Movimiento Evita y TTT: No se puede ajustar con el hambre de millones de argentinos y argentinas

Compartí esta noticia !

Desde fines de diciembre del 2023 los comedores y merenderos populares de todo el país están en emergencia alimentaria. No reciben insumos del Gobierno nacional y se triplicó la cantidad de personas que se acercan a los espacios comunitarios en busca de alimentos.
Las organizaciones sociales y movimientos populares que los sostienen con mucho esfuerzo, denuncian constantemente que el gobierno no entrega las partidas presupuestarias aprobadas para los programas alimentarios.

Mientras, las organizaciones sociales, Cáritas, iglesias y centros comunitarios hacen malabares para paliar el hambre. En ese sentido, la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Utep), junto a los abogados del Cels, presentaron un recurso de amparo solicitando que la Justicia ordene al Ministerio de Capital Humano, a cargo de Sandra Pettovello, que entregue inmediatamente alimentos a comedores comunitarios, ante la “grave situación de hambre existente”, que afecta a millones de personas.

En el texto judicial se remarca que existe el presupuesto, tanto nacional como del Programa de Naciones Unidas; “pero la inacción política genera que muchísimas personas no puedan acceder a un plato de comida diario”, enuncia el escrito rubricado por el secretario general de la Utep, Alejandro Gramajo, entre otros.

“Sabemos que el Estado tiene las partidas presupuestarias para reforzar la alimentación; pero no las ejecuta, algo similar pasó con las cajas navideñas, que estaban en depósitos de Desarrollo Social, pero que la ministra Pettovello no entregó a las familias.

El secretario general del Movimiento Evita Misiones, Martín Sereno, reforzó el pedido de amparo: “los programas sociales no serían efectivos si no existieran las organizaciones sociales, sus cocineras y trabajadoras socio comunitarias”.

Recordó que actualmente son 10 millones de personas las que se alimentan en comedores populares del país, y conforman el 25% de la población argentina. Sin embargo el Gobierno cortó la asistencia alimentaria para todos y todas.

“Eso es inhumano. Entonces ¿de qué ajuste a la casta habla el presidente Milei? Se ajusta a los más pobres en una actitud criminal. La necesidad y urgencia hoy son solucionar el problema del hambre porque para muchísimas familias la comida de los comedores es el único alimento con el que cuentan”, aseveró Sereno, dirigente del partido político Tierra, Techo y Trabajo.

“La comida no puede ser una variable de ajuste”

La situación alimentaria es grave para la mayoría de los ciudadanos; pero impacta especialmente en los barrios populares, por eso la Conferencia Episcopal Argentina advirtió que “millones de familias en el país tienen problemas para alimentarse, y la comida no puede ser una variable de ajuste”, pedimos que los comedores como otras instituciones sociales y religiosas, reciban asistencia sin dilación para que la situación no profundice la crisis alimentaria”.

En Misiones, la asistencia de mercaderías llegaba mensualmente desde Nación a comedores y merenderos que coordinan las organizaciones sociales en los barrios populares. La última vez que recibieron fue en noviembre.

En todo el país el Movimiento Evita sostiene más de 3.000 comedores y merenderos donde comen más de 200 mil personas. En Misiones funcionan en unos 60 municipios, y en la mayoría, además de alimentos, brindan apoyo escolar y actividades recreativas para niñas, niños y adolescentes.

En Posadas, la agrupación Mujeres Valientes, del Evita, se ocupa de comedores y merenderos en 20 barrios donde se brindan almuerzos y meriendas, y en algunos podían proporcionar desayuno y cena.

“En la mayoría de los barrios atendemos entre 60 y 150 familias, lo que suma un total de más de 100 comensales. Pero desde hace seis meses, comenzaron a mermar las mercaderías, y apelamos a la colaboración de vecinos y a la organización del Evita. Sin embargo esa falta de insumos, provocó la suspensión de algunas postas alimentarias, porque con los recursos limitados, cada vez resulta más difícil. La alternativa es gestionar ollas centralizadas en barriadas que no cuentan con otros servicios”, explicó la referente del Evita, Paula Ávalos.

Algunas barrios posadeños donde el Evita sostiene los espacios en Posadas son Lapachitos, Oleritos; Unión; Evita; Las Dolores; Belén; Néstor Kirchner; Itá Verá; A4; Tacuarita; Ex Hipódromo; Prosol 1; Itaembé Guazú; Chacra 139; El Porvenir y barrio Alto Bella Vista.
Nueve funcionan con merenderos y otros se abastecen a través de la Ley de Emergencia Alimentaria, junto con donaciones, huertas y ventas de productos artesanales. 

Además, en barrio San Jorge, de Posadas, funciona el merendero “Nelita”, en homenaje a la querida militante del Evita, Nelly Duarte, que falleció hace un año.

Está a cargo de su hermana María Eva y su sobrina Florencia Duarte Fernández, que ayuda junto a Romina Acosta y otras compañeras, con clases de apoyo, y dan la merienda a más de 15 chicos dos veces por semana, con apoyo del Movimiento Evita y donaciones de la comunidad.

Te puede Interesar  Entregaron 31 camionetas y 2 autobombas nuevas para la Policía de Misiones

Crítica situación en todos los municipios

En todos los municipios la situación es muy crítica: Candelaria, Mártires, Campo Viera, Wanda, Delicia, Iguazú, etc. En Bonpland hay tres merenderos, uno funciona en el EPI “Dejando huellas”, que brinda desayuno y merienda a más de 60 niños -con recursos del Evita porque dejaron de recibir mercaderías- y durante el período escolar, esta cantidad aumenta. Pero los del barrio Norte y Este, concurrían más de 50 niños en cada uno, están parados por falta de alimentos.

Por ese motivo, la concejala del bloque de TTT, Noelia “Tani” Piñeiro, presentó un pedido a la municipalidad de Bonpland para que se reactive la entrega de insumos a través de la Ley de Emergencia Alimentaria vigente y  promovida en Diputados por TTT.

En Puerto Leoni funciona un comedor en barrio Santa Rosa, a cargo de la concejala del bloque Tierra, Techo y Trabajo, Yésica Zabal. Por la crisis sólo brinda alimentos una vez por semana y con mercaderías que proveen militantes del Evita desde las unidades productivas. Son más de 60 familias que retiran el almuerzo.

Además hay seis merenderos ubicados en barrios Parque Industrial, comen 70 niñas y niños gracias a la solidaridad de la comunidad que acerca insumos a la coordinadora, Isabel González. El del barrio Ñande Roga lo atiende Gricelda Fernández, y concurren más de 50 niños y niñas; en Don Bruno hay dos merenderos, de uno se encarga Silvia Presti, con 60 niños y niñas y del otro, Sonia Gómez, que recibe a más de 50.

En Colonia Flora se alimentan 55 niños, a cargo de Laura Ríos y en Colonia Los Teales, Olga Cordobés, se ocupa de alrededor de 60 chicos y chicas. 

En Gobernador Roca, cuya referente es la concejal, Nidia Pintos, el cuidado de las infancias es el fruto del trabajo de numerosas mujeres bajo la premisa desde hace 8 años que “con amor siempre es posible brindar lo mejor de cada una de nosotras”.

Cuentan con cuatro merenderos donde 36 trabajadores de la economía popular se ocupan de desayuno y merienda para niños, niñas, adolescentes y adultos mayores que concurren al merendero “Los ángeles”, del Lote, comen más de 80 personas, y 60 en “Todos por los chicos” del barrio Exaltación de la Cruz; en Roca Chica el merendero “San José” brinda alimentos a más de 50 niñas y niños, y en el Espacio de Primera Infancia “Un Futuro Mejor” sirven desayuno y merienda a 60.

A la merienda se suman clases de apoyo escolar y deportiva con vóley y fútbol. “A pesar de la difícil situación económica, tratamos de asistir con la merienda”.

No reciben ayuda de la Ley de Emergencia Alimentaria, y los solventan desde el Evita y la Cooperativa Del Pueblo Evita Ltda, que preside Nidia Pintos.

Alimentos y apoyo escolar en los barrios

En Jardín América los espacios comunitarios del Evita funcionan desde el 2016. Actualmente, la agrupación “Somos lo que hacemos”, cuenta con un comedor popular y dos merenderos.
Brindan alimentos en barrio Hermoso y Capilla y también clases de apoyo escolar. “Se mantienen por el aporte voluntario de las compañeras y compañeros, y contamos con la colaboración de una panadería del barrio 140 Viviendas que dona semanalmente panificados y facturas que ayudan mucho”, explicó una de las referentes del Evita, Cristina Ferreira.
A los espacios comunitarios concurren más de 30 niños y niñas. De los merenderos se ocupan Antonia Giménez, Angélica Martínez, Mariana Batista, Víctor Cardozo; y de los comedores, Luis Kuzuk, Patricia Peña, Araceli Barbosa y Laura Aguirre.

La otra agrupación del Evita en Jardín, “Por amor a vos”, cuyo referente es Fernando Guzmán, coordina 18 merenderos, pero cinco ya no funcionan por falta de insumos.

Desde hace más de seis meses no reciben mercaderías de Nación, ni el aporte de la Ley de Emergencia Alimentaria. “La crisis impactó de manera brutal y nos obligó a organizarnos de otra manera con los  comedores y merenderos que quedan”.

Los que están activos en diferentes barrios, tienen cada uno, una persona responsable y asisten unos 580 niños y niñas, y algunos adultos.

Por otro lado, la referente Carina Penayo coordina dos merenderos y un comedor; Soledad Franco dos merenderos, y otros dos están a cargo de Leroy y Claudia, de Colonia Oasis.
“Sabemos que gran parte de nuestro pueblo está pasando angustia y necesidad, y por eso redoblamos nuestros esfuerzos para brindar al menos una comida digna por día. Tratamos de ser un sostén para quienes más lo necesitan. Sabemos que nuestro trabajo es limitado y que la solución de esta crisis económica, depende de las políticas del gobierno. Mientras tanto, no aflojamos para aliviar el hambre”, indicó el dirigente.

Estas iniciativas se sostienen por la colaboración activa del grupo de trabajo; la obtención de fondos para las compras se logra con donaciones de negocios locales, y las militantes también contribuyen desde sus unidades productivas.

Te puede Interesar  Un fin de semana a puro mate se vive en La Rural de Palermo

La labor de los merenderos, además de alimentos, también contribuye al desarrollo integral de la comunidad mediante actividades educativas y recreativas.

Concejalas piden a los Municipio que cumplan

Para paliar la crisis, el Movimiento Evita de Hipólito Yrigoyen una vez por semana efectúa alguna venta grande para solventar a comedores y merenderos, o buscan donaciones, porque las mercaderías de la Emergencia Alimentaria en ese municipio nunca se entregaron. A pesar de que se presentaron varias notas que no tuvieron respuestas.

“Por la crisis tuvimos que espaciar los días y en vez de tres veces por semana, servimos la merienda solo un día, y cada vez son más los niños y niñas que concurren en busca de alimentos. En cuanto a las mercaderías que venían desde Nación hace más de tres meses que no llegan”, explicó la concejala de TTT, Lucía Schumacher, que volvió a reclamar al municipio de Yrigoyen que se reactive la emergencia alimentaria.

El promedio total de población de los tres merenderos es entre 100 y 150. En el barrio San Miguel, Florencia Cardozo, Gricelda López y Dalila Cabrera preparan y sirven la  merienda a 60 chicos; en el El Solar trabajan Nancy Kierolenko, Adriana Sanabria y Silvia Zabal con más de 30 chicos y en el merendero del barrio Cristóbal Copa asisten 50 chicos y chicas, a cargo de Belén Benítez, Liz Amarilla y Flavia Benítez.

En Azara, la Cooperativa Manos Productivas, presidida por María Belén Cardozo, coordina nueve merenderos y cinco comedores populares.

Por el aumento de los insumos, en este momento sólo cuentan con leche y cereales para la merienda de más de 35 chicos y chicas que concurren una vez por semana.

Los comedores funcionan en espacios públicos como el playón, y los merenderos en viviendas particulares de militantes del Movimiento Evita, la merienda y el almuerzo lo preparan las compañeras de la organización popular.  

“Estamos haciendo lo imposible para poder cumplir y que no falten los alimentos en comedores y merenderos del Evita, porque desde hace siete meses no recibimos mercaderías de la provincia y se cortó la ayuda de Nación. Hacemos ventas, los vecinos ayudan; pero está muy difícil el tema, ojalá que el gobierno reaccione y no deje desprotegida a nuestra gurisada. Seguimos luchando para que por lo menos tengan una taza de leche, pan con dulce o tortas fritas en las meriendas. También seguimos dando clases de apoyo escolar, porque sabemos que es una tarea necesaria”, remarcó Nelson Dos Santos, referente político del Evita y TTT en Azara.

“Nación cortó los insumos y la provincia los retacea”

La responsable del nexo entre Nación y el Movimiento Evita es Carla Pipke, que distribuye insumos en la zona Centro y Sur, a un total de 135 entre merenderos y comedores comunitarios; mientras que en la Zona Norte lo hace la secretaria adjunta del Evita, Carolina Cordero.

“La última entrega que recibimos de Desarrollo Social fue en octubre del 2023, y con menos cantidad que en años anteriores, cuando venía un camión por mes, después uno cada tres meses, y últimamente dos camiones por año, y tampoco mandaban mercaderías esenciales. Por ejemplo llegaba leche, pero no azúcar ni harina, el último mes recibimos lentejas, porotos, yerba, leche y aceite. Por eso en algunos casos mantenemos los espacios comunitarios con el aporte de la Ley de Emergencia Alimentaria; pero la provincia envía cereales y azúcar cada tres meses. O sea poco y de manera discontinua. Además, en el interior no reciben todos porque los intendentes no cumplen con la ley que está vigente y que conocemos bien, porque es autoría de nuestro dirigente Martín Sereno”, afirmó Carla.

Mientras que la responsable del Norte, sostuvo que en la zona funcionan 66 comedores y merenderos en los que se brinda poco más 1600 almuerzos y 3000 meriendas con aportes propios, y notan que cada vez hay mayor necesidad y afluencia en los espacios.

“Todos se mantienen; pero hubo que reducir la frecuencia de días. Actualmente los aportes de la Emergencia Alimentaria sólo llegaron a Andresito; y el año pasado hubo muchas interrupciones, y la mayoría- la provincia sólo cumplió con cinco- no recibió nunca”, destacó Carolina.

Sostuvo que en general sus compañeros hacen ventas de productos; rifas o reciben donaciones, y en los espacios donde se brindan almuerzos, se aportan verduras y frutas de las huertas; pero “con la devaluación y el aumentos de precios de los alimentos, sostenerlos se está volviendo cuesta”, dijo.

De los 14 municipios del norte, sólo seis recibían aportes de la Emergencia el año pasado y no todos los meses”, cuestionó la secretaria adjunta del Evita Misiones.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin