“¿El silencio es estrategia u obsecuencia?”, la pregunta de Román Queiroz que incomodó a la UIA

Compartí esta noticia !

Pocas veces ocurre que dirigentes fabriles levantan la voz y confrontan a la conducción de la Unión Industrial (UIA). Hace unas horas se dio uno de estos capítulos, con un choque de alta tensión entre el presidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja, y Román Queiroz, el maderero misionero que preside la Federación Argentina de la Industria de la Madera, quien cuestionó el silencio de la entidad ante las consecuencias del modelo económico que impuso el Gobierno nacional, cuyos datos revelan caídas en los principales indicadores industriales.

“¿Este silencio es estratégico, negligente u obsecuente?“, disparó Román Queiroz, titular de FAIMA, la cámara de industriales madereros. En la reunión de la comisión directiva del martes se repasaban informes de la propia UIA que revelaban caídas en consumo, demanda y capacidad instalada. 

El empresario pidió la palabra tras ver un informe de actividad que compartieron los economistas de la entidad, plagado de la palabra “caída”. Queiroz sorprendió con el planteo: “Quiero saber por qué la UIA no me representa, las pymes estamos poniendo en juego nuestro patrimonio”, completó. 

Automáticamente, Funes se plantó y respondió, tomando a la frase inicial como un dardo directo: “Yo no soy ningún obsecuente”, le salió al cruce el titular de UIA y también presidente de Copal, la Coordinadora de Productores de Alimentos. Y dejó una frase polémica al asegurar que “durante cuatro años el Gobierno anterior rifó la plata y las empresas no podíamos importar, y siempre levantamos la voz”. 

Queiroz coincide con ese diagnóstico, pero pretende que como se alzó la voz el año pasado, la UIA también se posicione ante el plan motosierra, que afecta particularmente a las Pymes. El empresario misionero sostiene que las pymes arriesgan capital propio a diferencia de los Ceos de las grandes industrias que hacen militancia silenciosa a favor del Gobierno. 

Te puede Interesar  La Yerba Mate Argentina, presente en el viaje 2023 de la Fragata Libertad

En ese momento, hubo gente de la Copal que se sintió ofendida por la frase de Queiroz y el que más rápido reaccionó fue Eduardo Nougues, de la azucarera Ledesma. Según contaron a este diario los presentes, el también vice de UIA le dijo al maderero que el tema no estaba en el orden del día y pasaron su intervención para el final de la reunión. 

Cuando Queiroz quiso protestar, le cortaron el micrófono, tras lo cuál, tomó su saco y salió del salón. 

Terminada esa reunión, no por casualidad, la UIA salió del letargo y envió un comunicado criticando la apertura de importaciones del Gobierno y alertando de la mega crisis que enfrentan las fábricas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin