansa del “bla bla bla”, por más que se manipule la “agenda” mediática. De manera tal que la tarea del prendedor de la fogata se hace cuesta arriba. Tinelli esta fuera del aire, los programas de verano aburren, Pampita está quedando muy flaca y no vende, etc. etc. Es por eso que, el hábil Durán Barba, debe recurrir a temas que generen debate, aunque sean inútiles e intrascendentes.
Probaron con lo del policía “Chocobar” y duró un rato la discusión. Ahora está agarrada sobre la “base militar” que no es más que una capacitación allá en el norte. Estos instrumentos de distracción les caen como anillo al dedo al grupo empresarial de amarillos. Generan así, muchas veces con la complicidad involuntaria de la inane izquierda combativa, una “discusión bizantina”. Esto compañero lector, no es otra cosa que una discusión sin argumentos válidos, inútiles e insignificantes. Es el equivalente a la expresión “discutir el sexo de los ángeles” que, como todos sabemos, no tienen sexo.
Observe amigo lector que el “vocero” Marcos Peña dijo que “estamos bajando la inflación y están llegando inversores extranjeros a la Argentina”. En viejos tiempos y no tan lejanos, esto era la construcción del relato. O sea, nuevamente más de lo mismo. ¿Cambiamos?
La famosa post verdad es la construcción del autoengaño y el relato más eficiente es aquel que no parece ser un relato. O sea, una mentira presentada de manera eficiente, por decirlo de una manera elegante.
Lo importante y relevante es darse cuenta de ello y no ser un babieca, memo, pasmado, pazguato, papanatas, tontaina, bobalicón, mentecato, majadero, tonto o como lo quieran llamar, útil y funcional a la construcción de algo totalmente irreal. De una vez por todas comencemos a discutir los temas reales, no como los bizantinos.
Como siempre, “del otro lado de la reja está la realidad, de este lado de la reja también está la realidad; la única irreal es la reja”, escribía invitando a pensar el gran Francisco “Paco” Urondo. La única verdad es la realidad, estólidos imberbes.
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password