ELLAS DECIDEN, ENTREVISTAS

¿Y si miramos a China?

¿Y si miramos a China?
Compartí este articulo en:

De pequeña se quedaba atrapada en los sonidos misteriosos de la ópera de Pekín, con los que el canal estatal misionero cerraba las programaciones. Esa fascinación la acompaña hasta ahora. Apenas terminó de estudiar emprendió el viaje hacia el lejano oriente, apenas un par de días después de la muerte de Néstor Kirchner. Vivió allí casi cuatro años. Aprendió su cultura, sus modos de hacer negocios y qué productos pueden ser atractivos para comprar y vender. Vuelta a la Argentina, Viviana Tabares se dedica a establecer los hilos para que empresarios y emprendedores argentinos puedan entrar a un universo nuevo de importación y exportación con China, la única economía que crecerá este año, en medio de la pandemia, que rara paradoja, tuvo su origen allí. Ese universo es inabarcable: las importaciones acumuladas de bienes de China superarán los u$s22 billones durante la próxima década, y el país está acelerando su apertura a pesar de la pandemia mundial de coronavirus, dijo el presidente Xi Jinping

Tabares asegura que el mercado chino es un enorme imán para las exportaciones, pero ella recomienda evitar las commodities y enfocarse en generar valor agregado para poder competir en mejores condiciones. También revela que es el momento ideal para importar productos a bajo precio y eludiendo los impuestos a la compra de dólares, ya que con China se puede comerciar en pesos-yuanes, lo que reduce costos y acelera procesos. 

Sus clientes en Misiones son varios. Empezó con Bolsaplast, que importó maquinaria para la fábrica de bolsas. Pero también trabaja con exportadores de carne, cítricos y otros productos. Explica que los costos logísticos internos en la Argentina traban el impulso del intercambio, pero que de todos modos, hay buenos precios para importar insumos de construcción y maquinaria. La clave está en los impuestos: van de 2,5 a 10 por ciento, depende del destino de la importación, si es para comercialización o industria. Los más caros, de todos modos, están en los textiles, una industria que la Argentina protege con aranceles. 

Tabares también tiene negocios con industrias dentro del Parque Industrial de Posadas y tiene pedidos para importar motos eléctricas y monopatines, el boom de la movilidad urbana en el mundo. Llamativamente, en su cartera de negocios también hay tableros de MDF y aberturas de aluminio. Para tomar dimensión de la diferencia de costos, revela que una pieza de cerámica china se puede conseguir, con impuestos, a quince pesos. En Misiones se vende a 150. 

“En un mercado como este, el empresario debe dejar de pensar en chiquito y apuntar a largo plazo. Hay que buscar nichos porque tenemos la materia prima, pero debemos salir de las commodities, salir de lo típico de vender la madera sin tratamiento, de vender yerba o té. Para tener competitividad debemos agregar valor”, explica. 

Tabares asegura que hay talento en las empresas y las industrias locales, muchas concentradas en los Parques Industriales, pero que se debe cambiar el chip y capacitarse para negociar con los mercados internacionales. “No se sabe cómo liquidar exportaciones e importaciones y se pierde tiempo y dinero. Hay pocos estudios contables y los que hay cobran mucho. Nos falta mucho y hay poco tiempo”.

Misiones está ante una oportunidad histórica de transformarse en territorio aduanero especial ¿Qué puede pasar?

Te voy a comentar de un caso de dos ciudades de China, que empezaron así, con impuestos casi cero. En la famosa Cantón donde se hace la feria Cantón, se hizo un polo industrial casi libre de impuestos apuntado a diferentes empresas de impacto tecnológico. Eso mismo se replicó en Shenzhen, que es la Silicon Valley de Asia. Qué es parecido a lo que se quiere hacer acá. Entonces, gracias a que se liberaron impuestos se pudo atraer a inversores que impulsaran industrias. El modelo chino ¿qué hizo?, Copió, pegó, mejoró y hoy es diseñado, ese fue el objetivo de China, diseñado. Gracias a eso, a que se desarrollaron muchas industrias se empezaron a desarrollar muchas ferias de negocios con el mundo. Posadas es el lugar ideal para las ferias, si se llegan a desarrollar ciertas industrias, se pueden desarrollar ferias, ese tipo de exposiciones, para exportar e importar, igual que la feria de Cantón. La feria de Cantón empezó así, muy chiquitita, reflejando el desarrollo de las industrias locales, después vieron que era una vidriera muy importante, que atraía, porque está cerca de Hong Kong, que es una ciudad que si bien es China, es cosmopolita. Que termina siendo un punto de atracción para el desarrollo de negocios, para importar, para mostrar y para exportar. Entonces, esa creo que es una de las cosas importantes que se puede desarrollar en Posadas, más que nada por estar cerca de Paraguay y Brasil, más que todo lo hecho en Argentina tiene un plus. Nosotros tenemos mucha materia prima, con la calidad y la capacidad que tiene el argentino, que no lo tiene la región, yo no lo he visto, y he viajado mucho, he estado en contacto con muchas formas de resolver problemas y demás. Te voy a dar un caso puntual de acá: “Venden bazar, pero dentro de la cadena de comercialización está el importador, el distribuidor, el house sailer que es una especie de mayorista distribuidor. Hoy ellos quieren desarrollar, quieren comprar máquinas para producir y empezar a comercializar su producto en su propio bazar. Eso es una de las cosas positivas que facilita esta apertura, traer maquinaria prácticamente a cero costos, sacar al producto y venderlo afuera”.

¿Consideras que Misiones puede dar ese salto?

Es un salto de calidad, calidad en productos, salto en el desarrollo de nuestras industrias y ojalá un salto de las típicas commodities. Se está incentivando las plantaciones de bambú, también han pedido maquinarias para el desarrollo de muebles de bambú, entonces, hay una línea siempre para encontrar y salir de lo típico de vender la madera y evitar los costos de los intermediarios que en un producto tan básico como un commodity,  te deja fuera de competitividad. Hay que empezar a mirar cómo hacer los negocios de manera directa desde Argentina. Después se puede aprovechar la cooperación o asistencia técnica: si vos necesitas que los chinos te asesoren, o te brinden cooperación, o te brindan asistencia técnica para el impulso de tecnología. En el caso de la gente de acá que necesita en el área audiovisual, cinematográfico y demás, que están en cero, querían utilizar era apoyo técnico, entonces se presentaron proyectos. Lo que falta acá es abrir la cabeza, quiero hacer esto y necesito hacer esto. Faltan proyectos, no hay proyectos, desarrollar la industria del reciclado de plástico, de pisos plásticos, hay tanto para hacer, paneles solares, no sólo para autoabastecimiento, todo lo que tenga que ver con energía verde, con reciclado y demás, tiene excepción impositiva para importar. 

El lejano oriente, es el rumbo a mirar entonces… ¿China es la salida?

China es una salida porque se evita el dólar, se utilizan los yuanes para las transacciones. Un yuan son 12 pesos. El empresario de acá está acostumbrado a los dólares, así que ese cambio, no sé si le favorece tanto a los exportadores. Pero a los importadores sí, muchísimo, más fácil, más barato, dentro de los cupos.

¿De cuánto son los cupos?El equivalente a 50 mil dólares a valor oficial, que no es el del Banco Nación es un poquito más barato. Hay que empezar a abrir la cabeza y dejar de pelear para competir en los mismos rubros, empezar a desarrollar algunas cosas pensando no en vender al misionero sino a pensarlo como centro de distribución, porque al desarrollarse nuestra zona aduanera eso es lo que vamos a ser. Está bien pensar en vender al posadeño, pero hay que empezar a abrir, a vender como centro de distribución, vender a Paraguay a Brasil y a todo lo que es Nea, es muchísimo lo que hay para desarrollar.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*