Nuevos billetes en Argentina: ¿Inflación o preferencia por el cash?

Compartí esta noticia !

Mientras los nuevos billetes de 10,000 y 20,000 pesos comienzan a circular en Argentina, producto de una inflación galopante que ha erosionado el poder adquisitivo de la moneda, el país se posiciona como el sexto en la región que más utiliza efectivo.

Contexto regional y hábitos de pago

Aunque Argentina no lidera en bancarización -con Chile, Venezuela y Brasil a la cabeza en términos de uso de tarjetas de crédito y débito-, destaca como el país con mayor adopción de pagos móviles y billeteras digitales. Esta tendencia es seguida de cerca por Colombia, Panamá y Perú, mientras que en países como Chile, República Dominicana, Ecuador y Guatemala, el uso de pagos digitales no está tan extendido, según un estudio de McKinsey & Company.

La realidad detrás de los nuevos billetes

La impresión de los billetes de 10,000 y 20,000 pesos no responde a una preferencia del público por el efectivo, sino a una necesidad impuesta por la inflación. Los billetes de 2,000 pesos han quedado prácticamente obsoletos para transacciones diarias. A pesar de esto, Argentina sigue dependiendo significativamente del efectivo, debido en parte al crecimiento de la economía informal y a la preferencia por transacciones en negro.

El desafío del efectivo y la modernización de los pagos

A nivel regional, Bolivia y Ecuador son los principales usuarios de efectivo, con un 25.3% y 16.3% respectivamente. Argentina, con un 4.5%, se ubica en el sexto lugar. Este uso intensivo del efectivo contrasta con la tendencia hacia la digitalización de pagos observada en otros países.

Las entidades financieras argentinas han competido arduamente para ofrecer una experiencia de pago más completa, que incluye billeteras electrónicas y tarjetas de débito y crédito. Esta diversidad de opciones ha permitido a los consumidores concentrar sus operaciones en un banco principal que les ofrece múltiples métodos de pago.

Te puede Interesar  El problema del agua: Samsa explicó que los cortes del servicio son por fallas en un caño maestro, en el suministro eléctrico y las conexiones clandestinas

Impacto de los nuevos billetes en la economía diaria

El billete de 10,000 pesos, con las caras de Manuel Belgrano y María Remedios del Valle, apenas alcanza para compras básicas como diez paquetes de fideos o seis litros de aceite de girasol. El billete de 20,000 pesos, con la efigie de Juan Bautista Alberdi, será necesario para productos más caros como aceite de oliva o pañales.

Estos nuevos billetes, aunque aligeran los fajos de efectivo y facilitan las transacciones diarias, reflejan la continua erosión del valor de la moneda debido a la inflación. La introducción de billetes de mayor denominación se convierte en una necesidad para manejar el día a día en un contexto de constantes aumentos de precios.

La persistente dependencia del efectivo en Argentina, en combinación con la inflación, plantea desafíos significativos para la economía. Aunque la adopción de pagos digitales crece, la economía informal y las prácticas tradicionales siguen manteniendo al efectivo como un elemento central en las transacciones cotidianas. La introducción de billetes de mayor denominación es solo una solución temporal a un problema más profundo de estabilidad económica y control inflacionario.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin