La guardia alta

Con el gobernador Oscar Herrera Ahuad a la cabeza, el Frente Renovador está enfocado en torcer la historia de los últimos años y conseguir de la Nación, las compensaciones que le fueron negadas por décadas. Tarea titánica que exige la máxima concentración y abstraerse del microclima dominado por la campaña que enfrenta al Frente de Todos con la alianza Cambiemos. 

Son varios los ejes en los que se trabaja en medio de la discusión del Presupuesto 2022, que nuevamente ha sido en su diseño, poco generoso con Misiones. Por eso Herrera Ahuad presiona para conseguir más obras con financiación nacional, corregir modos de reparto de los recursos federales y medidas para una eficaz reactivación de los sectores económicos más golpeados por la pandemia. Esos temas sobrevolaron el almuerzo y después la reunión privada con Juan Manzur, el de Gabinete que llegó desde Tucumán para aportar dinamismo y una mirada más federal a la gestión de Alberto Fernández. 

En la segunda reunión formal -Misiones había sido la primera en ser atendida apenas asumió Manzur-, Herrera Ahuad describió cada una de las demandas misioneras, como la inclusión de más recursos para obras en el Presupuesto nacional, aumentar el aporte de la Nación al programa Ahora Misiones, como sugirieron los comerciantes posadeños para blindar los precios ante la competencia de ofertas de Paraguay y Brasil. 

El mandatario misionero también le pidió urgencia para la apertura del puente Posadas-Encarnación, en principio como un corredor turístico, mismo enfoque que para Bernardo de Irigoyen y Dionisio Cerqueira. La apertura es inminente, lo que permitiría recuperar la fluidez y la circulación fronteriza. Pero Misiones considera que ya está preparada para la apertura, con los protocolos vigentes y la situación sanitaria controlada. Manzur tomó nota y prometió pronta respuesta, con el compromiso de exhibir una gestión mucho más ágil que su antecesor. 

Es que el ahora canciller no tenía mucho contacto con gobernadores y prácticamente no se involucraba en los problemas que escapaban de la agenda porteña, lejos del federalismo que pregona el Presidente. En su nuevo rol no parece haber cambiado demasiado. En su primer viaje formal al exterior, Santiago Cafiero acordó reactivar “a la mayor brevedad posible” la comisión técnica para la construcción de la represa de Garabí, sobre el río Uruguay. El acuerdo desconoce las trabas judiciales que hay en Brasil, donde la sociedad ribereña se opuso al avance de los estudios de impacto ambiental. Pero particularmente sorprendió que Misiones no haya sido consultada sobre el reinicio de las negociaciones. La Provincia tiene una ley que debe ser respetada ante cualquier aprovechamiento hidroeléctrico e impone condiciones sobre el uso de la energía generada. Diplomacia de copetín. 

Es cierto que en la agenda también estuvo el avance del puente entre San Javier y Porto Xavier, pero al mismo tiempo, que se definía una baja de los aranceles comunes del Mercosur, se ratificó la intención de exportar gas de Vaca Muerta hacia Porto Alegre a través de Paso de los Libres, en Corrientes, dejando eludiendo, nuevamente, la necesidad de Misiones de contar con el gas natural. 

Esos gestos obligan a sostener la guardia alta y fortalecen la idea central de la Renovación: contar con representantes en la Nación que defiendan el misionerismo. Tanto el Frente de Todos como la alianza Cambiemos juegan un partido diferente, en el que se retroalimentan. 

En Cambiemos ahora la indignación es por los viajes de egresados que ofreció Axel Kicillof a los estudiantes bonaerenses como antes fueron las netbooks o la AUH. Pero mientras exhiben su desdén en las redes sociales, en modo soterráneo insisten con imponer una política laboral que elimine derechos de los trabajadores, como la indemnización por despido. La iniciativa cobra fuerza en el bloque de Cambiemos en el Congreso, con entusiastas respaldos de los misioneros Alfredo Schiavoni y Luis Pastori que no quiere saber nada con “platita en la calle”. A ellos se sumará Martín Arjol en diciembre. 

El proyecto para que el trabajador pague su propio fondo de despido fue impulsado en plena campaña por Horacio Rodríguez Larreta, el candidato del recambio en el PRO, pero que no se diferencia de la línea marcada por Mauricio Macri, ahora contratado en Estados Unidos para dar clases sobre neoliberalismo, excusa ideal para evitar ser indagado por el espionaje a las familias de los fallecidos en el hundimiento del submarino ARA San Juan. 

El argumento de Cambiemos para impulsar el proyecto de ley es “proteger a las Pymes”. Rara preocupación. Durante la era Macri cerraron 24.537 por la crisis suscitada por el “modelo”. Fue también durante su gestión cuando alrededor de 240 mil trabajadores perdieron sus empleos en empresas privadas. La pobreza creció en consonancia, en paralelo a una inflación que fue récord y que deja secuelas hasta ahora, pese a una escalada de precios mucho menor. 

A juzgar por los resultados, las recetas de Cambiemos no han sido las más exitosas pese a la férrea defensa de sus acólitos. 

Nuevamente, la agenda misionera no es esa. Ahora debe concentrarse en proteger la economía ante la inminente apertura de fronteras y sostener un momento de crecimiento inédito, que se refleja en la recaudación, que por primera vez superó los seis mil millones de pesos, producto de una intensa actividad que se favoreció por un repunte del consumo. Las principales actividades están pasando por un buen momento. 

La producción de yerba mate, té y café muestra un aumento interanual de 23,8%, debido al crecimiento de los tres segmentos de producción. En el caso de la yerba mate, según datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), las salidas de molinos con destino al mercado interno, principal destino de la producción, presentan un aumento interanual de 17,1%. Las exportaciones de té, principal destino de la producción, experimentan una suba interanual de 3,8%.

La categoría correspondiente a madera, papel, edición e impresión registra una suba interanual de 8,4% en agosto. Las principales incidencias positivas en el período bajo análisis se registran en las divisiones de papel y productos de papel y en edición e impresión. 

La división correspondiente a papel y productos de papel presenta un crecimiento interanual de 11,5%, que se vincula principalmente con la mayor actividad del segmento de papel y cartón para envases y embalajes -cartón corrugado, bolsas y cajas- a partir del incremento de pedidos de diversos rubros industriales -en especial la industria de alimentos y bebidas- y de la actividad comercial. 

Asimismo, según las empresas consultadas, en el mes bajo análisis han podido incrementar los niveles de producción debido al avance en la normalización de los turnos de operación en las fábricas. La demanda de algunos segmentos alimenticios de envases y etiquetas impresas impulsó en agosto el nivel de actividad de la división correspondiente a edición e impresión, que presenta una suba de 10,8% en términos interanuales.

Misiones logró durante la pandemia sostener el ritmo y la actividad y al mismo tiempo, comprobar que en condiciones especiales, la economía tiene mucho más robustez que la de provincias vecinas con más recursos e indicadores sociales penosos en comparación. 

Hoy Misiones tiene empleo en alza y problemas nuevos: los unicornios tecnológicos comienzan a buscar mano de obra misionera entrenada en la empresa FanIot, sociedad público privada que se afianza con desarrollos de exportación. Será Misiones la que produzca kits de robótica para escuelas del país.

El buen momento económico puede apreciarse en las inversiones. No son solo los gigantes como Arcor o la potencia de la industria forestal. “Gringo” Lorenzo, un empresario que en 2000 tuvo que empezar -literalmente- de nuevo con una verdulería en San Vicente, inauguró la quinta sucursal de una cadena de supermercados mayoristas. Invirtió 130 millones de pesos y dará trabajo a 50 jóvenes de Puerto Rico. Acostumbrado a crisis varias el veterano empresario celebra el buen momento de la actividad económica en Misiones y se anima a dar su mirada sobre la situación del país: “Mi generación pasó muchas crisis. Siempre mi consejo a los chicos es ir creciendo con cautela, no con ambición. Estamos viviendo tiempos difíciles y creo que seguirá algunos años más. Pero no creo que sea tan drástico”.

Juan Carlos Argüello213 Posts

Periodista, director de Economis

Sintonía verde

Cartas marcadas

El robot de Pozo Azul

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password