Baja de tasas: golpe a las familias y ¿más recesión?

Compartí esta noticia !

(Consultora Analytica) El BCRA redujo la semana pasada, por tercera vez, la tasa de interés de referencia, llevándola a 50% (TNA) desde el 60% previo. En los hechos, significa mantener una remuneración real negativa en el marco de la sostenida desaceleración de la inflación. La decisión de política económica es clara: seguir licuando los pasivos remunerados de modo de sanear el balance del Banco Central, condición necesaria para levantar el cepo cambiario.

• Sin embargo, esta hoja de ruta tiene incidencia también sobre otras variables. En particular sobre las finanzas de las empresas y las familias y, en consecuencia, sobre el nivel de actividad económica.

• El recorte de tasas reduce los ahorros de las familias y les quita capacidad de consumo, lo que profundiza la recesión.

• Para ver estos impactos, en este Mirada se analiza la evolución de los stocks

financieros netos de empresas y familias desde diciembre de 2015.

Puntualmente, medimos los depósitos remunerados, las tenencias en fondos comunes de liquidez inmediata y los préstamos tanto de las firmas como de las familias. Adicionalmente, contemplando las tasas activas y pasivas, calculamos la posición neta de intereses de cada categoría para determinar si la reducción de tasas afecta negativamente al sector privado en su conjunto o solamente a alguna de sus dos partes

.

• Como primer resultado, se observa que el stock financiero neto de las familias se redujo $0,60 billones durante la presidencia de Mauricio Macri, en tanto aumentó $4,53 billones en la de Alberto Fernández. Este último resultado está muy influenciado por el masivo proceso de digitalización de las transacciones financieras dadas las restricciones a la movilidad y las políticas paliativas asociadas a la pandemia. De todas formas, en ambas presidencias se repitió un patrón: el cobro y pago de intereses significó un pérdida neta de riqueza de los hogares.

Te puede Interesar  Deuda: El Ministerio de Economía dispuso la emisión de un boncer y dos dólar linked

Desde la llegada de Javier Milei el stock financiero neto de las familias se redujo en $1,66 billones, principalmente por la fuerte caída en enero y febrero, tanto en la comparación mensual como anual. Sin embargo, la diferencia entre el cobro y pago de intereses dejó un saldo positivo de $0,5 billones. 

• Tras cuatro bajas consecutivas de las tasas de política monetaria y la eliminación de la tasa mínima para los plazos fijos, la cuenta de intereses neta de las familias es neutra. Es decir, los intereses que generan los activos son casi iguales a los que pagan los pasivos. 

Una reducción adicional de tasas implicaría que las familias disminuyan sus ingresos corrientes, afectando aún más su capacidad de consumo. 

Ahora, veamos qué sucede con las empresas. Su stock financiero neto creció tanto con Macri como con Alberto Fernández, $11,81 y $14,15 billones respectivamente. 

No obstante, fue diferente el saldo de los intereses. Entre 2016 y 2019 las firmas perdieron $9,94 billones por ese concepto, mientras que en los cuatro años siguientes ganaron $30,89 billones. 

Una nueva combinación se produce desde la asunción de Milei: el stock de pesos neto de las empresas se reduce $3,66 billones, pero por intereses aumenta $5,18 billones. 

Los hogares están en terreno neutro, las firmas reciben transferencias positivas de sus cuentas de inversión por $0,95 billones mensuales, un 7,2% de la base monetaria. Dicho de otra manera: para los planes del gobierno, la licuación en las empresas todavía no es suficiente. La política del Banco Central impacta fuertemente sobre los ahorros de las empresas y, fundamentalmente, de las familias. 

Te puede Interesar  La autopsia de Sturzenegger: por qué fracasó el plan económico, según el expresidente del Banco Central

En una macroeconomía con controles cambiarios, muy bajo dinamismo de crédito comercial, y caída de los salarios y las ventas, es de esperar que la reducción en los ingresos corrientes a partir de la baja de tasas profundice la recesión. Esto es así por dos motivos fundamentales, que se retroalimentan: 

  • En un contexto de desaceleración de la inflación, el Gobierno reduce las tasas para mantenerlas en terreno negativo y coordinar las expectativas a la baja. Pero esa decisión también impacta negativamente sobre los intereses que perciben los ahorros de las familias. Al final del día, las familias tienen menos disponibilidades para volcar al consumo, y la recesión continúa. 
  • En un escenario de tasas negativas y pérdida de rentabilidad financiera para bancos y empresas, la apuesta del Gobierno es que la actividad económica sea dinamizada por el crecimiento del crédito a la inversión y al consumo. Sin embargo, haber recortado los ingresos de las familias, la demanda de crédito para consumo puede reducirse, lo que también dificulta revertir en el corto plazo la recesión. Un espejo de lo que sucede con las firmas, la caída de la demanda desincentiva la inversión y en consecuencia la necesidad de financiamiento.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin