Un ciclo de hiperminoría en busca de ordenar la economía sin morir en el intento

Compartí esta noticia !

La consultora Ecolatina hace foco en el desafío de lograr los cambios planteados en campaña por el equipo de Javier Milei, siendo que son minoría en el Congreso.

Se inicia un ciclo que, como muchos ciclos políticos recientes, enfrenta un gran desafío económico, pero que en este caso deberán ser enfrentados en condiciones políticas dramáticamente adversas. La presidencia de Javier Milei será la que goce de la mayor debilidad legislativa de toda la democracia, lo que marca que el presidente tendrá los márgenes decisionales muy acotados para enfrentar aquel desafío económico. Se trata de un ciclo de hiperminoría que deberá ordenar la economía sin morir políticamente en el intento.

Visto el desafío económico, es posible interpretar las dificultades políticas que va a tener el presidente electo para encarar ese desafío. Si uno sabe lo que necesariamente deberá hacer, y proyecta lo que muy probablemente ocurrirá por hacer eso, naturalmente puede deducir qué cosas le ocurrirán como consecuencia y puede evaluar en qué medida esas consecuencias podrán condicionar los objetivos políticos del presidente electo. 

Siguiendo ese recorrido, es inexorable anticipar que Javier Milei aplicará, en dosis que están por verse, algún tipo de corrección del desequilibrio monetario, algún tipo de corrección del desequilibrio cambiario y algún tipo de corrección del desequilibrio fiscal. Aun no sabiendo las dosis de corrección en cada uno de esos ítems, es posible proyectar que muy probablemente esas medidas producirán un incremento de la inflación y potencialmente caída en el poder adquisitivo de los ingresos de toda o una parte de la sociedad, esto podría provocar caída en el consumo y en la actividad económica y algo más de desocupación o de informalidad.

Te puede Interesar  ¿En qué invertir en Argentina? Las Obligaciones Negociables que eligen los expertos en el comienzo de 2024

La consecuencia de esos impactos económicos de las potenciales medidas producirán un incremento de la conflictividad social, sobre todo porque seguramente estará estimulada por la futura oposición. Todo este contexto económico y social podría ir afectando la popularidad de Javier Milei y provocando una caída en las expectativas que se hayan generado al inicio del ciclo político. Desconocemos qué profundidad o velocidad tendrá esta dinámica, pero anticipamos que muy probablemente ocurrirá como consecuencia no deseada del programa de correcciones económicas que pretenda inexorablemente implementar el nuevo gobierno. 

Siguiendo toda esta secuencia, es posible pensar cómo esta dinámica podría afectar los objetivos políticos del nuevo presidente. Sobre todo, el objetivo de lograr un orden macroeconómico y generar posibilidades de crecimiento económico para mejorar la calidad de vida de la gente. Un objetivo que querrá alcanzarse conservando el orden público en la calle y las condiciones de gobernabilidad para ir ejecutando el programa de gobierno. 

Finalmente, todo ello debería confluir en buenos resultados para el objetivo político ulterior que tendrá Milei en esta primer mitad de mandato que es el de ganar (o al menos fortalecerse) en la elección de medio término de 2025. Esa es la meta política de mediano plazo: ordenar la economía y sobrevivir políticamente en el intento. Y ello deberá hacerse con recursos decisionales limitados, producto de la debilidad política:

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin