Facturación de las empresas misioneras: incrementos claves para fomentar el empleo

El proceso de reactivación de la economía argentina muestra numerosas subas y bajas en función a lo que el propio contexto (y medidas) permite. No es noticia que, mientras existen sectores con un grado de crecimiento algo más sólido, hay otros que no logran aun hacer pie.

En ese marco, las provincias muestran sus propios comportamientos, definidos en gran parte por las particulares de las economías locales, las acciones de gobierno subnacional y el grado de desarrollo de las estructuras productivas.

Misiones, en este escenario, fortalece la hipótesis de haber sido una de las provincias de reactivación más rápida, y hay tres sectores en particular con muestran un ritmo de alza muy importante, y la facturación de las empresas es una prueba de ella.

Antes de entrar en los datos, una aclaración fundamental: desde ya, es sabido que facturación no implica ganancia, pero si es un termómetro de la actividad en particular. Si la facturación cae, la actividad (y todo lo que trae de la mano, como ganancias, empleo, etc) se deprime. En cambio, si la facturación crece, dependiendo el grado de alza, permite pensar entonces en situaciones de recuperación.

Además, también es importante aclarar que los datos a brindar se tratan de la facturación mediana de las empresas de un sector en particular, y no contempla las eventuales concentraciones de mercado hacia dentro de la actividad, por lo cual no es factible conocer si el conjunto de las empresas sostiene un similar nivel de comportamiento o existe asimetrías hacia dentro de la actividad.

A los fines prácticos de no ser muy extenso, tomaremos tres sectores en particular: comercio, industria y servicios turístico (alojamiento y comida). Para el caso del comercio, las empresas misioneras muestran crecimientos de su facturación por encima del IPC nacional desde junio 2020 a septiembre 2021; antes, tuvieron muy fuertes caídas reales no solo en los peores meses de la pandemia (donde se vieron los valores máximos de caída), sino que venían arrastrando la caída ya desde enero 2019.

El trimestre marzo-mayo fue sin dudas el mejor en términos de crecimiento de la facturación para las empresas, naturalmente influenciado por la base comparativa, pero se mantuvo en altos niveles de crecimiento pasado también ese período. De hecho, los crecimientos misioneros son los mayores de la región del NEA, y en la mayoría de los meses analizados del 2021, también tuvieron crecimientos mayores al total nacional.

El proceso de reactivación de la economía provincial se fortalece aun más cuando se observa que el alza de la facturación de las empresas comerciales misioneras se mueve por encima de la inflación desde hace más de un año, tras haber tenido un largo período de caídas reales, como se detalló previamente.

Una situación parecida se observa en el caso de la facturación de las empresas de la Industria Manufacturera: las mismas acumulan 16 meses de crecimientos por encima del alza de precios, intentando así dejar atrás otros 17 meses de caídas reales consecutivas que sufrieron entre enero 2019 y mayo 2020.

Si bien marzo y abril fueron períodos de fuertes rebotes por la base comparativa, es interesante observar como entre junio y septiembre del corriente año la facturación crece a un promedio del 73% en las empresas industriales de Misiones, por encima del nivel nacional que crece por debajo de ese nivel.

En tercer lugar, un caso muy paradigmático: el de servicios turísticos. En este punto, el análisis recae solo en los servicios de alojamiento y de comidas, que son una parte de los servicios turísticos totales. La recuperación de este sector es lo más lenta en el país, por las propias limitaciones que ofrece la pandemia. Es por ello, que recién en marzo 2021 la facturación de las empresas comenzó a crecer tras la caída al inicio de la pandemia.

Pero mirando mes a mes los datos, hay una situación a destacar: entre enero 2019 y enero 2020, mes a mes esta actividad tuvo caídas reales en su facturación (entre las empresas misioneros); pero en febrero 2020, había mostrado una importante alza, que podría llegar a augurar el inicio de una potencial recuperación. Sin embargo, llegó el Covid y ya conocemos el resto de la historia.

Como se detalló antes, en 2020 la facturación de empresas misioneras de esta actividad tuvo caídas récord, con un techo de 98% de descenso en mayo 2020, y cerrando en diciembre con -37,9%. Recién en marzo 2021 comenzó a recuperar terreno, que se hizo más evidente entre abril y junio por la propia base comparativa, y lleva ya siete meses con niveles de facturación creciendo bastante holgada en relación a la inflación.

Por último, y para graficar el comportamiento de empresas misioneras en relación a la región y al total país, podemos ver que pasa en el sector comercial.

Como se observa en el gráfico 4, las empresas comerciales misioneras mostraron alzas de su facturación en un nivel bastante superior al NEA y durante varios meses estuvo incluso por encima del nivel de crecimiento nacional, además de situarse, como ya se vio antes, muy por encima del IPC en el ultimo tiempo; por supuesto, el impacto más duro de la pandemia se refleja entre marzo y mayo, donde la facturación se movió muy por debajo en 2020 y rebotó fuerte en 2021.

Estos datos, aun con las limitaciones del caso, permiten dar un panorama algo más clarificador en relación a la evolución de los niveles de actividad. Naturalmente, esto impacto en otros factores fundamentales para el desarrollo provincial, como ser el empleo. No es casual que el crecimiento de puestos de trabajo formales privados en Misiones estén siendo empujados durante el 2021 por la industria y el comercio: los datos de crecimiento de facturación son una de las causas de ese crecimiento del empleo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password