Balance del gradualismo

Por Guillermo Knass. Atravesando el primer mes del 2018, el presidente de Banco Central y el ministro de Economía no se toman vacaciones (o no se pueden desconectar, ya que apenas empiezan a cambiar el saco y la corbata por la malla y la ojota, los movimientos del dólar, tasas internas y externas los hacen volver a sus escritorios o al menos a marcar los teléfonos para dar y recibir las ordenes de las medidas a seguir. )
Pero antes de concentrarnos en la semana es oportuno hacer un balance del camino elegido por el Gobierno y su resultado en el 2017, así que tomaremos las principales variables y veremos su evolución en el año que acabamos de cerrar:
1 Crecimiento económico:
Claramente este año la economía creció, en promedio todos trabajaron más, produjeron más y vendieron más que en el 2016 ver cuadro:

Como se observa el crecimiento del 2017 fue importante, aunque si tomamos en conjunto los dos años de gestión de Cambiemos es prácticamente nulo.
Pero no veamos el vaso medio vacío, lo importante es empezar a crecer de una vez y la tasa del 2017 es mas que aceptable. Por otro lado si miramos hacia el futuro en el 2018 también se espera que continúe el crecimiento económico en la Argentina, según informes de los organismos multilaterales especializados en estas estimaciones ( FMI, Cepal, Banco Mundial) todos coinciden en que el 2018 será un buen año para todo Latinoamérica basado en dos pautas que para la Argentina son sumamente relevantes:

  1. a) La recuperación económica de Brasil, nuestro principal socio comercial y por ende el mayor destino de nuestras exportaciones.
  2. b) Una mejora en los precios de las materias primas y la creciente demanda por parte de China, por lo que la soja argentina seria nuevamente una de las principales traccionadoras del crecimiento del 2018.

Claro que según las estimaciones, la región crecerá un moderado 2 % contra un mundo en total que crecerá en promedio un 3,1% con lo cual seguimos perdiendo importancia en el globo en términos económicos.
Pero bueno……peor sería no crecer.
2 ) El empleo:
En realidad, nos referiremos al desempleo y depende de como se lo mire es el dato decepcionante del año, si bien tuvo una baja desde el segundo al tercer trimestre del año, prácticamente no mostró cambios con respecto al año anterior.

La regla y las comparaciones:
En realidad el crecimiento económico debería ser proporcional a la caída de desempleo, pero vemos que esto no está ocurriendo, ya que el mismo prácticamente no se movió.
Pero…. ¿Cuánto desempleo deberíamos tener?
El desempleo 0 es una utopía, no ha existido ni existirá en el mundo real ya que el empleo no solo depende de la demanda de los empresarios sino de la capacidad de los trabajadores, o sea si no estoy preparado para el puesto (porque no tengo la formación necesaria, por ejemplo) por más que se demande, seguiré siendo un desocupado.
Por otro lado, la población crece continuamente, esto pone un piso de crecimiento por debajo del cual por más que la economía crezca no lo hace de manera suficiente de crear los puestos de trabajo para ocupar a todas las personas que se incorporan a la población económicamente activa, o sea las que están en condiciones y quieren trabajar.
Para dar un parámetro a estos interrogantes podemos mencionar que el desempleo en el mundo se ubica entre el 5,5 y 6,2 % según la Organización Internacional del Trabajo, con lo que para tener un nivel aceptable de desempleo deberíamos bajarlo 2 puntos, o sea crear 250.000 nuevos puestos de trabajo.
Por otro lado según estudios privados para que se reduzca efectivamente el desempleo en la Argentina la tasa de crecimiento no debería estar por debajo del 3,5 % anual, por eso no se altera el desempleo a pesar del crecimiento del 2,8% del año 2017 y no cambiaria mucho en el 2018 cuando está previsto que la Argentina crezca un 2,6 %.
Déficit, deuda e inflación
Para no extender mas de lo recomendable el presente articulo y porque los dos segundos existen porque existe el primero los trataremos de forma conjunta:
El resultado del fisco sigue en torno a los 6 puntos del PBI (sin contar intereses por Lebacs porque es déficit cuasi fiscal, pero al final el problema es el mismo), esto obliga a seguir endeudándonos para cubrirlo. En el 2018 la deuda bruta llegaría a 55 % del PBI, después de haber estado en un 40 % en el 2015. Esto obliga a seguir emitiendo a un ritmo del 25 % anual.
Entonces:
La cuenta es sencilla: se larga al mercado un 25 % mas de plata, se espera un crecimiento del 2, 8 %, la nueva meta de inflación es el 15 % …. Donde van a meter el 7,2 % de pesos que van a sobrar.
Las ruedas del auto van a la misma velocidad (emisión-inflación ) no podes frenar una y no la otra, capaz que hagas un trompo. Bienvenido 2018¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password