Volvé cepo, te perdonamos

Como los recursos son limitados y las necesidades ilimitadas, nunca existe una medida económica que deje conformes a todos, siempre va a ser aplaudida de un lado y cuestionada de otro, veamos algunos ejemplos: Si la economía no es competitiva porque existen muchos impuestos, la decisión política de bajar los tributos va a ser vista por los empresarios como una medida acertada, porque gracias a la baja de impuestos vendieron más, invirtieron más y generaron más fuentes de trabajo inclusive.
Pero por otro lado, al bajar impuestos tuve que recortar gastos, y no necesariamente planes sociales, pensemos que se dejan de arreglar las calles y los que rompan sus autos porque los baches son muy grandes van a cuestionar la falta de mantenimiento de las calles por parte del Estado. O sea la mayoría de las medidas que toma el Estado tienen carácter de  redistribución del ingreso, quitar en un lado para poner en otro y al que le quitamos le cae mal la medida y al que le damos le cae bien. Si bien existen infinidad de métodos para redistribuir de manera eficiente los recursos, nunca vamos a conformar a todos.
De medidas ortodoxas y heterodoxas 
Los ortodoxos son los que siguen las doctrinas mayoritarias, porque parten de que si las reglas de juego son claras esto traerá certeza sobre el futuro, tranquilidad y prosperidad; en cambio los heterodoxos no se ajustan a las doctrinas o siguen doctrinas poco difundidas y la critica que tienen son que al ser menos aceptadas, los agentes se resisten a ellas por ser imprevisibles.
Nunca al Gobierno de turno le conviene que el dólar se dispare abruptamente, esto genera inflación, recesión y descontento popular, entonces las autoridades toman medidas para que esto no ocurra, puede hacerlo a la ortodoxa o heterodoxa: 
La ortodoxa: es la actual donde el Gobierno basado en el principio de libre juego de la oferta y la demanda no prohíbe la compra de dólares por parte de los particulares, lo que hace es venderle al precio que quiere que termine la cotización para que no suba ante la falta de dólares. Al asumir el Gobierno actual se puso como objetivo eliminar el cepo cambiario, basado en que faltaba una corrección y que la libertad de poder comprar dólares traería confianza en la población y dejarían de intentar comprarlo compulsivamente, algo así como “lo puedo comprar en cualquier momento lo compro solo cuando necesite viajar o para comprar algo importado, comprar por las dudas no tiene sentido porque no está prohibido”.
La heterodoxa: En noviembre del 2011 ante el incremento de la fuga de capitales que se daba en la Argentina el Gobierno implementó el famoso cepo cambiario, una medida muy polémica que establecía que había que informar a la Afip antes de comprar dólares y ésta autorizaba o no la compra a los particulares.
La Casa Rosada decía que no era una prohibición, sino simplemente una verificación de que el poder de compra de la persona era congruente con los impuestos. La realidad era que el Gobierno controlaba una cuota de dólares a vender por día y cuando se cubría ese monto se “caía el sistema, o tu compra de dólares era inconsistente con tus impuestos” y no podías comprar. Esto era muy criticado porque atentaba contra la libertad de las personas de disponer libremente de sus ahorros y al aumentar la demanda porque al prohibirlo se volvía mas escaso, aumentaba la cotización del dólar paralelo conocido en esos años como dólar blue. También se argumenta que ahuyentaba la inversión extranjera dado que nadie iba a invertir dólares en la Argentina ante la incertidumbre de no poder retirar las ganancias en dólares por el cepo.
Resultados
Las medidas que tome el Banco Central principalmente sobre el dólar son para evitar la fuga de capitales, sobre el concepto hablamos largo y tendido acá: Ya se fugo más de la mitad de la deuda externa

Como vemos, existió en 2011 una fuga de capitales similar a la de estos años, entonces se puso el cepo y la fuga bajó  considerablemente; en diciembre de 2015 se quitó y la fuga no se incrementó de manera muy significativa por la confianza en el nuevo Gobierno, pero de ahí en adelante Argentina se endeuda para financiar la fuga de capitales en nombre de la libertad de mercado.
¿Entonces que vuelva el cepo?
No es esa la respuesta al problema de la fuga de capitales, en ambas etapas el descontrol de la situación fiscal precipitó a que se ponga un cepo en el gobierno anterior, y a que se incremente monstruosamente la deuda externa en este. Si se hubiera corregido el déficit no necesitarías ni cepo ni deuda. Pero comparando las dos ya que ninguno fue capaz de corregir el problema de fondo me quedo con la medida heterodoxa, primero porque la ortodoxia no disminuyo la fuga ni trajo dólares ni inversiones ni nada de nada. Segundo  porque el cepo genera malestar al que no puede comprar dólares pero siempre puede ir al paralelo ( blue ) y este no afecta de manera directa las reservas y la deuda externa.
Digo no, ya que no vamos a hacer lo que tenemos que hacer hagamos el mal menor.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password