Disparada del dólar: el gradualismo ha comenzado a desvanecerse

Compartí esta noticia !

El Banco Central vendió en dos días la histórica suma de USD 2.500 millones para poder sostener el dólar en $20,25 en el canal que importa que es el mayorista, y aun así la divisa norteamericana se disparó hoy 30 centavos. La diferencia es que hoy dejó correr un poco la cotización puesto que a nivel regional la suba del dólar es importante, al mismo tiempo que convalidó la suba de tasas en los mercados secundarios de Lebacs (28%TNA la tasa corta de Lebac) y marcó la cancha al inicio de la rueda subiendo las tasas de interés con postura de ventas en dicho mercado.
Para entender la causa de semejante intervención del BCRA, nos tenemos que remontar por un lado a la pésima decisión y timing de intervención que la jefatura de gabinete realizara sobre la máxima autoridad monetaria en diciembre último, un mes donde la divisa se depreció más del 7% cuando hasta noviembre sólo había corrido un 9,3%. Esta presión alcista, lejos de tranquilizarse se acentuó mientras el BCRA enviaba pésimas señales al mercado bajando la tasa en enero. A partir de allí se perdió control, no solo de la inflación agitada por la fuerte suba del tipo de cambio, casi 8% en los  2 primeros meses de 2018 sino también por el fuerte ajuste de tarifas y el nivel de emisión que prácticamente quedó igualado a los últimos 2 años de la gestión kirchnerista. Semejante combo, no sólo se llevó puesto las metas incluyendo la inflación núcleo, sino que obligo al BCRA a comenzar una fuerte intervención cambiaria vendiendo más de USD 2.000 millones en reservas en marzo para anclar el tipo de cambio. Sucede que la flotación cambiaria en un contexto de casi 9 puntos de inflación acumulada en el año obliga a salirse del manual para evitar una disparada peor en los precios. 
Sin embargo, y a pesar de que abril comenzó bastante más tranquilo que marzo, se habían vendido menos de USD 400 millones en 21 días, la semana pasada comenzó una fuerte suba de tasas en los Estados Unidos donde la de 1 año tocó máximos en los últimos 10, con una tasa a 10 años de los bonos del Tesoro llegando al 3% lo cual le asestó un duro golpe al timing de la estrategia del BCRA de anclar el dólar para bajar la inflación, es decir, la suba de las tasas estadounidenses gatilló una salida de capitales desde mercados emergentes hacia el refugio del dólar y todas las monedas de la región se depreciaron.
Para colmo de males, nuestro país quedó muy expuesto por haber legislado el impuesto a la renta financiera para los fondos del exterior castigando el ahorro, y la alta exposición que tenía el mercado en Lebacs (con un stock que llega al 11% del PIB) y las dudas en torno a si el BCRA tiene el control de las tasas de interés para combatir la inflación, en una economía con un déficit de cuenta corriente externa del 5% del PIB, conformó una semana letal con todas en contra. En definitiva se termina vendiendo el 5% de la reservas para anclar el dólar y bajar la inflación de corto plazo en un escenario realmente complejo, ni hablar si en el medio los países vecinos deprecian sus monedas contra el dólar frente al alza de tasas en Estados Unidos, restándole competitividad a la economía doméstica. Al menos quedó clara la pésima estrategia post 28 de diciembre, el tratar de resolver problemas de competitividad bajando las tasas y subiendo el dólar. Y como si esto fuera poco, subió el riesgo país.
En conclusión el mercado, como siempre sucede cuando no se hacen los deberes, le pasó factura al BCRA al mostrarse contrario a lo que pregonó al principio de su gestión, la lucha incansable contra la inflación puesto que cuando tuvo que subir tasa no lo hizo, sumado a la decisión de la jefatura de gabinete de poner en duda la autonomía de la máxima entidad. Así, con una excesiva oferta de bonos para financiar un déficit fiscal que no baja, provocó con la suba de la inflación, una caída muy fuerte en la demanda de dinero, es decir que ante la misma cantidad dando vueltas en la economía, la brecha entre oferta y demanda se amplió a pesar de que la cantidad de dinero apenas subió en el año. Otro tema que pasó muy desapercibido y que el mercado tomó muy mal fue que nuevamente, y por efecto tarifas, se dilató por segunda vez la aprobación de la reforma del mercado de capitales, más conocido como ley de financiamiento productivo. El mercado de capitales es fundamental para el desarrollo de una economía, sino hay facilidades para el fondeo de las PyMes es imposible que logren proyectos de inversión y el mercado de Argentina es muy chico. Además de ser clave para que el país sea declarado finalmente mercado emergente.
¿Q pasará de aquí en adelante? El BCRA deberá seguir interviniendo a fin de evitar una sobre reacción del dólar, aunque la tendencia alcista de las tasas en Estados Unidos encarece el costo de esta estrategia. Por otro lado deberá subir la tasa de referencia para asegurar que la inflación de mayo comience a marcar un rumbo bajista, en el medio de la puja por la suba de tarifas que tiene tela para rato, mientras espera que el escenario mejore a fin de poder estabilizar el dólar.
El gradualismo ha comenzado lentamente a desvanecerse y no por elección del Gobierno, sino por obligación. Los mercados internacionales empezaron finalmente a moverse en su contra.  

Te puede Interesar  La Usina Sulzer de Posadas: reviviendo el patrimonio

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin