San Antonio, la ciudad que se benefició con la devaluación

El 30% de sus habitantes trabaja en Santo Antonio, Brasil, y cobra en reales, lo que le permite resguardarse de los cimbronazos de la economía nacional.

Compartí esta noticia !

Por Alejandro Spivak – El 30% de sus habitantes trabaja en Santo Antonio, Brasil, y cobra en reales, lo que le permite resguardarse de los cimbronazos de la economía nacional.

La devaluación del 22% que se produjo el pasado lunes golpeó fuerte en el bolsillo de los ciudadanos, principalmente de aquellos trabajadores en relación de dependencia y de los que no tienen capacidad de ahorro.

Pero hubo excepciones. Y en tal sentido se encuentra la mayoría de los ciudadanos que reside en la localidad misionera San Antonio, situada a unos 300 kilómetros al Nordeste de Posadas, separada de la ciudad homónima brasileña tan solo por un hilito de agua del río San Antonio por lo que se puede cruzar caminando. Es que casi el 30% de su población cruza todos los días para trabajar en Santo Antonio, cobrar en reales y gastarlos en su ciudad de residencia, y hacen la diferencia a su favor.

Ciudad próspera

Esta situación hizo que esta ciudad misionera se vuelva próspera porque a la vez, quienes no tuvieron la posibilidad de emplearse en las textiles de Santo Antonio o en otros rubros invirtieron unos pocos pesos para improvisar comercios caseros que le venden a los ciudadanos brasileños que pasan la frontera y se llevan desde combustible –que se vende hasta en bidones- hasta alimentos, pasando por otros rubros comerciales.

A la vez se incrementó el rubro de la construcción debido a que los habitantes de esta localidad del Nordeste de la provincia de Misiones aprovechan los reales recibidos por sus transacciones comerciales y los invierten en mejorar sus viviendas.

“Trabajamos unas 10 horas diarias y cobramos un salario de entre 4.000 y 4.200 reales mensuales, esto significa que percibimos entre 560.000 y 580.000 pesos mensuales, dinero que no cobraríamos trabajando en un comercio, en la producción de yerba o como empleados públicos”; dijo Jorge Garmalis quien reside desde muy chico en la ciudad fronteriza misionera.

Te puede Interesar  Fin de semana XXL: 80% de ocupación y 767 millones de gasto turístico

Garmalis es padre de familia. Tiene dos hijos en edad escolar. “De esta forma mi dinero rinde, porque cobro en reales y compro en pesos”.

Este padre de familia dijo que “En el garaje de mi casa arme una pequeña despensa que atiende mi señora, le vedemos a los brasileños que vienen con sus reales y no se fijan el precio”.

La situación de Garmalis, es similar a la de otros ciudadanos residentes en esta localidad . “Camino todos los días, cruzo y trabajo en una de las textiles, hago la diferencia”, dijo Analía Vicovich una joven de 22 años que reside y trabaja junto a su madre y dos hermanos en San Antonio.

Algunos residentes además de trabajar allí cobran algún plan del gobierno nacional. Tal es el caso de Amelia F. que percibe un plan y además cruza a diario y trabaja media jornada en un comercio de Santo Antonio. “Cobro unos 2.000 reales por trabajar media jornada. Es decir, unos 280.000 pesos, a eso le sumo el plan y así me cierran los números para vivir y mantener a mis hijos que en el horario que trabajo están en la Escuela”, dijo esta mujer que solicitó la reserva de su apellido.

En cierta forma la cotización del Real “Blue” desde hace varios años permite en crecimiento de la ciudad. “Todos, en cierta forma nos beneficiamos, inclusive quienes no cruzamos a trabajar a Santo Antonio. “Yo soy albañil y realmente tengo bastante trabajo porque la gente aprovecha los reales y hace algún arreglo en su casa. Por supuesto que yo cobro mis trabajos en reales”, dijo Francisco Vigosti.

En Brasil, los misioneros también se ocupan en el sector de la construcción, la producción de granos y lácteos e incluso atención al público y actividades del tipo doméstico, como limpieza y cuidado de ancianos.

Los más jóvenes, suelen animarse a la atención al público en comercios o bien, a algunas tareas puntuales en otros comercios locales, como cortar fiambres y quesos. La mayoría trabaja de manera informal e incluso sin siquiera realizar el trámite de salida del país.

Te puede Interesar  El Yaparí es la primera estación de la muestra "Relatos de Malvinas"

“Sólo en el caso de las empresas brasileñas más grandes, se exige el CFP, ese documento que haces en Migraciones para trabajar en blanco allá”, explicó Sergio Plotter un joven de 20 años que está terminando de estudiar la secundaria en San Antonio y trabaja en Brasil “cada tanto para hacerse unos buenos pesos”.

Sí reales, no pesos

En San Antonio, el peso argentino, en cierta forma es despreciado. “Acá casi todo es en reales, Solo cambiamos lo mínimo para pagar los servicios e impuestos o algunas compras menores”, dijo el comerciante Sergio Zeharie

En cuanto al tema monetario San Antonio parece una ciudad brasileña. “Si bien los precios en los comercios se muestran en pesos, la mayoría se maneja en reales”, agregó Julieta Kábana, también comerciante.

Otro negocio

El combustible es otro de los negocios “rentables” que tiene esta ciudad fronteriza. Los brasileños llegan para llenar los tanques de los vehículos y llevarse bidones debido a que ante la devaluación del peso el valor se tornó muy barato para los residentes en Santo Antonio.

El litro del combustible para los extranjeros se ubica en torno a los 500 pesos. Casi el doble que el valor que se le cobra a los automovilistas con patentes nacionales. “Para los brasileños es barato porque es menos de un dólar y unos 3,5 reales por litro”, dijo uno de los empleados de la estación de servicio.

“Vienen, llenan el tanque y a la vez se llevan bidones de combustible para reserva o comercializar”, aseveró.

El costo del combustible motivó la venta “ilegal” en bidones en domicilios particulares e inclusive el cruce hormiga con bidones por pasos clandestinos para revenderlos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin