Los subsidios a los combustibles fósiles se disparan hasta alcanzar un monto histórico de USD 7 billones

La disminución de los subsidios reduciría la contaminación atmosférica, generaría ingresos y contribuiría sobremanera a la desaceleración del cambio climático

Compartí esta noticia !

Por Simon Black, Ian Parry, Nate Vernon – La disminución de los subsidios reduciría la contaminación atmosférica, generaría ingresos y contribuiría sobremanera a la desaceleración del cambio climático

Los subsidios a los combustibles fósiles se dispararon hasta alcanzar un monto histórico de USD 7 billones el año pasado, cuando los gobiernos ayudaron a los consumidores y a las empresas durante la escalada mundial de los precios de la energía causada por la invasión rusa de Ucrania y la recuperación económica tras la pandemia.

Mientras el mundo lucha por limitar el calentamiento global a 1,5 ºC y algunas zonas de Asia, Europa y Estados Unidos sufren un calor extremo, los subsidios al petróleo, el carbón y al gas natural están costando el equivalente al 7,1% del producto interno bruto mundial. Es un porcentaje superior al que los gobiernos asignan anualmente a la educación (4,3% del ingreso mundial) y en torno a dos tercios de lo que destinan a la atención sanitaria (10,9%).

Nuestros datos confirman la reciente afirmación de la Organización Meteorológica Mundial: julio ha sido el mes más caluroso desde que se tienen registros, lo que subraya la urgente necesidad de frenar el cambio climático inducido por la actividad humana.

Como muestra el gráfico de la semana, los subsidios a los combustibles fósiles aumentaron en USD 2 billones durante los últimos dos años mientras que los subsidios explícitos (que no consideran en su totalidad los gastos de suministro) se duplicaron con creces hasta los USD 1,3 billones. Así se expone en nuestro documento, que ofrece estimaciones actualizadas de 170 países sobre los subsidios explícitos e implícitos (que no consideran en su totalidad los costos ambientales y los impuestos sobre el consumo no percibidos). Se pueden descargar los datos detallados para los diferentes países y combustibles aquí.

Te puede Interesar  Milei envía pliegos para cubrir dos vacantes en la Corte Suprema

El consumo de combustibles fósiles entraña unos enormes costos ambientales, principalmente debido a la contaminación atmosférica local y los daños causados por el calentamiento global. La gran mayoría de los subsidios son implícitos, ya que no se suelen reflejar los costos ambientales en los precios de los combustibles fósiles, especialmente en el caso del carbón y el diésel.

Nuestro análisis revela que los consumidores no pagaron por los más de USD 5 billones de costos ambientales del año pasado. Esta cifra prácticamente se duplicará si los daños en el clima se valoran a los niveles recogidos en un reciente estudio publicado en la revista científica Nature en lugar de según nuestro supuesto de que los costos del calentamiento global equivalen al precio de las emisiones necesario para cumplir los objetivos de temperatura del Acuerdo de París.

Está previsto que estos subsidios implícitos aumenten mientras los países en desarrollo (que tienden a contar con centrales energéticas, fábricas y vehículos que contaminan más, y presentan una mayor densidad de población, que vive y trabaja cerca de esas fuentes de contaminación) aumentan su consumo de combustibles fósiles y se acercan a los niveles de las economías avanzadas.

Si los gobiernos suprimen los subsidios explícitos y aplican impuestos correctivos, los precios de los combustibles aumentarían. Esto haría que las empresas y los hogares tengan en cuenta los costos ambientales a la hora de tomar decisiones sobre el consumo y la inversión. De esta manera, se reducirían las emisiones mundiales de dióxido de carbono considerablemente, el aire estaría menos contaminado, disminuirían las enfermedades pulmonares y cardiovasculares y los gobiernos disfrutarían de un mayor margen de maniobra fiscal.

Te puede Interesar  Moody's alerta sobre un inminente default de Buenos Aires

Estimamos que la eliminación de los subsidios explícitos e implícitos a los combustibles fósiles evitaría 1,6 millones de muertes prematuras al año, incrementaría los ingresos públicos en USD 4,4 billones y encarrilaría las emisiones hacia las metas establecidas para limitar el calentamiento global. También se redistribuirían los ingresos, dado que los subsidios a los combustibles benefician a los hogares ricos más que a los pobres.

Sin embargo, la eliminación de estos subsidios puede resultar complicada. Los gobiernos deben diseñar, comunicar y emprender reformas de manera clara y detenida, en el marco de un paquete amplio de medidas que resalte los beneficios. Una parte del incremento de los ingresos debería emplearse para compensar a los hogares vulnerables por el aumento de los precios de la energía. La parte restante podría utilizarse para recortar los impuestos al trabajo y la inversión y financiar bienes públicos como la educación, la atención sanitaria y la energía limpia.

Ante la disminución de los precios mundiales de la energía y el aumento de las emisiones, es el momento adecuado para eliminar progresivamente los subsidios explícitos e implícitos a los combustibles fósiles y así lograr un planeta más sano y sostenible.

Simon Blackeconomista del Departamento de Finanzas Públicas del FMI y se especializa en mitigación del cambio climático, tarificación del carbono y fiscalidad ambiental

Ian ParryExperto Principal en Política Fiscal Ambiental en el Departamento de Finanzas Públicas del FMI, y se especializa en el análisis fiscal de la mitigación del cambio climático y la reforma de los precios de la energía

Nate Vernon economista de la División de Política Climática del Departamento de Finanzas Públicas

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin