Asia 2024: el nuevo caldero mundial

Compartí esta noticia !

Corea del Norte, Corea del Sur, China, Taiwán y Japón, son los grandes protagonistas del incipiente año nuevo. Marcados a fuego por la geopolítica, intentos de magnicidios y desastres naturales. Una realidad que pareciera sacada de una sanguinaria película de culto de la década de 1970. 

El 2024 arrancó como un año preocupante, por el peligro que representan los propios acontecimientos, pero también entretenido para los apasionados por el mundo. El paralelo 38 es un polvorín. Allí, las dos Corea volvieron a una disputa antiquísima: la hegemonía entre norte y sur, entre comunismo y capitalismo. Un viaje en el tiempo hacia los años de la atrofiante Guerra Fría. 

Si hablamos de esta disputa, hay que ser simples. Kim Jong – Un se levantó malhumorado tras un festín por año nuevo y declaró, públicamente, que está dispuesta a llevar adelante un ataque nuclear contra Surcorea y Estados Unidos. Fue tajante al decir que son sus enemigos y que no piensa claudicar para movilizar a su ejército contra ellos. Escalofriante, desde todo punto de vista. 

¿Cuál fue el resultado de los dichos del dictador norcoreano? Un ensayo militar terrestre entre Seúl y Washington, cerca de la frontera con Corea del Norte. Esto provocó la ira de Kim Jong -Un y respondió de manera lógica, según su accionar. Lanzó hasta 200 proyectiles que cayeron cerca de una isla surcoreana, la cual fue evacuada para su seguridad. Esta fue la razón por la cual la coalición entre Corea del Sur y EEUU decidió sacar a relucir sus buques y aviones en conjunto. No se veía una escalada de tensión tan grande desde 2010.

Seguimos con los problemas de la familia asiática. China advirtió, amenazó, pero… ¿cumplirá? El comunicado de Xi Jinping fue duro, desde todo punto de vista. En medio de las celebraciones por recibir un nuevo año, soslayó al pasar que la reunificación de China es algo que sucederá o sucederá. Eso significa que podría haber un ataque directo o invasión de la República Popular sobre Taiwán. Los movimientos en el Mar Meridional dicen mucho al respecto. Pekín sacó a relucir sus buques y aviones en ejercicios militares en la zona. En las mismas aguas, pero a una distancia considerable y “segura”, Estados Unidos junto a Filipinas están haciendo lo propio con ensayos bélicos conjunto. La idea aquí es demostrar indirectamente el poderío de cada uno, casi al estilo Guerra Fría, se impone lo simbólico. Sin embargo, las palabras del líder chino no pueden dejar pasarse por alto. Un ataque de China a Taiwán podría ser el disparador para frenar el comercio mundial.

Te puede Interesar  La Justicia de Ecuador dejó a Correa fuera de las próximas elecciones

Volvemos a Corea del Sur. Antes del “histeriqueo” político con su hermano norteño, tuvieron que asistir a un evento desagradable, desde todo punto de vista. En un mitin político, apuñalaron al líder de la oposición. Un cuchillo penetró su garganta, en la zona de la yugular, tras el ataque de un hombre que, aparentemente, buscaba saludarlo. El agresor fue detenido rápidamente y Lee Jae-myung lo trasladaron a un hospital. Fue operado en varias ocasiones y se encuentra estable en terapia intensiva. Quienes son entendidos en la materia, lo catalogan como un milagro. Además, como dato no menor, el hombre atacado es un diputado en función. La situación política en Corea del Sur, hace tiempo que no vivía tiempos de magna violencia como esta, sobre todo por la suspicacia de posibles bandas criminales que operen en contra de un partido o trabajando para otro, además del efecto dominó que, deseamos que no tenga, el hecho de atacar políticos. 

Por último, Japón, como si no fuera suficiente. En realidad, ellos arrancaron este derrotero noticioso del 2024, aunque no de la manera que hubiesen querido. Un brutal terremoto de 7.6 de magnitud azotó la costa oeste y la zona centro de dicho país. Varias muertes, heridos, desaparecidos y destrozos materiales le siguieron a esto. Además de activar la siempre peligrosa “alerta de tsunami”, algo que parece kármico para los japoneses. Si bien hubo olas de hasta 3 metros de altura en algunas zonas, no se lamentó algo mayor, sin embargo, comenzar el año así no es algo que se le desee a nadie. Día siguiente a esto, el aeropuerto de Haneda en Tokio fue testigo de un evento impactante. Un avión de pasajeros aterrizaba, cuando chocó contra otro de la Guardia Civil. La consecuencia fue un incendio en la parte trasera de la aeronave de línea, la cual llevaba más de 350 personas encima. Si bien no hubo heridos ni muertos en ese avión, el de la Guardia Nacional sufrió la pérdida de 5 hombres.

Te puede Interesar  Brasil: Pese a la persecución judicial, Lula lanzó su candidatura a la presidencia

Con todo este panorama, hay personas que prefieren hablar de la suerte (o la falta de la misma), otros recurren a pasajes religiosos que avizoran el “fin de los tiempos”. Hay una tribuna particular para los que revisan los escritos de Nostradamus y otros grandes videntes de la historia, buscando sus predicciones para este 2024, e intentando establecer similitudes. Yo prefiero decir que esta es la vida real. Lo que pasa en Asia no es Instagram ni TikTok, es realidad pura y dura, y hay que aceptarla. Si bien, los acontecimientos son impresionantes, esto es moneda corriente para quien revisa la historia. Es un año que arranca convulsionado y donde, para mí, la principal preocupación debe ser una guerra entre China y Taiwán, y un posible enfrentamiento entre las dos Corea, ya que eso cambiaría el eje económico mundial, a la corta o a la larga. Luego de eso, debemos acostumbrarnos. Somos humanos y esto es el mundo.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin