One hundred dollar banknotes pattern background

El dólar abrió a $371,50 en el Banco Nación y el riesgo país se ubica en 2.250 puntos

Compartí esta noticia !

El dólar minorista abrió hoy a $ 353,50 para la compra y a $ 371,50 para la venta en la pizarra del Banco Nación, con una suba de 0,54% respecto de los valores de cierre del viernes último.

Por su parte, el riesgo país se ubicaba en 2.250 puntos básicos, de acuerdo con el índice que elabora el JP Morgan.

El dólar blue avanza con fuerza tras el triunfo de Javier Milei. Luego de un fin de semana marcado por la segunda vuelta de las Elecciones que definieron que el el líder de La Libertad Avanza será el próximo presidente argentino, la divisa que se negocia en el mercado informal suma $100 y cotiza a $1.000 para la punta compradora y $1.050 para la vendedora.

A su vez, el dólar MEP también registraba incrementos al reabrir el mercado y exponía una suba equivalente a 8,4%, dado que se ofrecía a $945.

Al retomar la actividad, este martes, las primeras operaciones en dólar futuro se ubicaban en $852 para el contrato de diciembre.

Tras el balotaje, el Gobierno decidió acelerar el crawling pegcon lo que las primeras posturas de venta en el segmento mayorista del dólar se posicionaron a $356,10 por unidad, $2,15 más que el cierre de la semana anterior.

En las últimas horas, la referencia tomada por el mercado fue la criptomoneda estable USDT, que cotiza 1 a 1 con el dólar, la cual comenzó a dispararse ante el contundente triunfo del libertario que cosechó el 55,69% de los votos, mientras que Sergio Massa llegó a 44,3%. Así, llegó a moverse en torno a $1.200, $260 más que el viernes. Sin embargo, a última hora del lunes, el denominado “dólar cripto” recortó la ganancia para quedar en $970.

La dolarización de Milei se pone a prueba con la reapertura de los bancos argentinos

Tras el rally de los activos argentinos en Wall Street, este martes reabren los mercados y bancos locales y no se descarta una oleada de ahorristas que retiren pesos para comprar dólares.

Javier Milei no podría haber esperado una mejor acogida por parte de los inversores en su primer día como presidente electo de Argentina.

En Wall Street, acciones del país registraron la mayor suba en al menos una década y los bonos subieronante el optimismo de que Milei pueda arreglar la asediada economía y controlar la inflación. El mundo empresarial también estaba eufórico, y los directores ejecutivos de MercadoLibre Inc. y Globant SA se unieron a Elon Musk para expresar su aprobación.

Te puede Interesar  "Las especies de abejas se redujeron entre un 25 y 30 por ciento en 40 años", señaló investigador

La segunda jornada será mucho más dura. El martes reabren los mercados y bancos locales tras el fin de semana festivo, y crece la preocupación por la posibilidad de que se produzca una oleada de argentinos que retiren pesos para comprar dólares. Si bien los bancos tomaron medidas para asegurarse de que tendrían suficiente efectivo a mano en el período previo a la votación, los ejecutivos están diciendo a los reguladores en conversaciones privadas que pueden necesitar ayuda adicional para apuntalar el sistema.

Milei, un diputado libertario poco conocido hace sólo unos meses, se ganó a los argentinos y a los inversores prometiendo una reforma económica radical, con una propuesta emblemática para eliminar el peso y sustituirlo por el dólar estadounidense. Aunque los detalles del plan fueron siempre imprecisos, lo enmarcó como una medida obvia después de que el valor de la moneda local se desplomara un 90% en los últimos cuatro años, dejándola con menos valor que un “excremento”.

Pero el problema es cómo mantener la economía en funcionamiento durante la transición. Milei no ha revelado los pasos concretos ni el calendario que conllevará el cambio, ni ha explicado en detalle cómo recortará el enorme déficit presupuestario del país -una medida dolorosa pero crucial para que el plan funcione-, dejando que los argentinos adivinen lo que les espera.

El país lleva años limitando la caída diaria de su peso mediante una mezcolanza de controles monetarios y restricciones a la importación que han dado lugar a una miríada de tipos de cambio.

En lugar de dar una pista de sus intenciones el lunes, la oficina de Milei dijo que no revelaría ningún nombramiento del gabinete hasta su toma de posesión el 10 de diciembre. El presidente electo anunció planes para visitar próximamente Miami, Nueva York e Israel, en un viaje que tiene “un sentido espiritual más que otras características”.

Ante este panorama, muchos argentinos verán como la opción menos arriesgada liquidar inmediatamente sus pesos para comprar billetes verdes en el mercado negro utilizado para eludir los controles de divisas, temiendo que el tipo de cambio sólo empeore cuanto más esperen. Las bolsas de criptomonedas en línea mostraron un debilitamiento del peso tras la victoria de Milei.

Te puede Interesar  La alegría de volver a trabajar: el miércoles reabre la fábrica de Dass en Eldorado

“Marchamos un poco hacia lo desconocido”, dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group Inc.

Devaluación retrasada

Los directivos de los bancos no esperan una gran devaluación del tipo de cambio oficial en los próximos días, pero están preocupados por la posibilidad de que se produzca un caos si se materializa una oleada de retiradas de efectivo y han estado en contacto con funcionarios del Banco Central, según personas con conocimiento directo del asunto.

Para aliviar la presión sobre la brecha entre los tipos de cambio durante el período de transición y permitir que fluyan más dólares de exportación, los responsables políticos acordaron permitir a los exportadores liquidar más de sus ventas en el extranjero al llamado tipo de cambio blue-chip swap, dijeron las personas, pidiendo no ser identificadas porque la información no es pública. El BCRA también planea seguir comprando bonos del gobierno en pesos en el mercado secundario para aliviar la presión vendedora, al tiempo que continúa emitiendo contratos en pesos en el mercado de futuros, agregaron las personas.

Un portavoz del Banco Central argentino declinó hacer comentarios.

Los defensores del plan de Milei de deshacerse del peso señalan que gran parte del país está dolarizado desde hace tiempo: muchas transacciones inmobiliarias e importaciones caras ya se cotizan en la divisa estadounidense. La idea de cambiar formalmente toda la economía puede no parecer tan radical como en otras circunstancias.

La confianza en la moneda local es muy baja y ya hay un grado significativo de dolarización informal en la economía”, dijo Ramos, de Goldman Sachs. “Pero eso no es más que un reflejo de que lo familiar no le ha sentado bien al país”.

Con información de Bloomberg y Télam

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin