Los argentinos consumen tres veces más carne de la recomendada

Compartí esta noticia !

No es noticia que la carne es una gran parte de la dieta de nuestro país, pero recientes estudios determinaron que en Argentina se consume tres veces más carne de la recomendada por las Naciones Unidas. En total, el consumo per cápita por año supera los 57 kg de carnes rojas, mientras que el recomendado por la organización internacional es de 20 kg por persona por año.
En cuestiones médicas, se trata de un gran problema si se considera que las carnes están vinculadas por diversos estudios a un notorio incremento en las chances de sufrir cáncer de colon, hipertensión y sobrepeso así como obesidad, entre muchos otros padecimientos. Este riesgo se agrava si hablamos de productos a base de carne procesada, ya que la industrialización suele sumarle químicos y conservantes artificiales, que incrementan todavía más los riesgos, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Por otra parte, además señalan que el consumo de carnes rojas está vinculado a un incremento del 48% de las posibilidades de padecer diabetes. El método de cocción también influye mucho en las posibilidades de enfermarse, por ejemplo el uso de carbón mal prendido puede tornar muy tóxica a la carne, así como quemarla durante la cocción.
La cantidad de grasas saturadas de las proteínas animales son un ticket de ida al aumento de peso y la obesidad, dos de las enfermedades crónicas vinculadas directamente a la posibilidad de contraer diabetes tipo 2. Es todavía más grave si se entiende que alrededor del 40% de las muertes por enfermedades no transmisibles (relacionadas al comportamiento y a la dieta), resultan un subproducto del aumento desmedido de peso.
Medioambiente
El problema de la carne escapa a la salud, es además una grave amenaza para nuestro ecosistema, ya que la producción de ganado representa un notable incremento de las emisiones de dióxido de carbono. El valor es tan elevado que supera a todas las emisiones que realizan los diversos medios de transporte del mundo combinados. Esto se podría evitar, sólo reduciendo nuestro consumo de productos animales.
Por otra parte, la producción masiva de ganado causó que se deforesten grandes extensiones de bosques y vegetación nativa, una de las mejores formas que tienen los ecosistemas para combatir el exceso de dióxido de carbono y evitar inundaciones. Esto puede ser un gran problema a futuro si se tiene en cuenta que la mayoría de los científicos advierten sobre el exceso de ese gas en nuestra atmósfera y sus consecuencias en el clima.
Cambio de óptica
Claro que comer carne de vez en cuando no está mal, es el abuso lo que puede causar problemas. Una buena forma de incorporar más vegetales a nuestra dieta es imitar a los japoneses, que al menos un día a la semana comen sólo vegetales. Por otra parte, podemos optar por hamburguesas y milanesas preparadas con legumbres. En la actualidad es cada vez más fácil pedir una comida vegetariana, ya que cada vez más restaurantes las están incorporando en sus menús, incluso para pedir a domicilio.
Es cuestión de poner en la balanza los posibles problemas de salud que podemos padecer por el consumo excesivo de carne y deslizarse de a poco a una dieta más saludable. Claro que no es tarea fácil, sobre todo viviendo en un país con una cultura carnívora muy arraigada, pero con algo de voluntad, nuestra salud y el ecosistema en mente, será más fácil incorporar vegetales a nuestra dieta.

Te puede Interesar  Nissan sumará un segundo turno de producción para duplicar su producción anual en el país

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin