Una economía de película: la industria audiovisual en Misiones

La película Cara Sucia, la producción misionera que se estrenó recientemente, puso en foco la economía naranja de la provincia.

Desde hace cuatro años Misiones tiene una política de fomento de la industria audiovisual. El Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones se puso en marcha en 2016 y se creó por ley en 2014. Avanza a grandes pasos de la mano de los realizadores misioneros que encontraron en el IAAVIM un punto de apoyo. 

En 2018 esta industria, denominada de la economía naranja, generó un movimiento económico de 26.824.603 pesos, entre aportes del INCAA, IAAviM, Fondo de Crédito de Misiones y entidades privadas. En 2019, ese monto se transformó en más de 30 millones de pesos.

“Tenemos un sector de producción audiovisual muy amplio”, destacó Axel Monsú, presidente del IAAVIM. “Por un lado un sector industrial con producciones de cine, que logró financiamiento nacional (INCAA). Uno de los ejes de trabajo de nuestro instituto, fue que los trabajadores puedan acceder a los fondos nacionales porque traen recursos a la provincia; y con esos recursos se pueden financiar otros proyectos”, explicó.

En Misiones, como dijo Axel, la producción audiovisual es muy amplia: “Producción comunitaria, independiente, o televisiva, o incluso de circuitos más pequeños”, señaló.

Desde 2016 a esta parte, se impulsaron 68 trabajos audiovisuales entre largometrajes, documentales, cortos, programas de tv, y series: todo ‘made in Misiones’. 

Monsú señaló que en este segundo semestre se ponen en marcha los proyectos que cerraron en la convocatoria de febrero 2019. “Son unos quince trabajos que demandan cinco millones de pesos a la Provincia, pero que generan más de 30 millones de pesos, por los aportes, de terceros y de productores”, explicó. 

La industria audiovisual es fundamental en las sociedades desarrolladas. “Estamos en un momento en donde el desarrollo económico está basado en el conocimiento y en la cultura . Estamos en una industria que es creativa. Que tiene las mayores ganancias y llegada a nivel mundial”, destaca Monsú. En este contexto, el IAAVIM “es una herramienta para que los misioneros comencemos a desarrollar nuestra industria creativa e impulsarla”. 

En Misiones “tenemos muchos trabajadores, pequeños productores que trabajamos con la comunicación en la industria del conocimiento. El Instituto crea una política pública para fortalecer ese desarrollo y poder generar espacios en mercados nacionales e internacionales”, explicó Monsú. 

Acerca de los circuitos que se buscan para los productos misioneros, señaló que con los fondos traídos del INCAA para que las producciones misioneras, se logra participan de otros mercados, como el Festival de Mar del Plata, San Sebastián, Ventana Sur y otros. 

Este 2019, las producciones audiovisuales misioneras generaron un movimiento de 30.993.934 pesos. La mayor parte de los fondos se gestionan, mediante el IAAVIM, con el INCAA. También el Fondo de Crédito de Misiones participa del fomento, y ha otorgado financiamiento a dos películas provinciales; y otros dos proyectos están siendo evaluados.

El Fondo de Crédito habilitó dos líneas para el sector. Uno de renovación de equipos y otro que financia producciones. 

La película del momento, “Cara Sucia” se terminó con aporte del Instituto misionero. “Es una producción del 2010 que se financió de diferentes maneras”, indicó Monsú. “Tenemos producciones como Malón, una película que se rodó en el norte de la provincia, que es de Santiago Carabante; “El silencio del cazador” que se produjo en Alem; “Selva” que también se rodó en el Norte y “El hijo” que es un largometraje”, contó. 


Una industria estratégica

La importancia de estas producciones es vital para el desarrollo social. “Llegan a nosotros las cosas de los grandes centros de producción. Pero nosotros no teníamos herramientas para hacer productos culturales que lleguen a otros círculos. Desde esa mirada, de identidad y diversidad cultural, surge el fundamento de una ley de producción audiovisual”, relató Monsú. 

El Instituto funciona con un directorio que representa a varios sectores. A su vez, existen nodos en los cuatro puntos regionales de Misiones (Norte, Uruguay, Paraná y Sur). Y se funda en un registro de productores que votan las decisiones a tomar cada tres meses. 

“El IAAVIM tiene un consejo con siete bancas y quienes pueden presentar proyectos son los inscriptos en el REPA (registro de productores audiovisuales)”, explicó. 

Para presentar proyectos, se puede ingresar a la página web (iaavim.misiones.gob.ar) “Tenemos proyectos de San Pedro, El Soberbio, Puerto Rico, Alem, San Javier, San José”. 

“Se pueden presentar variedad de proyectos, porque nuestra ley abarca conservación, comercialización, archivo, difusión, capacitación, investigación y fomento. El fomento desde lo comunitario y lo industrial. Pueden presentar proyectos de cualquier tipo en el marco de la ley. Como máximo se financia el 70 por ciento del proyecto y se impulsa el trabajo asociativo”, explicó. 


Uno de los roles del IAAVIM es la exploración de mercados para los productores y proyectos misioneros. En estos cuatro años se participó en once mercados nacionales e internacionales.  Miami, País Vasco, varias ciudades de Brasil, entre otros.

Monsú contó: “Estamos buscando que los productores de la provincia establescan sociedades con Paraguay y Brasil. También acompañamos desde la producción los proyectos que pueden lograr financiamiento nacional para que puedan ganar”. 

Para este segundo semestre, desde el Instituto se están impulsando dos proyectos industriales “Una sola primavera” y “La frontera del tiempo”. Nos demandan 1,2 millones de pesos, pero traen a la provincia ocho millones de pesos”, explicó Axel. 

Estas producciones son las que más tiempo demandan, pero luego logran acceder a circuitos de comercialización internacionales, como salas de cine, Netflix o la televisión. “Con la misma calidad técnica, haces un documental y lo colgás a youtube, pero cuando quieras entrar con esa obra a un circuito comercial, no vas a poder llegar a esos canales”. De ahí la importancia de tener un Instituto que acompañe las producciones locales, no sólo financieramente, sino también en asesoramiento y apoyo fuera de la frontera provincial. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password