Apertura de fronteras, asimetrías y desabastecimiento

Una constante en el debate de las fronteras es el estrecho margen entre comercio legal e ilegal. Con la habilitación de los corredores seguros, la devaluación del Peso argentino y las políticas de control de precios aplicadas por el Gobierno argentino (enfocadas en el Área Metropolitana de Buenos Aires), vuelven los debates sobre vender a los extranjeros o vender solo a los residentes de este lado de la frontera.

Por ahora el conflicto solo se centra el la venta de combustibles, pero en años anteriores – con un contexto económico similar – se aplicaron también cupos de venta a alimentos básicos como ser el aceite, el azúcar y la harina.

El dilema radica en que los comerciantes muchas veces tienen topes de reposición o cupos, porque las grandes distribuidoras ven a los misioneros como un “mercado marginal” sin posibilidad de crecimiento y se prioriza el abastecimiento a los grandes centros urbanos del país, sí justo allí donde se definen las medidas del Gobierno central.

En Puerto Iguazú ayer (viernes 03/12) dos de las estaciones de servicio anunciaban que se quedaron sin combustible. En Posadas los atardeceres y las noches tienen como marca registrada grandes filas de automóviles con patente paraguaya esperando por llenar el tanque y algún que otro bidón para hacer la diferencia. Si esas extensas filas que muchos de los misioneros hicieron durante años el otro lado de la frontera, sin que nos incomodara tanto.

La reapertura del puente internacional San Roque González, permitió reencontrarse a muchas familias, pero también comenzó el contrabando de mercaderías desde Posadas hacia Encarnación, Paraguay. En los últimos días, la Aduana Paraguaya incautó una importante cantidad de bidones de combustible. Esto reavivo las quejas de los comerciantes locales, que levantaron nuevamente la bandera del “desabastecimiento”.

En Iguazú el Concejo Deliberante intenta tomar cartas en el asunto, regulando la cantidad de litros que pueden cargar los vehículos con patente extranjera y poniendo horarios de atención para los vehículos con patentes extranjeras.

A nivel provincial, el Gobernador, Oscar Herrera Ahuad, intenta como en todos los frentes abiertos que tiene actualmente, encontrar una solución que beneficie a todos. Anticipó que se está trabajando en una normativa para sancionar la venta ilegal de combustible en toda la provincia.

Aquí el dilema del origen, ¿es delito, cargar en bidones?, obviamente que no. Como bien lo describió Faruk Jalaf, la venta en bidones no puede prohibirse, porque ¿cómo accederán a combustibles los misioneros que tengan una lancha, trabajen con motosierras o cortadoras de césped, así como también aquellos que tengan grupos electrógenos alimentados a combustible?.

El delito sería tratar de aprovisionarse de forma desmedida de un combustible en Posadas para comercializarlo de forma ilegal del otro lado de la frontera. Actualmente, desde que reabrió el cruce internacional, la Aduana paraguaya incautó más de 500 litros de combustible, en distintos operativos, de acuerdo a lo que informó Hugo Zarate, administrador del resguardo aduanero del puente internacional del lado paraguayo.

Jalaf, antes de la apertura del corredor seguro de Puerto Iguazú, avizoraba este panorama y en una entrevista con radio Open 101.7, anticipaba que los inconvenientes vendrían por el lado del faltante de combustible, porque las estaciones de servicio tienen un “cupo” estimado por las proveedoras de combustible que van a recibir durante cada mes, esto lo hacen según el titular de la CESANE para “priorizar el consumo en los grandes centros urbanos del centro del país”.

En la jornada de viernes, Jalaf, en otra entrevista, pero esta vez en Radioactiva, remarco que no es delito la venta de combustible en bidones; explicó que si lo es trasladarlo de forma insegura y en grandes cantidades en un vehículo particular. Además indicó que los controles realizados por las fuerzas de seguridad en el viaducto Posadas-Encarnación están bien realizados.

En esa entrevista el titular de la CESANE, planteó que el Gobernador debe acompañarlos en el reclamo de eliminación de los cupos de venta de combustible a las estaciones de servicio misioneras, de parte de las petroleras, quienes según el empresario al superar los cupos, “nos siguen vendiendo combustible, pero con un recargo de 30 pesos por litro, recargo que no podemos actualizar en el surtidor y eso hace que el estacionero trabaje a pérdida”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password