Cómo mejoró la vida de mujeres y niñas indígenas con luz y agua segura

Compartí esta noticia !

La Fundación Hora de Obrar ya finalizó 27 obras de infraestructura de agua y electricidad en comunidades indígenas Mbya Guaraní de la zona de Ruiz de Montoya con financiamiento de la Unión Europea. “Ya no tengo que caminar con mis hijos medio kilómetro para lavar la ropa y los platos o buscar agua para tomar”.

Muchas comunidades indígenas en Misiones están accediendo por primera vez a los servicios básicos a través del apoyo del proyecto Tape Porã de la Fundación Hora de Obrar. Estas mejoras representan un avance en términos de desarrollo local y salud comunitaria y también tienen un impacto diferenciado en la calidad de vida y las oportunidades para mujeres y niñas.

En la aldea Tajy Poty, por ejemplo, se instaló una bomba de agua que marca el inicio en el acceso a servicios básicos. “Ahora, con la pileta y agua en la comunidad, ya no tengo que caminar con mis hijos medio kilómetro para lavar la ropa y los platos o buscar agua para tomar”, comenta Ceferina Morínigo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las mujeres y las niñas se encargan de ir a recoger agua en 7 de cada 10 hogares sin agua corriente. Por eso Ceferina y todas las mujeres y niñas de estas comunidades tienen ahora más tiempo para dedicar a su salud, educación, el cuidado de la comunidad, su desarrollo personal y también al esparcimiento.

“Estas obras tienen un impacto directo en la vida de las mujeres que es muy concreto. Ellas son las que caminan kilómetros en áreas rurales para llenar bidones o baldes de agua de los ríos y vertientes y traerlos a sus hogares para preparar alimentos. Ellas son las que lavan la ropa de la familia mientras están al cuidado de sus hijos e hijas. Eso implica trasladar grandes cantidades de peso cada día y exponerse a riesgos de sufrir daños corporales y otros peligros en el camino. También la electricidad permite conectar pequeños electrodomésticos y conservar alimentos en la heladera”, destacaron desde la Fundación Hora de Obrar. Estas iniciativas garantizarán que más de mil personas mbya guaraní  accedan a luz y agua segura.

Te puede Interesar  Nueva Zelanda quiere ser el primer país libre de humo de cigarrillo

Hay otro logro relacionado con la autonomía de las mujeres indígenas: Ceferina decidió capacitarse para mantener y reparar las nuevas instalaciones, junto a otros miembros de la comunidad. “Por primera vez, muchas mujeres tienen la oportunidad de adquirir habilidades técnicas que les empoderan y les permiten contribuir de manera más activa al bienestar de sus familias y comunidades”, destacó el equipo del proyecto.

Esto es posible porque desde el comienzo ellas tomaron decisiones sobre el diseño de las instalaciones de agua y luz con la colaboración del personal técnico de Tape Pora. “Las obras se pensaron junto a las mujeres, hablando con ellas, para entender dónde colocar las piletas y las canillas o dónde y cuántos tomas colocar”, relataron desde la Fundación Hora de Obrar.

Dado que el abordaje del proyecto es integral, además de garantizar agua segura para consumo y uso doméstico, también acompañó a las comunidades indígenas en la instalación de infraestructuras complementarias, como protección de vertientes y construcción de reservorios de agua, contribuyendo así a la gestión sostenible de este recurso vital.

Ya se concretaron los trabajos en 13 aldeas, donde se realizaron 27 obras  que incluyen la instalación de tomas de agua con bomba, cañerías y piletas con canillas en los hogares. El objetivo estará cumplido con la finalización de las obras en otras tres aldeas indígenas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin