Roberto Boratti: “Hay que tener dos años de paciencia”

Compartí esta noticia !

Año bueno o año malo, Roberto Boratti siempre está invirtiendo. El sanatorio que lleva su apellido está en constante transformación y en los próximos meses sumará varios pisos con lo más moderno de la medicina y una estética vanguardista, a tono con la historia del grupo familiar, que hoy emplea a 500 médicos, enfermeros y asistentes. 

“Tratamos de mantener un sanatorio, un servicio de salud que sea competitivo y que esté al servicio de la comunidad, la misión que tiene nuestra organización es solucionar el problema de salud al paciente y a la familia. Porque cuando una persona está enferma, o cuando viene a tener un hijo, o cuando tiene algún traumatismo, que no son enfermedades, sino situaciones particulares, está toda la familia implicada, así que para nosotros atender al enfermo y contener a la familia es lo básico”, explica Boratti.

¿Cómo es gestionar en un momento tan difícil, como el de la Argentina en este momento?

Trabajamos mucho en los costos, tratando de no disminuir la calidad. Ese es nuestro límite, que la calidad no caiga y tratar de mantenerla.

Delicado equilibrio…

Tuvimos muchas dificultades este año, fue muy duro. El peor enemigo del sector de la salud, por su sistema de cobro y por el sistema de fijación de precios, es la inflación. Nosotros no somos formadores de precios, los precios estaban regulados por el Gobierno anterior, que ponía cuáles eran los aumentos de las prepagas, etcétera, etcétera. Entonces tenemos una dificultad económica muy grande y damos un servicio que cobramos a los 60, 90 días, y muchos de los materiales que utilizamos, como los medicamentos, no los podemos reponer a los precios que damos, entonces esto es un problema muy grave. Y además estamos afectados por toda la inflación general por los costos porque damos comida, limpieza, agua, luz.

https://youtube.com/watch?v=0em_V40W7vs

El nuevo Gobierno eliminó restricciones ¿Sirve para el sector salud?

Eso nos va a afectar en los costos, va a aumentar los costos. No se acá en Misiones, porque las tarifas eléctricas en Misiones son muy altas, así que no sé en qué nos va a afectar a nosotros, gas no tenemos. Pero, creo que va a beneficiar al sector salud, al sector privado de la salud, lo va a beneficiar muchísimo porque había muchas restricciones, por ejemplo, el gobierno anterior, el de Alberto Fernández, cuando comenzó le quitó la libertad a la gente de optar por una obra social por un año. La reglamentación anterior es la que tenía que pasar tres meses para poder cambiarse de obra social y pasó un año, se supone que eso lo van a sacar. Después hay un montón de sectores que no tienen la capacidad de elegir, por ejemplo, IOSFA, todas las fuerzas armadas están obligados a tener esa obra social y no pueden optar por otra y sería bueno, que eso también lo liberen, Y que tenga la posibilidad de elegir la gente. Porque en definitiva es el dinero de las personas, es parte del sueldo de las personas.

Que haya una libre competencia…

Entendemos que va a haber una competencia muy intensa y eso va a llevar a la mejora de los servicios. Todos nos vamos a preocupar por dar un mejor servicio para que la gente nos elija y el financiador que da un buen servicio, va a tener más afiliados.

Y en cuanto a la apertura de importaciones, que también se acaba de anunciar en un período corto, ¿También sirve esto para traer equipos, traer tecnología?

Nosotros teníamos un problema muy grave de suministro, porque no era un problema del costo del dólar, sino que estaban prohibidas las importaciones. Tuvimos prohibidas las importaciones y eso generó muchos problemas de suministros. Hasta ahora sigue igual, se supone que, en tres, cuatro meses, eso se va a regularizar. Por ejemplo, tenemos un equipo de laparoscopía que compramos, de marca Store que es lo mejor que hay a nivel mundial y todavía no nos lo entregaron. Es decir, la fábrica no puede incorporar, hubo muchas empresas que se fueron y que suministraban material que nosotros usábamos. Por ejemplo, todas las camas nuestras son Strikers, de una empresa canadiense, camas de muy buena calidad y la empresa se fue de la Argentina, o sea que nos quedamos sin repuestos de ruedas, de placas, etcétera, etcétera de esas camas. Se supone, que la economía tiene que mejorar y el sector privado también tiene que crecer.

El Presidente habló justamente de la salud privada, dijo que era lo mejor sería tener salud privada, no salud pública…

El concepto de él es bastante liberal en el sentido de decir que todo lo que hace el Estado lo hace mal. Nosotros en Argentina tenemos mucha experiencia de eso, que siempre fue así. Por eso estamos pobres, tenemos el 50% o 45% de pobres, porque justamente estamos hace más de 20 años con una economía casi socialista. Con el Estado metido en un montón de sectores de la economía, que hacen que la economía se distorsione. Por ejemplo, las Prepagas, la ley de Prepagas del año 2008 prácticamente impidió que surgieran un montón de prepagas locales. Y a los prepagas fuertes que había en Argentina como OSDE, Medife, Swiss Medical, Galeno, les hizo un daño tremendo. Porque si vos no le pones la obligación de incluir dentro de la aplicación un montón de servicios adicionales y no le permitís aumentar la cuota, evidentemente ocurre un desfinanciamiento muy importante.

Te puede Interesar  Juan Manuel Zorraquin: “El 2024 será un año de consolidación”

¿Cuánto debería aumentar hoy la cuota de una prepaga?

No te puedo decir porque no tengo idea. Hay una pérdida total de referencia económica, no hay indicadores de precios, entonces nadie sabe dónde estamos parados. Vos me decís ¿Cuánto sale una prestación? No te puedo decir, no sé ahora, porque no hay regularidad económica, está todo tan distorsionado que pienso que habrá que dejar pasar seis meses, un año, para que tengamos estabilidad.

Algunos puntos de equilibrio… 

Exactamente.

¿Qué espera de Javier Milei?

Creo que es un cambio de paradigma muy importante en el país, porque él plantea una política diametralmente opuesta a la que hubo hasta ahora. Es decir, veníamos con un planteo de que el Estado se tiene que hacer cargo de todo y él está diciendo que el que se tiene que hacer cargo de todo, es el sector privado. Estuvimos con una política, durante estos últimos 23 años y un poco más, de agrandar el Estado y ahora viene la política de achicar el Estado. Yo creo que tenemos que mirar el mundo, que ahora ya lo podemos ver por todos lados y como dice él: “Todos los países que achican el Estado, mejoran económicamente, hay menos cantidad de pobres, hay más riquezas, es un problema de acumulación de capital y de que haya muchas inversiones”. Nosotros tenemos en el país una situación de desconfianza, por todos los desastres que hicieron durante tantos años y por supuesto, nadie va a venir a invertir acá como le pasó a Mauricio Macri, que pensó que iba a venir plata y no vino ninguna inversión. Pero, si esto se mantiene durante dos años, yo tengo mucha confianza en que van a venir a invertir. Hay muchos capitales en el mundo que quieren invertir. Y la Argentina es un país que tiene recursos ilimitados, pero hay que explotarlos. De qué nos sirve tener el litio, si nadie lo puede explotar… Hay que explotarlo. Entonces,  es una una picardía que tengamos esta pobreza, que todos lo estamos sufriendo por aplicar políticas estatistas.

Te puede Interesar  Los secretos de Piporé: mejor exportadora, creadora de empleo y top ten en consumo interno

Y en nuestra provincia ¿Cómo ve la situación?

La Provincia tiene mucho potencial, porque tiene producciones que tienen demanda internacional, que además demandan en el mercado interno, como la yerba, el té, la madera, etcétera. O sea que, tenemos una perspectiva hacia el futuro muy buena.

¿Le gusta este cambio de paradigma, o sea cree que era inevitable que había que avanzar en ese sentido?

Creo que sí. No podemos seguir haciendo lo mismo si cada vez somos más pobres. La escuela se fue destruyendo, la escuela pública la destruyeron. La educación pública es muy mala y hay gente que tiene posibilidad de pagar escuela privada y tiene una formación de excelencia. Y hace una diferencia monumental, que lo vemos en la formación de la gente de Capital Federal, o de Buenos Aires con respecto a muchas de nuestras provincias.

Y ¿Cuánta paciencia hay que tener? Porque estamos en una situación crítica, venimos de una situación crítica. Pero el Gobierno anticipa meses más complejos todavía. ¿Cuánta paciencia cree que hay que tener?

Por lo menos dos años. Yo creo que la inflación no va a bajar en un año, porque si estuvieron emitiendo dinero en exceso, se dice que emitió para la campaña, para mantener todas las últimas medidas, bajaron el impuesto del IVA, la devolución del IVA, el Impuesto a las Ganancias. Todas esas cosas que sacaron, o cambiaron, exigieron que haya una emisión tremenda para poder mantener los gastos del Estado. Y esa plata va a seguir circulando por lo menos por un año más. Entonces tampoco podemos pedir cosas milagrosas.

Y ¿la sociedad cree que va a tener paciencia?

Yo creo que sí, porque hay un consenso. Hay grupos que no, por supuesto, sabemos que van a estar en disconformidad, pero creo que hay un consenso muy grande en la sociedad argentina, el 55% de casi 56% de las personas optó por un cambio. Y él no vino a decir, yo voy a venir acá a regalarle plata, él dijo: ‘El asunto es así, hay que hacer esto, esto y lo otro’. A mí me da mucha tristeza la gente que se va se va del país. Yo tengo amigos que se le fueron los hijos, tengo gente acá dentro del sanatorio, enfermeras, secretarias, que los hijos se van. Por qué, porque no tienen futuro acá en Argentina y se está dando cuenta que, por el mismo trabajo, afuera ganan cinco veces más y quieren progresar. Es muy triste eso, por supuesto. Yo tengo cinco hijos, a mí me daría una tristeza tremenda que se produzca la inmigración contraria. Es una gran tristeza que la gente se vaya, porque no tiene la libertad económica. La familia se destruye, una tristeza tremenda. Yo tengo algunos amigos que tienen hijos afuera, uno en Australia, otro en Sudáfrica.

Y en el medio digo, ¿Habrá espalda del sector privado para para sostener, para seguir invirtiendo para seguir creciendo, o habrá que ajustarse en nuestro sector?

No. Hay que ajustarse, en nuestro sector vamos a tener que tener un ajuste importante, me parece, vamos a tener que tener mucho cuidado con los gastos y vamos a tener que ver muy bien por dónde vamos. Muy posiblemente, no podamos hacer inversiones para comprar equipamiento. Demorar ampliaciones, por ejemplo, lo que está haciendo el sanatorio, hacerlo a un ritmo más lento, hasta que aparezcan créditos. Pero bueno, creo que la otra alternativa era peor.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin