Productores tiran la cosecha de té ante una mayor producción y la escasa demanda del principal mercado

Compartí esta noticia !

Estados Unidos, que concentra el 70% del total de las exportaciones, viene retrasado en las compras. Creció la producción por las lluvias.

Después de varias zafras afectadas por la sequía, los productores de té de Misiones festejaban que las constantes precipitaciones generaron un fuerte repunte en rinde en sus plantaciones, pero en las últimas semanas el acopio de brotes se frenó en los secaderos y parte de las cosechas comenzaron a ser descartadas en las chacras.

Los chacareros de Misiones lograron comercializar la totalidad de la primera cosecha y buena parte de la segunda, pero los establecimientos advirtieron que los embarques hacia Estados Unidos vienen retrasados y el enorme stock que tienen en sus depósitos les impide continuar recibiendo materia prima. Es casi un hecho que la tercera y cuarta cosecha de la zafra 23/24 no serán elaboradas y quedarán tiradas en las chacras. Una pérdida que nadie se anima a calcular aún.

La situación genera un gran interrogante para la próxima primavera, ya que no son pocos los productores que no podrán afrontar los costos que implica la poda, fertilización y aplicación de glifosato en sus teales.

La producción de té tiene sus particularidades. Misiones concentra el 90 por ciento del té de la Argentina, que se destina principalmente a exportación, siendo Estados Unidos en principal mercado. Nuestro país es el mayor productor de América y ocupa el noveno lugar a nivel mundial.

El 90% de la producción de té argentino está destinado al mercado externo y su volumen representa casi el 2% del consumo mundial. El principal destino es el mercado estadounidense, con el 70% de la producción.

Te puede Interesar  Tener solo un 6% de inflación es increíble

La cosecha de los tiernos brotes se realiza principalmente con máquinas en primavera y verano, y el proceso de secado debe realizarse rápidamente para evitar que entre en descomposición y pierda calidad. La Argentina está entre los tres países que tienen casi la totalidad de la cosecha mecanizada, pero eso no es suficiente para un mercado con grandes jugadores como China e India.

Cristian Klingbeil es productor de té y también realiza servicios de cosecha para otros chacareros de la zona Centro de Misiones. “La pérdida de rentabilidad del sector viene desde hace diez años. Estuvimos a punto de recibir el golpe mortal del Gobierno Nacional con la aplicación de retenciones a las exportaciones, pero por suerte se dio marcha atrás”, explicó.

La decisión de dar marcha atrás con las retenciones hizo que se elevara el precio del kilo de brotes hasta 61 pesos. “No es un mal precio, pero debería estar en 75-80 pesos para que la actividad sea rentable”, sostiene Klingbeil. Es que el servicio de cosecha y flete se lleva el 35% del valor.

El productor reconoce que “no sabemos con certeza cuánto té ya se tiró en las chacras, pero podemos decir que cerca de la mitad de la segunda cosecha. La tercera debería hacerse dentro de 45 días y es toda una incógnita de qué va a pasar porque existe el rumor que algunos secaderos directamente van a parar y no van a comprar mas materia prima”.

Para Klingbeil “no es un problema del productor chico. También los integrados, que son las industrias que tienen sus propias plantaciones de té, también están descartando materia prima. El problema de esta producción es que hay un momento para entrar con la máquina y cosechar. Si se pasa, hay que tirarlo y esperar la nueva brotación y ver si en la próxima pasada (de las cosechadoras) los secaderos te compran”.

Te puede Interesar  Con una nueva suba en agosto, la industria misionera ya creó 1.764 empleos en el año

Argentina está exportando el té a precios que oscilan entre 1,20 y 2 dólares por kilo. A ese mercado se destina el 95 por ciento de la producción, con ingresos de divisas por más de 80 millones de dólares anuales.

Para Jonathan Klimiuk, productor y exportador de té, lo que existe es “una tormenta perfecta. Por un lado tenemos muchas lluvias y calor, que fomentan la brotación. Nosotros estimamos que la producción creció entre el 30 y 40% en las dos primeras cosechas y los secaderos no tienen capacidad para procesar tanta materia prima en tan poco tiempo. A eso debe sumarse una caída del 30 por ciento de las ventas a Estados Unidos, nuestro principal comprador; y una merma del precio del 10 por ciento en dólares”, explicó.

Klimiuk, que anualmente despacha unos cuatro millones de kilos de té al mundo, dijo que “también puede haber un poco de especulación de los importadores estadounidenses por la situación del país”.

Pero no sólo en Misiones hubo un fuerte repunte de la producción de té. “En Kenia la cosecha de té es récord y los precios se desplomaron un 60% porque no tienen dónde colocar semejante volumen”, agregó Klimiuk, quien también tuvo que descartar dos millones de kilos de brotes de té de sus campos ante la imposibilidad de procesarlos.

Fuente Clarín

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin