Una nueva brújula para la Economía

Compartí esta noticia !

Escribe Kate Raworth – La renovación económica debe comenzar con el objetivo de que la humanidad florezca en un planeta próspero y vivo

Si la economía ha de ser una herramienta para alejar a las sociedades humanas de la crisis endémica y llevarlas a un futuro resiliente y próspero, entonces su renovación comienza con una nueva brújula y un nuevo mapa que se adapten a nuestros tiempos.

Como escribió John Maynard Keynes en 1938, “la economía es la ciencia de pensar en términos de modelos unida al arte de elegir modelos que sean relevantes para el mundo contemporáneo”. Es irónico que algunos de los modelos más profundamente influyentes que todavía dan forma al pensamiento económico actual se crearan en la propia época de Keynes. Si estuviera vivo en este siglo, y fuera testigo de la magnitud de las crisis sociales y ecológicas a las que nos enfrentamos actualmente, sin duda estaría instando a sus colegas economistas a crear nuevos modelos que reflejen el conocimiento, la realidad y los valores de nuestro tiempo. Tendría razón.

El siglo pasado, cuando el pensamiento económico de la posguerra adoptó el crecimiento como su objetivo de facto, el PIB se convirtió en la brújula de los economistas: representó el progreso como una curva exponencial, medida con la única métrica del valor monetario en pos de un aumento sin fin, sin importar cuán rica fuera ya una nación. El impacto de que los países ricos continúen priorizando el crecimiento del PIB por encima de la lucha contra la desigualdad y la protección del mundo vivo es ahora demasiado claro.

En este siglo, necesitamos un objetivo mucho más ambicioso y holístico: el florecimiento humano en un planeta próspero y vivo. Y una brújula que puede guiarnos resulta ser una rosquilla (ver Gráfico 1). Da prioridad a las necesidades y derechos esenciales de todas las personas, desde la alimentación, el agua y la salud hasta el trabajo decente y la igualdad de género. Al mismo tiempo, reconoce que la salud de toda la vida depende de la protección de los sistemas de sustentación de la vida de la Tierra: un clima estable, un suelo fértil, océanos sanos y una capa de ozono protectora. En los términos más simples, la rosquilla permite a la humanidad prosperar entre una base social y un techo ecológico, en otras palabras, satisfacer las necesidades de todas las personas dentro de los medios del planeta vivo.

Teoría económica

La adopción de esta brújula sustituye la métrica única del PIB por un cuadro de mando de diversas métricas sociales y ecológicas. Implica redefinir el éxito no como un crecimiento sin fin, sino más bien como prosperar en equilibrio entre las fronteras sociales y ecológicas. Esto exige un profundo cambio de paradigma. Dado que ninguna economía en el mundo ha satisfecho las necesidades de toda su población dentro de los medios del planeta vivo (Costa Rica es la que más cerca está de hacerlo), ninguna economía debería considerarse a sí misma “desarrollada”.

Te puede Interesar  Grupo Arcor y el Ministerio de Educación de la Nación firman un acuerdo de cooperación

Si la rosquilla es una brújula para el progreso del siglo XXI, ¿qué tipo de visión macroeconómica del mundo le daría a la humanidad la oportunidad de llegar allí? En la década de 1940, cuando Paul Samuelson dibujó por primera vez el icónico diagrama de flujo circular, que representa los flujos monetarios que circulan entre los hogares y las empresas, y entre los bancos y los gobiernos, definió esencialmente el modelo de macroeconomía que llegaría a dominar el pensamiento económico del siglo XX. Este modelo todavía se aplica como un mapa conceptual fundacional de los sistemas económicos actuales.

Sin embargo, en palabras del pensador sistémico John Sterman, “Los supuestos más importantes de un modelo no están en las ecuaciones, sino en lo que no está en ellas; no en la documentación, pero no declarado; no en las variables en la pantalla de la computadora, sino en los espacios en blanco a su alrededor”. Lo que no se ve en los espacios en blanco alrededor del modelo de flujo circular de Samuelson son las grandes cantidades de energía, materiales y desechos involucrados en la actividad económica. Dejarlos invisibles ha demostrado ser profundamente peligroso para la vida en la Tierra.

Un mapa del siglo XXI debe proporcionar un punto de partida mucho más holístico y biocéntrico al reconocer que la economía está integrada en el mundo vivo y depende de él (véase el gráfico 2).

Teoría económica

El paso aparentemente obvio de representar la economía como un subsistema de la biosfera de la Tierra es también uno de los actos más radicales y esenciales para renovar la economía de este siglo. Llama a todos los análisis económicos a reconocer que la economía es un sistema abierto, con grandes entradas y salidas de energía y materia, dentro de la biosfera única y delicadamente equilibrada de nuestro planeta.

Desde esta perspectiva, queda claro que la energía, y no el dinero, es la moneda fundamental de la vida, que sustenta todos los sistemas humanos, ecológicos e industriales. La dependencia energética se encuentra entonces en el centro de la comprensión del economista. Debemos reconocer que el uso continuo de los recursos por parte de la humanidad ejerce una intensa presión sobre los límites planetarios, creando un alto riesgo de socavar la estabilidad ecológica de la que depende fundamentalmente la vida humana y toda la vida.

Te puede Interesar  Firmaron el acuerdo para bajar aranceles en tarjetas de crédito y débito

Cuando situamos la economía dentro del mundo vivo de esta manera, la búsqueda del crecimiento sin fin del siglo XX se encuentra en aguda tensión con la evidencia empírica hasta la fecha. La ambición de desvincular las emisiones de carbono basadas en el consumo y el uso de materiales del crecimiento del PIB en las economías de altos ingresos de hoy en día no está ocurriendo ni de lejos a la velocidad y escala requeridas para evitar puntos de inflexión críticos.

Esto nos obliga a cuestionar los límites del crecimiento y explorar las posibilidades económicas posteriores al crecimiento, particularmente en las economías ricas. Hacer frente a las consecuencias ecológicas de la actividad económica es ahora una obligación moral crítica.

Una nueva brújula para el pensamiento económico también implica adoptar una visión más holística de la gama de actividades económicas que satisfacen las necesidades y deseos esenciales de las personas. El pensamiento económico dominante ha estado dominado durante más de un siglo por un combate de boxeo ideológico sobre los respectivos roles del mercado y el Estado. Ambas partes han perdido de vista otras dos fuentes críticas de abastecimiento: el hogar y los bienes comunes. Gran parte del valor que generan no se refleja en el PIB, pero son una parte clave del modelo de economía integrada porque el valor que producen es fundamental para el bienestar humano.

Tomemos, por ejemplo, el cuidado no remunerado realizado predominantemente por mujeres en el hogar, que es esencial para el bienestar y subsidia sistemáticamente el trabajo remunerado. Del mismo modo, los bienes comunes pueden ser un medio muy eficaz para aprovisionar bienes y servicios cuyo valor no se refleja en el intercambio monetario, desde el software de código abierto hasta Wikipedia y la gestión transnacional de cuencas hidrográficas.

La renovación económica debe comenzar con el objetivo de que la humanidad florezca en un planeta próspero y vivo. Si esperamos llegar allí, necesitamos modelos macroeconómicos que reconozcan la economía como un subsistema del mundo vivo. Dentro de ella, las finanzas deben rediseñarse para que estén al servicio de la economía real, al servicio de la vida. Esto constituye una revolución conceptual, y es esencial.

KATE RAWORTH es la autora del libro Doughnut Economics: Seven Ways to Think Like a 21st Century Economist (Economía de las donas: siete maneras de pensar como un economista del siglo XXI). Enseña en el Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford y es profesora de práctica en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin