Marcelo Pérez: “Estamos corriendo las fronteras del narcotráfico”

Compartí esta noticia !

Acaba de regresar de un viaje de tres semanas por Estados Unidos, donde pudo apreciar, en directo, la forma de operar en materia de seguridad del país más custodiado del mundo. Sin embargo, asegura, la forma de trabajar es similar. “Mi imagen es que no estamos lejos de la forma de trabajar, salvando la distancia de profesionalismo que tienen en muchas cosas. Si te comparas con ellos, la vara está alta con respecto a nosotros, quizás en calidad formativa y capacitación en materia de inteligencia. Ahí tenemos que intensificar el trabajo del policía de investigación sin uniforme”, explica el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez.

Pérez fue invitado a un curso de formación dictado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, dirigido a funcionarios de distintos países y realidades disímiles. La tecnología y las carreras profesionales en seguridad son las marcas registradas que diferencian, entiende, a la policía de ese país, con las del resto del mundo.

“En muchos lugares como Washington, Idaho, no ves muchos policías.  En Nueva York ves muchos más, pero en Washington no ves. En Idaho cuando fui en la ciudad, en Voice que es la capital, tampoco vi una presencia policial en cada esquina, en Miami tampoco vi. Sí en Nueva York se nota más esa presencia. Pero no es que no hay policías. No están presentes con el uniforme, pero están presentes de civil resguardando la seguridad de otra manera. Eso es algo que me parece, tenemos que ver la forma de implementar”, explica en una entrevista concedida a Economis.

“La presencia uniformada, da la seguridad a la población de contar con un policía cerca. Mantengamos esa seguridad, pero quizás en un segundo paso, sin uniforme, investiguemos. O con menos policía de uniforme y más gente de civil”, analiza.

La permanencia en Estados Unidos le permitió vínculos con fuerzas de seguridad de otros países, pero también ver cómo se maneja la información sensible. Casualidad o no, parte del curso fue sobre cómo comunicar un ataque terrorista informático. Fue apenas unas horas antes de que un grupo de hackers hiciera un ataque global que “secuestraba” información sensible de las computadoras.

¿Cuán lejos estamos?

En tecnología ellos están en la vanguardia y a nosotros, por obvias cuestiones de una realidad económica diferente, nos falta. Pero en el resto, en  la forma de trabajar, salvando las distancias de profesionalismo y capacitación, de recursos económicos que destinan, no estamos muy lejos, en las metodologías, en las formas.

Ellos tienen al igual que en algunos lugares de la Argentina un sistema judicial acusatorio, donde el fiscal es prácticamente un policía; es decir la justicia y la policía están en una línea muy fina, pero el sistema acusatorio, tiene en Estados Unidos muchísimos años de uso y de pulido. Nosotros recién estamos movilizándonos hacia allí.

¿Cómo nos ven a nosotros, a la Argentina,  no se si Misiones entra en el radar?

Siempre que me expresé diciendo “soy ministro de Gobierno de Misiones, que integra una región donde se encuentra la Triple Frontera”, encontré antes de terminar de hablar, un signo de asentimiento, como que conocían la zona. Tienen referencia, no de Misiones en particular sino la región en general.

¿Y a la Argentina como se la ve?

A la Argentina se la ve con buenos ojos, en general. Cómo un país, ahora con una relación más fluida porque entienden que Donald Trump y Mauricio Macri mantenían una relación comercial antes de ejercer el cargo. Entonces hay ese acercamiento.

“La forma en que trabajamos es similar, cuando yo contaba del salto que dimos en materia de narcotráfico, de cómo se estaba trabajando, fue recepcionado como algo positivo. Yo hablaba de un cambio de actitud de la Policía que tiene que ver con una forma de encarar y trabajar con la seguridad”, indicó.

“Siempre cito a Howard Safir, quien fue jefe de la Policía en Nueva York, durante la alcaidía de Rudolph Giuliani. “Él decía que la policía tenía que trabajar en la comunidad”. Y en alguna medida acá estamos tratando de imitar eso”. La cita no es antojadiza. Su escritorio está repleto de libros sobre la seguridad pública.

Te puede Interesar  Argentina y Paraguay firmaron un acuerdo de intercambio de contenidos

“Acá se tomaron las riendas de la política de seguridad. Y es verdaderamente así porque generalmente en Latinoamerica, la política de seguridad, la propia agenda de seguridad, la marcaba la policía en base a sus criterios. Y la Policía es el arma ejecutora de una política.  Allá también funciona así, la agenda de seguridad la maneja la política, porque es el poder político el que interpreta cuál es la demanda social y avizora los proyectos a futuro a mediano y largo plazo de cómo se traza una política de seguridad. La policía debe ser ese brazo ejecutor y acá eso se dio”, argumenta.

 

Sobre todo con el tema del Narcotráfico, hubo una decisión muy fuerte…

Esa fue una decisión política de Hugo (Passalacqua) de decir cómo se va a trabajar. El narcotráfico antes era materia de otra fuerza. Hoy la policía sale a trabajar a la altura de las fuerzas federales y a la par de las fuerzas federales, articulando con el Poder Judicial.

¿Cuánta droga decomisaron hasta ahora? En tu primer año de gestión fueron 16 toneladas ¿y ahora?

“Casi 16 toneladas fue el año pasado. Este año hemos superado las cinco. El delito existió, va a existir y persiste, pero se han intensificado los pases en otras provincias cercanas a nosotros, porque están buscando otros lugares a para ir a meter la droga. Se está corriendo la frontera del narcotráfico. Pasa lo mismo en Buenos Aires, y en Ciudad de Buenos Aires, el Ministerio de Seguridad de la Nación, trabajan como si fueran un solo organismo, por el partido político al que pertenecen, por sus orígenes. Entonces ese fuerte trabajo que están desplegando en Buenos Aires, Provincia y Ciudad, ha hecho que el delito migre a las provincias, es decir se federaliza. Por eso vamos a encontrarnos con el ingreso de cocaína a Misiones desde Buenos Aires, que antes no había y nos vamos a encontrar quizás con otro tipo de delito.

El trabajo fuerte que estamos haciendo de lucha frontal contra  el narcotráfico, trae aparejado que se eleve el precio del producto, que aquellos que consumen tengan que salir a delinquir y además que el mismo delito por la misma abstención, sea más peligroso que antes”, advierte.

Es un riesgo que se tiene que tomar…

Es un riesgo que se tiene en cuenta, pero también se trabaja sobre este eje, porque toda acción tiene su reacción. También es parte de una política de Gobierno trabajar en el sector social vulnerable que tiene a la droga como vía de escape. Por eso Hugo creó el ministerio de Deportes, para dar una herramienta más de contención a un sector, además de fomentar el deporte. Hay un sector social que tiene que encontrar en el deporte, en una vida saludable, una salida a una realidad. Por un lado está la seguridad, pero también están las otras patas del Estado que deben trabajar fuertemente.

Cuando hablamos de seguridad uno lo asocia con la seguridad personal, con lo tuyo, con que no te pase nada. Pero en términos globales, seguridad involucra la garantía de tener trabajo, de acceder a educación, a salud. En tanto y en cuanto existan desigualdades sociales, exclusiones, la inseguridad va a existir.

Sobre esas patas el Estado, todos desde el lugar que nos corresponde, desde el Estado nacional junto con el Provincial, debemos  trabajar sobre eso.

¿Qué le dice la policía sobre este cambio de eje de sumarle el combate al narcotráfico?

Yo suelo recorrer la provincia y difícilmente me digan algo malo. Están contentos y conformes, parte de trabajar también tiene que ver con sentirse útil, hace a la dignidad de la persona, no sólo con tener un trabajo sino con ejercerlo. Creo que la Policía está muy conforme con eso.

A los que están en la calle y queremos que haya más agentes en la calle, porque la policía tiene que estar en la calle cuidando al ciudadano; les pedimos que trabajen con la sociedad, pero no solamente en seguridad. Desde cruzar la calle a una persona, hasta indicarle donde queda una dirección. Antes la policía pareciera que estaba alejada de la sociedad. Y la sociedad se acerca a la policía cuando tiene un problema y tiene que hacer el trabajo de acercarse. La Policía tiene que hacer un trabajo preventivo de acercarse a la sociedad, no la sociedad a la policía, sino la policía tiene que  trabajar perforando esa barrera y trabajando  en conjunto con la sociedad.

Te puede Interesar  Récord en incautación de soja, neumáticos y combustible en lo que va del año

Como ejemplo, pone el decomiso de cinco kilogramos de cocaína hace unos días en Garupá. Fue a través de una denuncia anónima. “La habilitación de la denuncia anónima tiene una doble finalidad, por un lado las personas que tienen temor a una venganza, pero por otro lado que la sociedad trabaje en conjunto contra el delito. El delito es un enemigo común para toda la gente de bien y el narcotráfico y el narcomenudeo también”, sostiene.

Ese decomiso, histórico por el tipo de droga, disparó otras investigaciones con pistas firmes sobre una red de narcotráfico.

Pérez destaca que pese a las nuevas batallas que se libran diariamente, Misiones tiene todavía una paz que la diferencia de otros lugares.

“Hay cosas mínimas. Vos salir a correr a la Costanera y podes llevar tu celular sin pensar que te lo van a robar. En Buenos Aires eso es impensado. Ese disfrute mínimo que a veces no se ve, tiene que ver con la seguridad que la Policía está brindando a la ciudadanía. Falta mucho por hacer sin duda, falta muchísimo por hacer, pero estamos…”

¿En cuanto a cantidad de agentes como estamos?

Muy bien, tenemos la misma cantidad de agentes que en Mendoza, que tiene muchísima más población que Misiones. Tenemos un poco menos de un efectivo cada 200 habitantes, que es el número ideal.

Los agentes que ahora se están formando, van a ir todos al interior para reforzar también la seguridad, que siempre demanda más atención.

¿Cuál es nuestra frontera más caliente, la frontera con Paraguay, o la frontera con Brasil?

Dependiendo del delito una u otra. De Brasil tenemos muchos delincuentes que se vienen a refugiar o que traen autos que se roban allá para tratar de llevarlos al interior del país. Y del Paraguay sabemos que el delito que nos toca, que en general tiene que ver con contrabando y droga. Con Paraguay y Brasil trabajamos muy bien. Con Brasil tenemos lo que llamamos operativo de Frontera Blindada que nos permite intercambiar datos, cierta información, agilizar cosas. Por ponerte un ejemplo en el doble homicidio que hubo en Panambí hace un tiempo atrás, que estuvo involucrado un hombre de la fuerza y fue la propia fuerza que lo trajo, hubo una interacción pura con la inteligencia brasileña que nos dijo: “Está en tal lugar, en tal hotel, vengan a buscarlo”. Trabajar en comunión con las otras fuerzas es fundamental, el trabajo en equipo es fundamental.

La tecnología también es una prioridad para Pérez. Por eso espera con ansiedad la llegada del nuevo helicóptero para la Policía, equipado con kits sanitarios y cámaras infrarrojas. Pone un ejemplo. Hace unos días las fuerzas de seguridad de Brasil alertaron de un robo de madera en plena selva en San Pedro. Hallaron del otro lado de la frontera, un aserradero portátil, pero no había señales de tala, por lo que dedujeron que se estaba cortando madera de este lado. El lugar es inaccesible por Misiones, por lo que tuvieron que llegar al lugar desde Brasil. “Con el helicóptero hubiera sido cuestión de minutos”, explicó.

Las lanchas rápidas y los radares fijos que se instalarán en la costa del río Paraná, servirán para custodiar la frontera oeste, la zona caliente del contrabando.

 

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin