La oportunidad federal

El conductor de la Renovación, Carlos Rovira, sorprendió al revelar las conversaciones para la conformación de un bloque neo revisionista que pueda repensar las relaciones políticas en un país donde la agenda está dominada por la grieta que marca el ritmo en Buenos Aires. “Pensar el federalismo en un país que no lo es”, explicó. La génesis de ese movimiento debe buscarse a fines de 2019 cuando el país cambiaba nuevamente de mando. O un poco más allá, en 1815, en el Congreso de los Pueblos Libres en Arroyo de la China. O en la misma Constitución, que garantiza un federalismo que en la práctica no existió nunca. 

La pandemia atenuó los contactos en los primeros meses de 2020, pero la idea fue cobrando fuerza. Distintas provincias sufren la misma distancia que Misiones de una política centroporteña que no resuelve los problemas y, por el contrario, expande las crisis. 

Alberto Weretilneck de Río Negro, Alma Sapag en Neuquén, Córdoba, Tierra del Fuego, fueron los primeros en sumarse a las conversaciones “federales” entre provincias para reconfigurar el mapa político. 

La Renovación quiere rescatar esas ideas del Congreso de Oriente, previo al de Tucumán que figura en los manuales de la historia oficial. 

La coyuntura electoral evidencia una vez más que la agenda de Misiones -y de las provincias- no está entre las prioridades ni del Gobierno nacional ni de la principal alianza opositora. 

En el presupuesto nacional, Misiones nuevamente quedó relegada en el reparto de recursos y los reclamos de la creación de una zona aduanera especial o una compensación ambiental, todavía no fueron analizados ni hay garantías de que sean incorporados. 

El planteo, sostenido por el gobernador Oscar Herrera Ahuad y los diputados de la Renovación, fue deliberadamente ignorado por los representantes de la oposición, ensimismados en una coyuntura electoral que los desvela. Pero básicamente, sus diputados no pueden desprenderse de la verticalidad que impone Buenos Aires. Los del Frente de Todos no pueden criticar el veto de Alberto Fernández a las ilusiones misioneras y los de la alianza macrista, olvidar que cuando estuvieron en el Gobierno, tampoco hicieron nada para cumplir con la provincia. Solo muestran convicciones por redes sociales. 

La campaña electoral para las elecciones del próximo domingo también reflejó eso. Los candidatos de la Renovación, Carlos Fernández y Claudia Gauto, se enfocaron en los temas misioneros que se llevarán al Congreso. La Zona Aduanera Especial, el cuidado del medioambiente y la gestión por más infraestructura son parte de la agenda renovadora. El propio Rovira adelantó que “si no se incorporan las cosas de Misiones, no se votará el Presupuesto nacional”. Hoy -y mucho más después del 10 de diciembre-, para el Gobierno cada voto será vital, por lo que la posición misionerista cobrará mayor relevancia.

En la alianza Cambiemos no exhibieron cartas ni propuestas. Martín Arjol repitió consignas básicas y en la última semana dejó a la vista la dependencia del esquema nacional: Mario Negri, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña y el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, vinieron a darle la bendición. 

Con los dos últimos, la experiencia no fue del todo positiva. Los gremios misioneros salieron a cuestionar el mensaje pedagógico de la ministra porteña que pidió “sintonizar la escuela con el mundo productivo” y recordaron que había calificado de “fracasados” a los que eligen la carrera docente. 

Valdés recibió una réplica aún más dura. “El abrazo de la exclusión”, señalaron en un documento productores yerbateros en relación a la foto que difundió Arjol en la llegada del correntino. Apuntaban a la negativa de Corrientes a limitar las plantaciones de yerba mate para evitar una sobreproducción que pueda provocar una caída de los precios. 

De hecho, Valdés amenazó con ir a la justicia para frenar la medida del Instituto Nacional de la Yerba Mate y propuso financiar cinco mil hectáreas de plantaciones en la vecina provincia. 

Los intendentes de la Codeim también hicieron oir sus críticas: el de Campo Grande, Carlos Sartori dijo que es “una señal de alerta” porque “habla de yerba mate cuando siempre estuvo en contra de la cupificación y a favor de las grandes industrias”.  

Indicó que la preocupación está en que “puedan venir los monopolios de la provincia vecina a quedarse con la tierra de nuestros pequeños productores. Nos inquieta que esa sea la idea que promueven los candidatos de la oposición en Misiones”, subrayó.  

El modelo productivo es distinto y el modelo económico también. Corrientes hace gala de no cobrar impuestos y en Cambiemos alardean siempre con que empresarios misioneros se van a invertir allá. 

Pero los números revelan otra cosa. El empleo en el sector forestal duplica al de Corrientes y en Misiones hay cientos de pequeñas y medianas industrias, mientras que en la tierra del chamamé abundan las grandes explotaciones de un puñado de dueños. 

El modelo económico también queda en evidencia en otros datos: Misiones es la segunda provincia que más empleo recuperó desde el inicio de la pandemia y es la décima con más empleo privado del país, con 104.200 puestos registrados -el doble que el empleo público-. Corrientes solo llega a 76 mil trabajadores privados. 

La tierra colorada es por lejos la que más empleo genera en la región. Chaco solo tiene 72 mil y Formosa 24 mil. Los modelos quedan a la vista. Paradójicamente, todas las provincias reciben más recursos de coparticipación y de infraestructura. 

El modelo fiscal que cuestiona Cambiemos y que desdeñan en Corrientes, le dio a Misiones autonomía financiera y al mismo tiempo, solidez a las políticas sociales, con la Educación y la Salud como ejes. La postura de Cambiemos, de hecho, quedó sepultada por la pandemia. El mundo hoy discute cómo cobrarles impuestos a los más ricos para hacer una distribución un poco más equitativa de la riqueza en el mundo. 

La infraestructura sanitaria que se fue construyendo en los últimos años, fue clave para que Misiones sorteara con solvencia lo peor de la pandemia, con pocos contagios y pocas muertes. Desde el norte correntino vienen a atenderse en Posadas y el sistema de salud, en lo peor de la pandemia, prestó médicos a Jujuy e insumos a Paraguay. Sin recursos propios, sería imposible.

“A veces hay que explicar estas cosas, porque no se hacen solas. Hay un proyecto político detrás”, señaló el intendente Leonardo Stelatto, anfitrión de una reunión de trabajo con el gobernador Oscar Herrera Ahuad y el propio Rovira, el jueves por la tarde. 

El Gobernador remarcó que Misiones hizo una inversión monumental en salud. Y no solo en la pandemia. “Hoy debemos seguir cuidándonos para tener la tranquilidad y seguridad social que tuvimos en aquel tiempo, el valor más importante que tiene Misiones, es su gente. Y no solo se cuida con hospitales, con medicina”, mencionó Ahuad.

Por su parte, Rovira,  no dudó en subrayar que “Misiones tiene el mejor sistema sanitario del interior del país. No hay ninguna duda, avalado y apoyado por una política constante de inversión en recursos tanto humanos como materiales y eso adelanta el resultado: Misiones durante  la pandemia invirtió más que CABA en la salud pública, con el dinero de nuestra recaudación, el dinero de los misioneros. Eso es porque la Provincia tiene un sistema fiscal que ahí se ve, muchas veces se condena fácilmente al sistema fiscal misionero”.

Esa autonomía también permitió a Misiones ser protagonista en la cumbre de Cambio Climático en Glasgow. La Provincia selló en Escocia la emisión de bonos verdes con la firma Mercuria, en lo que se puede considerar uno de los escasos resultados concretos de la cumbre ambiental. Se espera captar como mínimo 200 millones de dólares tras la certificación de la selva misionera como captadora de dióxido de carbono, el principal causante del cambio climático. Ese acuerdo también le da solidez al reclamo ante la Nación por una compensación ambiental. Si el mundo reconoce el esfuerzo misionero por proteger la biodiversidad y las cuencas de los ríos, Argentina no puede hacerse la distraída. Mucho menos si al mismo tiempo está pidiendo un “canje” de deuda por servicios ambientales al mundo. 

El manejo de la pandemia y la sólida economía, pueden resultar factores clave en el tiempo político de Misiones. El nivel de positividad de la gestión de Herrera Ahuad y de Stelatto son dos cartas potentes para la recuperación de votos. 

Las encuestas de las últimas semanas revelan un crecimiento de la Renovación después de las primarias y un estancamiento de la alianza Cambiemos. En el radicalismo hubo retos porque “no todos” estaban trabajando para Arjol después de la interna, mientras que el macrismo local directamente se corrió de la campaña después del fiasco de las primarias. El Frente de Todos, cuyos candidatos quedaron a la deriva después de la derrota de septiembre, podría sufrir una sangría de votos mayor. El presidente Alberto Fernández no levanta en ningún sondeo. El último, de Zuban Córdoba y Asociados, es contundente: un 64% cree que Alberto Fernández y su gobierno, son incapaces de resolver los problemas económicos.

La crisis de credibilidad es grave y muy profunda y obligará al gobierno a construir nuevos acuerdos nacionales. Ahí hay una oportunidad para Misiones y para el federalismo. Final abierto.

Juan Carlos Argüello225 Posts

Periodista, director de Economis

Emmerder la grieta

La grieta irresponsable

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password