“Argentina el país del eterno potencial que no despega”

Compartí esta noticia !

La Fundación Mediterránea regional NEA, organizó su primera reunión de trabajo en Posadas del año. Contó con la disertación de Marcelo Capello, vicepresidente del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) y de Gerardo Alonso Schwarz, responsable de la oficina regional NEA.

Capello disertó ante empresarios misioneros sobre las medidas de shock tomadas en los tres primeros meses de gestión de Javier Milei. Repitió a lo largo de su disertación que este es un nuevo modelo de política económica, que la gente acompañó porque “los cuentapropistas se dieron cuenta en la pandemia que los empleados públicos se quedaron en sus casas y cobraban sin trabajar y ellos en cambio tenían que rebuscarse para llegar a fin de mes”.

El economista jefe de la IERAL arrancó su disertación explicando que Argentina es el país del eterno potencial que no despega. Realizó un breve repaso de lo que produce el país y de cómo se han perdido oportunidades históricas como la del 2002 donde estaba todo dado para el “despegue económico del país” y se han dilapidado las oportunidades. Explicó que Néstor Kirchner contó con la ventaja de que el ajuste lo habían realizado Duhalde y Lavagna y ahora Milei debe hacer su propio ajuste y sobrevivir al costo político de este para poder aplicar las medidas de fondo para el desarrollo del país como potencia agroexportadora.

Explicó que las medidas tomadas son para bajar la inflación y lograr bajar el déficit fiscal. Consideró que hasta ahora las medidas han logrado el efecto deseado, pero anticipó que el crawling peg del 2% mensual podría derivar en un dólar retrasado si se mantiene en el tiempo, ante lo que anticipó una leve corrección del valor del dólar de un 20% en abril o mayo.

Reconoció que las medidas han impactado en los salarios y jubilaciones, pero planteó que en abril podría verse una leve recuperación de los salarios, lo que reactivaría levemente la economía interna.

Capello consideró que el ajuste de las cuentas fiscales debe hacerlo un 2/3 Nación y 1/3 las provincias. Y la única forma que tiene Milei de hacer que las provincias ajusten es no enviándoles dinero (la reducción de las partidas discrecionales), ya que los Gobernadores no pagan el costo político de la inflación, pero si pagan el costo de un ajuste político.

Te puede Interesar  Panorama empresario: cuál es el impacto en Misiones de la suba del dólar

Para el analista las provincias y Nación si hacen un correcto ajuste fiscal en todo este 2024 y logran las metas de déficit cero, podrían en 2025 acceder a los mercados financieros internacionales, accediendo a créditos que les permitan pagar las deudas y además obtener financiamiento internacional para obras de infraestructura.

Capello reconoció que “las medidas tomadas por Milei, mejoran la macro pero no mejora la economía de la gente“. Explicó que el Estado nacional busca equilibrar las cuentas con licuación, porque las mayores erogaciones son en jubilaciones y salarios. Otros grandes componentes de las erogaciones de nación son los subsidios a los servicios y los planes sociales.

El analista remarcó que “es bueno ajustar cuentas, pero es malo por el impacto social, que genera una caída en la actividad económica“. Sin embargo, dijo que tras equilibrar las cuentas y frenar la inflación, la actividad económica se recuperará, porque si se logra bajar la inflación a un digito el poder adquisitivo de los salarios se irá recomponiendo.

Aclaró que “los salarios vienen perdiendo con la inflación en los últimos seis años“. Por lo que la recuperación de los salarios una vez frenada la inflación no será automática y llevará varios años para que los salarios vuelvan a recuperar plenamente su poder adquisitivo.

“La sociedad puede aguantar otra corrección del dólar, pero solo si ve que baja la inflación y mejora su poder adquisitivo”, indicó el economista. Estimó que en marzo la inflación será igual que en febrero y que recién en abril podría darse un dato inflacionario de un digito, “alrededor del 9%”. Pero remarcó que no puede estirarse mucho el crawling peg del 2% mensual porque eso retrasaría el dólar y afectaría la competitividad argentina.

“Si este 2024 se hace el ajuste en el 2025 se abrirán los mercados de crédito internacionales para pagar las deudas que vencen en ese año”, dijo Capello. Quien aclaró que no es malo tener deudas, sino que hay que ser cautos en para que fines se toma la deuda, porque si es para cubrir el déficit fiscal o es para refinanciar deuda estructural o desarrollo de infraestructura.

Sobre como impactan las medidas en la recaudación fiscal, Capello dijo que “en enero se compenso la recaudación con el aumento del impuesto PAIS”. Estimó que en los siguientes meses el Gobierno nacional espera compensar las caídas de recaudación (producto de la recesión) a partir del retorno del pago de Ganancias de la cuarta categoría y las liquidaciones de las exportaciones del complejo agroindustrial.

Te puede Interesar  Estado de situación de rutas provinciales y puentes

Otro de las posibles fuentes de ingreso que mejorarían la recaudación fiscal hasta fin de año serían los ingresos por el aumento de las exportaciones de minería y gas, que si se aplican bien los incentivos serían los sectores que impulsarían la reactivación económica del país. “Ustedes por ahí no lo percibirán porque están lejos de los sectores mineros y de producción de gas, pero esas industrias movilizarían la construcción y la generación de empleo”, dijo a los empresarios misioneros.

“Este año solo le puede ir bien a las provincias exportadoras”, sentenció Capello.

Sobre Misiones, dijo que la provincia depende de las transferencias discrecionales para la obra pública. Por lo que no avizora un retorno de la obra pública en el corto y mediano plazo.

Reconoció que a nivel macro Misiones está en el sector amarillo del semáforo de las provincias en riesgo por las medidas llevadas adelante por el gobierno nacional. Porque tiene un equilibrio en las cuentas.

La dolarización no es el camino

Para Capello el plan de dolarizar no es el camino y “terminará mal”. Explicó que la dolarización de la economía argentina tendrá etapas y al final sucederá lo que ha pasado en Ecuador.

La primera etapa al ser anunciada la dolarización será negativa, porque “se generará una corrida al dólar” por parte de las empresas y la sociedad. Y cómo el gobierno no tiene excedente de reservas (actualmente siguen siendo negativas) habrá un efecto altamente recesivo y “matará al mercado interno”.

Superado este momento, e instalada la dolarización “como comenzaremos muy abajo, habrá una reactivación de las exportaciones porque seremos muy baratos a nivel internacional y seremos altamente competitivos”. Esto hará que se reactive el mercado interno y se mueva la economía.

Pero allí vendría el segundo momento negativo, porque los salarios internos deberán ser corregidos y mejorados, lo cual generaría una “inflación en dólares“, lo cual nos volvería a “generar problemas de competitividad”. Y “al estar dolarizados no se puede devaluar y se genera deflación”, lo cual nos dejará fuera de competencia en el sector exportador.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin