Las cinco claves económicas de la semana que pasó: Inflación, IIBB y la 4ta aerolínea a Misiones

A continuación repasamos cinco noticias económicas de impacto local y nacional en la semana que concluyó ayer, la segunda de ese 2018 que recién comienza, más movida que la primera por lo que sucedió con el BCRA, las tasas, el dólar y el dato de inflación.
Además, Misiones ya suma su cuarta aerolínea que la conecta con otros puntos del país una condición que ostentan pocas provincias. Veamos:
# Una. La cuarta aerolínea a Misiones.
El jueves Flybondi dio el puntapié inicial para comenzar a operar al arrancar con la venta online de sus pasajes. La web www.flybondi.com colapsó en pocos minutos. La compañía empezó a vender tickets a tres destinos que operará inicialmente. Mendoza-Córdoba, Córdoba-Iguazú y El Palomar-Córdoba. El 26 de enero llegará el primer vuelo a Misiones, según la programación que ya estableció la aerolínea. La segunda novedad es que también puso fecha para volar a Posadas desde El Palomar: el 30 de abril. Así, Misiones sumará su cuarta aerolínea que la conecta con el resto del país, a saber: Aerolíneas Argentinas/Austral, LAN Argentina, Andes (se sumó el año pasado) y ahora Flybondi. Y se viene Avian Argentina en breve.
En cuanto a los precios de Flybondi, por lo que se pudo ver, ofrece tarifas interesantes, con la limitación del precio mínimo que impone el Ministerio de Transporte. Para mejorar aún más estos precios mínimos que ya ofrecen Aerolíneas o LAN Argentina, apelaron a bonificar las tasas.
Lo que no queda claro es si la empresa vende todos los asientos de cada vuelo a esos precios promocionales o hace como sus rivales, que ofrecen como “gancho” algunos asientos y el resto los van vendiendo con precios escalonados. Así, uno puede comprar asientos en un mismo vuelo por hasta el doble o el triple del valor más bajo posible de conseguir. Flybondi debería ofrecer todo el vuelo a bajo precio, para cumplir de alguna manera con su promesa de ser una auténtica low-cost. De todas formas, más allá de las tarifas -que son bastante buenas- la llegada de una nueva aerolínea es bienvenida. Además, Posadas sumará la segunda aerolínea regular (hasta ahora solo tenía Aerolíneas/Austral), algo que no sucedía desde la quiebra de LAPA.
# Dos. La inflación de diciembre por las “nubes”
El dato de la inflación de diciembre se conoció el jueves y superó estimaciones previas. 3,1 por ciento y 24,8% para todo 2017. Hacía ya mucho tiempo que Sturzenegger había prometido que la inflación estaría por debajo del 1,5% mensual. Aunque también hace ya tiempo que se reconoció que la política monetaria no está acertando a la fórmula o más bien, no es suficiente para frenar la inflación en la Argentina.
La mayoría de los especialistas dicen que es una tarea que debe incluir, principalmente, el control del déficit fiscal. De todas maneras, el revuelo vino antes con el cambio de metas de inflación del BCRA, presentado conjuntamente en conferencia de prensa con Marcos Peña-Nicolás Dujovne. Y más temprano en la semana, la decisión del BCRA de empezar a bajar la tasa de interés en línea con la nueva meta inflacionaria. El gato de Sturzenegger no casa ratones. Y encima cuesta una fortuna en intereses pagados, en bicicleta financiera y en desaliento a la actividad productiva.
# Tres. ¿Quién maneja a quién? ¿El mercado a Sturzenegger o viceversa?
En una decisión cargada de expectativa, el martes el Comité de Política Monetaria del Banco Central decidió bajar la tasa en apenas 75 puntos básicos y sorprendió al mercado, a los analistas y a buena parte del Gobierno y la oposición. Es que todos esperaban que el BCRA, admitiendo ya que la inflación es y será más alta de lo que prometía, iba a empezar a bajar más las tasas, en al menos el doble, que sería 150 puntos básicos (equivale a 1,5%).
Sin embargo, quedó flotando una pregunta. ¿Podría Sturzenegger, si lo desea, bajar más la tasa sin tener una fuerte suba del dólar? Hay que tener en cuenta que las LEBACs en poder de bancos e inversores alcanzan a 1,1 billón de pesos (millones de millones) y una oscilación brusca en los rendimientos pagados, haría que muchos “vuelen” al dólar, disparando la cotización.
#Cuatro. El dólar bajó tras la decisión por las tasas.
El otro dato económico de la semana fue que, a partir de la decisión del BCRA de bajar las tasas menos de lo esperado, el dólar reaccionó retrocediendo.
En las casas de cambio de Posadas, el dólar cedió 20 centavos el martes (día de la reunión del COPOM) y en la mañana del miércoles se cotizó a $19,60 para la venta. La divisa norteamericana había llegado a los $20 en las dos agencias de cambio locales el martes antes de conocerse la decisión del Banco Central sobre la tasa de interés de referencia. Luego de la noticia de que la baja en las tasas era de apenas 75 puntos básicos (equivale a 0,75%) el dólar empezó a ceder terreno. Las perspectivas -por ahora- son de un verano tranquilo en el rubro cambiario.
# Cinco. Recalibrando Ingresos Brutos  
En la Argentina del gradualismo, del paso a paso, cualquier retoque en los impuestos es susceptible de ser retocado nuevamente ante las quejas de los contribuyentes (o más bien los representantes de los mismos). Pasó con la reforma tributaria “light” de Dujovne, que dio marcha atrás con gravámenes al vino y otras bebidas alcohólicas.
Esta semana fue Rentas la que de alguna manera dio marcha atrás con sus nuevas alicuotas de Ingresos Brutos, alumbradas a partir del Pacto Fiscal que le manda a reducir a la mitad la presión tributaria en un plazo de cinco años.
Las cámaras empresariales saludaron la medida, tras el malestar que le había generado las nuevas alícuotas dispuestas por Miguel “Pimpi” Thomas, que aumentaban la presión en el comercio y los servicios, y la reducían en la industria.
Para entender mejor por qué las marchas y contramarchas, tanto a nivel nacional como provincial hay que tener en cuenta el contexto. La Argentina tiene una presión tributaria altísima. La Argentina no crece hace cinco años, no genera empleo suficiente, no recibe inversiones significativas. Es un país caro e inviable, como comprobamos quienes vivimos en Posadas, con el dinamismo paraguayo enfrente. Esto obra a favor de bajar impuestos.
Pero al mismo tiempo, la Argentina necesita todos y cada uno de los pesos que entran por la recaudación tributaria de la AFIP, al mismo tiempo que la provincia necesita de lo que recauda Rentas, uno de los mejores fiscos provinciales del país por su capacidad para generar recursos.
Y así estamos. Con reformas light, que encima se modifican apenas anunciadas. Porque el peso que se le alivia al sector productivo, es un peso que se necesita del otro lado de la mesa (el fisco). Y todo esta muy fino, muy empatado, y casi no se puede hacer nada importante, que cambie la suerte económica de un país encerrado en una trampa de la que es difícil salir. Salvando las distancias, algo parecido sucedió con la Convertibilidad en la segunda mitad de los 90. Todo el mundo sabía que había que salir, conceptualmente no había grandes dudas. Pero claro, salir implicaba un costo político, social y económico. ¿Cómo se resolvió? A mejor estilo argentino.
Es decir, ningún político le pone el cascabel al gato. Primó el “siga-siga”, hasta que en algún momento la bomba explotó con la crisis de 2001. Esa crisis, realizó los ajustes en forma drástica que los políticos no pudieron acordar en forma gradual, y la Argentina se alivianó, adquirió músculo productivo, gran capacidad instalada, mucha necesidad de trabajar. Y todo eso se alineó con precios de los commodities (soja) por las nubes, en un máximo histórico. Los planetas se alinearon y la Argentina tuvo el ciclo de crecimiento más vigoroso de la historia. El de los superávit gemelos (fiscal y comercial).
#Cinco.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password