Puede Milei realmente cerrar el Banco Central de Argentina

Daniel Lacalle, PhD, economista y gestor de fondos, es autor de los bestsellers Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015) y Life in the Financial Markets (2014).
Es profesor de economía global en el IE Business School de Madrid.

Compartí esta noticia !

Escribe Daniel Lacalle en Mises Institute – El monumental agujero fiscal y monetario que los peronistas Massa y Fernández le han dejado a Javier Milei es difícil de replicar. El propio expresidente Mauricio Macri explicó que la herencia que recibe Milei es “peor” que la que encontró de Cristina Fernández de Kirchner. El peronismo deja un país en ruinas y con una enorme bomba de tiempo para el próximo gobierno.

Los enormes problemas económicos de la Argentina comienzan con un déficit fiscal primario del 3% del PIB y un déficit total (incluyendo gastos por intereses) superior al 5% del PIB. Además, es un déficit estructural que no puede reducirse a menos que se recorte el gasto público. El gasto público ya representa el 40% del PIB y se ha duplicado en la era del kirchnerismo. Si analizamos el presupuesto de Argentina, hasta un 20% es gasto puramente político. El anterior gobierno de izquierda solo recortó el gasto en pensiones, que fueron la mitad del ajuste en términos reales, según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal.

Las políticas intervencionistas y los controles de precios de Massa y Fernández han dejado escasez de carne y gasolina en un país rico en petróleo y ganado, demostrando una vez más lo que dijo Milton Friedman: “¿Leeremos ahora que el control gubernamental de los precios ha creado una escasez de arena en el Sáhara?”

No hay que olvidar que el gobierno de Fernández deja a la Argentina con una tasa de inflación anual del 140% luego de un aumento demencial de la base monetaria de más del 485% en cinco años, según el Banco Central de la República Argentina.

Estas políticas fiscales y monetarias confiscatorias y extractivas han creado un desastre en las reservas del banco central. Fernández deja un banco central en bancarrota con reservas netas negativas de 12.12 millones de dólares y una bomba de tiempo en pasivos remunerados (Leliqs) que superan el 2% del PIB y que en la práctica significan más impresión de dinero e inflación en el futuro, cuando venzan. Con un riesgo país de 400.21 puntos básicos, el autoproclamado gobierno del “socialismo del siglo XXI” ha dejado a Argentina y a su banco central oficialmente en bancarrota, con el 40% de la población en la pobreza y con una moneda fallida.

Te puede Interesar  Francos advirtió que si la ley "Bases" no se aprueba "se va a ajustar de otra manera"

Milei ahora debe enfrentar este legado envenenado con determinación y coraje. Macri, que adolecía del error del gradualismo, sostenía recientemente que no había espacio para medidas suaves, y tiene razón.

Milei ha prometido cerrar el banco central y dolarizar la economía. Sin embargo, ¿se puede lograr?

La respuesta es sí. Absolutamente.

Para entender por qué Argentina debe dolarizarse, el lector debe saber que el peso es una moneda fallida que incluso los ciudadanos argentinos rechazan. La mayoría de los ciudadanos argentinos ya ahorran lo que pueden en dólares estadounidenses y realizan todas las transacciones importantes en la moneda estadounidense, porque saben que su moneda local será disuelta por el intervencionismo gubernamental. El gobierno tiene 15 tipos de cambio diferentes para el peso, todos falsos, por supuesto, todos con un solo objetivo: robar a los ciudadanos sus dólares estadounidenses a un tipo de cambio falso.

El banco central está en bancarrota, con reservas netas negativas, y el peso es una moneda fallida. Por lo tanto, cerrar el banco central es esencial, y el país necesita tener un regulador independiente sin poder para imprimir moneda y monetizar todo el déficit fiscal, y debe eliminar la posibilidad de emitir la loca Leliq (deuda remunerada) que destruye la moneda hoy y en el futuro.

El cierre del banco central requiere una solución inmediata y contundente a las Leliqs, que tendrá que incluir un enfoque realista del desajuste monetario en un país donde el “tipo de cambio oficial” es la mitad del tipo de cambio real del mercado frente al dólar estadounidense. Dar un paso audaz para reconocer este desajuste monetario, cerrar el banco central y poner fin a la monetización de la deuda son tres pasos esenciales para poner fin a un camino hacia la destrucción de un país comparable al de Venezuela. Milei entiende esto y sabe que los dólares estadounidenses que los ciudadanos ahorran con enorme dificultad deben volver a fluir a la economía nacional reconociendo la realidad monetaria del país haciendo del dólar estadounidense una moneda de curso legal para todas las transacciones.

Te puede Interesar  Valdés pagará un bono de $150.000 a estatales y jubilados correntinos

La cuestión monetaria es una cara de una moneda enormemente problemática. Es necesario abordar el problema fiscal. Milei necesita acabar con el abultado déficit fiscal, y eso requiere un ajuste que elimine el gasto político sin destruir las pensiones. Esto debe implicar la venta de algunas de las muchas empresas públicas ineficientes e infladas y el exceso de gasto en subsidios puramente políticos. En segundo lugar, Milei debe poner fin al ridículo déficit comercial. Argentina debe recortar las equivocadas leyes proteccionistas e intervencionistas si los peronistas están abiertos al mundo a exportar todo lo que puedan. Para ello, necesita acabar con la ridícula “pinza cambiaria” y los 15 tipos de cambio falsos que utiliza el gobierno para expropiar dólares a ciudadanos y exportadores con tasas injustas y confiscaciones.

Es necesario bajar los impuestos en un país que tiene 165 impuestos y la cuña fiscal más alta de la región, donde las pequeñas y medianas empresas pagan hasta el 100% de sus ventas.

Argentina debe cambiar lo que hoy es un Estado confiscatorio y depredador. Además, hay que eliminar las barreras burocráticas, las medidas proteccionistas y los subsidios políticos. Además, Milei debe garantizar la seguridad jurídica y un marco regulatorio atractivo y confiable donde no regrese el fantasma de la expropiación y el robo institucional.

Los desafíos de Milei son muchos, y la oposición intentará sabotear todas las reformas favorables al mercado porque muchos políticos en Argentina se hicieron muy poderosos y ricos convirtiendo al país en una nueva Venezuela.

Si Argentina quiere convertirse en una economía próspera que vuelva a la prosperidad, necesita un sistema macroeconómico y monetario estable. Debe reconocer que tiene una moneda en quiebra y un banco central en bancarrota e implementar las medidas urgentes requeridas lo antes posible. Será difícil, pero no imposible, y el potencial de la economía es enorme.

Argentina era un país rico empobrecido por el socialismo. Necesita abandonar el socialismo para volver a ser rico.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin