Saguier: “Entendemos que el DNU está vigente y estas reuniones de precio del INYM no se ajustan a derecho”

Compartí esta noticia !

El empresario Víctor Saguier, presidente de la Cámara de Molineros de Yerba Mate (CMYMZP) habló con Economis sobre como esperan sea el 2024 los industriales y los desafíos que enfrenta el sector yerbatero. “Estamos notando una ralentización o una disminución en las ventas” dijo, aunque se mostró optimista porque el clima ha sido benigno y se anticipa una cosecha más elevada que los dos años anteriores.

Saguier forma parte de la familia fundadora de la yerbatera Amanda, ubicada en Apóstoles y es la principal exportadora de yerba mate de la Argentina. Pero en la cámara representa los intereses de muchas firmas similares, muchas de ellas muy conocidas por su consumo cotidiano por parte de los argentinos.

Al ser consultado como impactan las medidas de “sinceramiento” que lleva adelante el Gobierno nacional, Saguier explica que “a todos, esta situación del país nos está afectando. Depende del sector de diferentes maneras, pero creo que nos está afectando en el sentido de que estamos notando una ralentización o una disminución en las ventas. Y ese es el gran desafío que nosotros tenemos. Queremos ser optimistas en cuanto a digamos a la presente campaña porque hemos sorteado casi tres años de sequía en donde vemos que los yerbales se están recuperando esperemos que no vuelva el fenómeno de La Niña que es una incógnita, pero somos optimistas”.

Remarcó que “nosotros queremos pagar al productor el mejor precio posible, siempre que este precio pueda ser trasladado a góndola y hemos observado en los últimos meses que el consumidor no está dispuesto a convalidar determinados precios y esa es nuestra preocupación”.

En cuanto a las ventas, Saguier fue cauto al refrendar los datos dados como “históricos” de comercialización nacional e internacional en 2023. Explicó que mercado interno no crece mucho, crece, apenas acompañando el componente geográfico, con el crecimiento de la población. “Ese crecimiento del que habla el Instituto Nacional de la Yerba Mate con sus estadísticas, no es tal. El consumo interno viene creciendo al mismo ritmo que el crecimiento poblacional. Entonces creo que acá esas políticas (de comercialización) no han dado resultado, porque si nosotros vemos a los otros países productores y consumidores como pueden ser Brasil y Uruguay, Uruguay sobre todo, el consumo ha crecido a un ritmo mucho mayor que el nuestro”.

Por ello indicó que “se habla de récord de venta y de récord de exportaciones que no son tales. En exportaciones venimos en una meseta de 39 y 40 millones de kilos. Y vemos que los que otros países como Paraguay y Brasil se han aprovechado de nuestros mercados“.

Fue claro al afirmar que “nosotros tenemos que producir más para vender más. Porque uno no puede salir al mundo a ofrecer su producto cuando no se tiene y la política restrictiva que tuvo el INYM en los últimos años ha hecho que nuestros competidores se aprovechen del trabajo que nosotros hemos hecho a lo largo de treinta años de inversión en esos mercados externos y es más muchas empresas (misioneras) fueron a ubicarse en los países vecinos que es una preocupación, pero bueno, esas son, esas fueron y son las condiciones actuales que tenemos acá”.

Te puede Interesar  Afirman que para fin de mes habría acuerdo para fijar impuesto global a grandes corporaciones

Ante la consulta de por qué Paraguay y Brasil, teniendo el mismo suelo, el mismo proceso son más competitivos que Argentina, Saguier explicó que “la presión impositiva acá es mayor que en esos países. Y también tienen políticas para estimular las exportaciones. Nosotros gravamos las exportaciones. Entonces eso hace que no seamos competitivos”.

Dio el ejemplo de Brasil, que siempre tuvo una producción de alrededor de 150 millones de kilos por año. “Siempre fue inferior a lo que producimos nosotros. Y últimamente ellos ya están en los 200 millones de kilos, sí están subiendo y están yendo a ofrecer un producto similar al nuestro a los mercados que nosotros nos llevó años construir y ganar. Y esta es la preocupación que hoy tenemos. Todos aspiramos a tener digamos las mismas herramientas y las mismas estructuras para poder exportar en forma competitiva, pero eso lo tiene que dar nuestro país”.

Remarcó que el sector político debe trabajar para incentivar la producción y la competitividad. así como facilitar la exportación a mercados externos. “Hay que trabajar sobre eso y en los últimos años la política del INYM fue restringir la producción para hacer subir los precios internos. Pero eso nos ha descolocado frente a nuestros competidores que son Brasil y Paraguay. Entonces estábamos y estamos muy caros todavía. Sumado a eso, a esa política restrictiva, está nuestra estructura impositiva. Entonces es un combo complicado que vamos a tener que revertir para volver a ser competitivos y salir a ofrecer nuestro producto al mundo”.

Ante las propuestas de corte Liberal Libertario que propone el actual presidente, Javier Milei, que se asientan en el modelo de “libre mercado”, Saguier indicó que “es lo que todos queremos, competir en igualdad de condiciones. Espero que eso se dé. Hoy creo que a nivel país todavía hay mucha incertidumbre en cuanto a las leyes, al DNU, pero somos optimistas, nosotros siempre dijimos que nos gusta la competencia, siempre. Que todos compitamos en forma legal y con las mismas herramientas“.

Consultado sobre si hay dialogo con las autoridades nacionales para aplicar medidas específicas para el sector yerbatero, Saguier explicó que “hoy nuestro sector está a la expectativa porque no sabemos qué va a pasar con la normativa vigente y hay mucha incertidumbre o sea desde el punto de vista institucional no sabemos qué va a pasar”.

Consultado sobre la vigencia del DNU 70/2023 que redujo las funciones del INYM, y su vigencia, el empresario explicó que “nosotros creemos que el DNU está vigente, es lo que dicen los que saben de leyes. Que el DNU está vigente”. Indicó que por este motivo es que el sector industrial no fue parte de la primera reunión convocada por el INYM para la fijación de precios de la zafra 2024. “Entendemos que el DNU está vigente y que estas reuniones de precio no se ajustan a derecho”, dijo tajante.

En cuanto a cómo viene la cosecha, tras los años de sequía, el empresario se mostró optimista y planteó que “la percepción que tenemos todos es que estamos saliendo de una época digamos muy restrictiva en cuanto a oferta de materia prima. Ese escenario de casi tres años de sequía ha cambiado, a partir de septiembre las lluvias se han normalizado lo que ha hecho que los yerbales vuelvan a tener una buena brotación y vemos a simple vista que los yerbales están en buenas condiciones. No sabemos si la oferta se va a normalizar. Pero sí que va a ser mayor a la del año pasado y a la del año antepasado. Y eso nos genera cierto optimismo”.

Te puede Interesar  Ministros de Economía se reúnen para analizar las reformas anunciadas por Macri

Remarcó que el sector yerbatero, como todo sistema productivo debe apostar a “ser eficientes en todo lo que hacemos. Debemos producir más en menos espacio. Y debemos tecnificar porque la rentabilidad viene por una suma de factores, no es solamente el precio. Sino es ser eficiente en la producción, en la cosecha, en la secanza, en la industria. Tenemos que ser eficientes en toda la cadena para poder tener un producto competitivo y salir a competir en el mundo”.

Remarcó que para avanzar en la eficiencia del sector yerbatero “primero hay que hacer un buen diagnóstico porque si partimos de un mal diagnóstico no podemos tener propuestas superadoras. Te doy un ejemplo se habla de trece mil productores esos trece mil productores realmente cuantos son productores que tienen como principal ingreso a la yerba mate. Porque hay grupos económicos, hay médicos, contadores, abogados que entran al negocio porque es rentable. Y a eso se les asegura un precio. Está bien eso? No está bien. Yo puedo ayudar y defender a que se reconvierta a aquel que realmente necesita, al que vive de eso”.

Explicó que el INYM ha fallado porque cuando se discutía el precio, partían de “una unidad de producción de cuatro mil setecientos ochenta kilogramos por hectárea. Cuando sabemos que el INYM ha premiado a productores que han tenido diez y quince mil kilos por hectárea y que tienen esa producción”. Además, remarcó que “hoy la tecnología, la genética, las buenas prácticas agrícolas hacen que se puedan obtener yerbales que produzcan más de veinte mil kilos por hectárea”.

Recordó también que cuando estaba vigente la CRYM (institución anterior al INYM, que fue disuelta en los ´90) “se tomaba un promedio mayor para estimar el cálculo de la unidad de producción. Se bajó la vara y hace veinte años que tiene la misma unidad de producción y eso demuestra que fracasó la política llevada adelante por el INYM”.

“Para mí es sencillo, siempre nosotros hemos defendido al genuino productor que tiene como principal ingreso la yerba mate. No al que ingresa al sector como inversor. Que puede ser un abogado, un contador, un fondo de inversión, cualquiera puede ingresar y ese no es un productor. Pero ese hoy está considerado por el INYM como un productor de yerba porque está registrado y no tiene sentido”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin