En febrero siguió el ajuste y el Gobierno habría alcanzado otro superávit fiscal

Compartí esta noticia !

Sería tanto primario como financiero. La clave pasa por los recortes de subsidios energéticos. En el devengado de la APN se confirma que hubo déficit financiero.

El gobierno analiza por estas horas los últimos datos de las cuentas del sector público nacional de febrero, las cuales tendrían el mismo sesgo positivo que las de enero, cuando se logró un superávit primario y financiero bastante abultado, en un contexto de baja ejecución presupuestaria estacional.

El resultado se obtendría a partir de una continuidad de las políticas de recorte de gasto muy fuerte que encaró el gobierno de Javier Milei en el primer mes del año aunque más atenuada en el segundo por efecto del incremento del gasto previsional por los bonos de $70.000 para los haberes mínimos.

De allí trascendió que el ministro Luis Caputo podría volver a anticipar el anuncio de los datos que en general se hacen entre el día 20 y 21 de cada mes. El mes pasado lo hizo el 16, antes del fin de semana, para mandar señales a los mercados.

Incluso, algunos operadores especulan con el impacto que puede tener sobre el valor de los títulos en pesos y los bonos una confirmación del sesgo fiscalista del gobierno. Tal como repite el primer mandatario “el déficit cero no se negocia”, ya que es el ancla elegida para dar señales a los agentes económicos.

Uno de los elementos que abona la teoría de que el resultado sería menos abultado que el de enero es que en febrero la recaudación fiscal se desplomó 11% en términos reales, como producto de una baja de casi el 40% de Impuesto a las Ganancias, que es uno de los impuestos clave del sistema.

Te puede Interesar  Atilio Rocca y un recital de “Clásicos de la música en retrospectiva”

Además, según indicaron economistas consultados, para lograr el resultado positivo en febrero uno de los recortes clave serían los subsidios a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA). Las quejas de las empresas distribuidoras respecto de incrementos de tarifas que están recibiendo de CAMMESA revelan que el Gobierno mantuvo la misma tónica de enero. Ese mes el recorte real de ayudas del Estado fue del 77% interanual. Se pagaron $108.000 millones. El recorte sería de al menos unos $300.000 millones.

Por otro lado, si se toman los datos devengados de la Administración Pública Nacional (APN) como una aproximación del comportamiento del Poder Ejecutivo en relación a los gastos, el recorte sería del orden del 30%, según destaca la Asociación Argentina del Presupuesto y la Administración Financiera Pública (ASAP). La entidad confirmó que el mes pasado hubo un déficit financiero estimado en $186.635 millones, que resultó 93% más bajo que el del mismo período de 2023. En tanto, hubo un superávit primario devengado de $929.124 millones.

Hay que tener en cuenta que en enero el Gobierno incrementó la deuda flotante en $505.179 millones. De ellos, $288.190 fueron transferencias, la mayoría con provincias, y $132.000 millones en salarios. Al sumar el saldo del 2023, el gobierno arrancó febrero con una deuda flotante de $1,28 billones.

De acuerdo con ASAP, el mes pasado los ingresos totales de la APN ajustados por inflación presentaron un incremento de 4,9% en relación al mismo mes del año anterior.

La evolución de los Gastos Totales devengados de la Administración Nacional presentó una contracción del 31,3% ajustado por inflación respecto a igual mes de 2023”, indica el reporte.

Te puede Interesar  La riqueza misionera: el agua comenzó a operar en el mercado de futuros de Estados Unidos

El trabajo indica que “si se excluye el pago de los intereses de la deuda, se verifica que el gasto primario se contrajo en términos interanuales un 35,1%”

El gasto primario muestra disminuciones significativas de las Prestaciones de la Seguridad Social (Jubilaciones y Pensiones), que representan el 43% del gasto primario, del orden del 32,8%, mientras que las Transferencias Corrientes, que representan aproximadamente el 37% del gasto primario, dan cuenta de una caída del 37,2%.

Las erogaciones de capital se redujeron un 84,1% respecto a febrero de 2023, como consecuencia de una fuerte reducción en la Inversión Real Directa (-77%) y en las Transferencias de Capital a Provincias (-94,4%).

En lo que se refiere a los subsidios a la energía, se observa una caída del 60,1%. Los subsidios al transporte, que representaron el 2,9% del gasto primario, sufrieron una caída del 67,9%.

En febrero se registró una nueva caída de las Transferencias Corrientes destinadas a Provincias y Municipios del 46,6%. Una de las principales transferencias a provincias es el Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID). En febrero de 2024, se desafectaron $244 millones que habían sido devengados previamente, lo que provocó una caída de más del 100% en comparación con el mismo período del año anterior.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin