La década de 2020: ¿turbulenta, tibia o transformadora? Opciones de política para una economía mundial débil

Discurso de la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva en el Atlantic Council en Washington en vísperas de las Reuniones de Primavera del FMI.

Compartí esta noticia !

Al igual que el FMI, el Consejo es una institución basada en la creencia de que el diálogo y la cooperación pueden construir un mundo más próspero.

También compartimos algo de ADN. El secretario Dean Acheson, cofundador del Atlantic Council, también estuvo presente en la conferencia de Bretton Woods en 1944, que dio origen al FMI y al Banco Mundial.

Reflexionando sobre sus años en el servicio público, Acheson escribió más tarde que: “La simple verdad es que la perseverancia en las buenas políticas es la única vía hacia el éxito…”[1].

En un mundo en el que las perturbaciones son cada vez más frecuentes y la incertidumbre aumenta, necesitamos más que nunca buenas políticas.

Tomar las decisiones políticas correctas definirá el futuro de la economía mundial. Definirá cómo se recordará esta década: pasará a la historia como los turbulentos años veinte”, una época de perturbación y divergencia en las fortunas económicas; los “tibios años veinte”, una época de lento crecimiento y descontento popular; ¿O los Años Veinte Transformadores”, una época de rápidos avances tecnológicos para el bien de la humanidad?

Permítanme comenzar con la situación en la que nos encontramos hoy.

En nuestra edición de Perspectivas de la economía mundial de la próxima semana se verá que el crecimiento mundial es ligeramente más fuerte debido a la sólida actividad en Estados Unidos y en muchas economías de mercados emergentes. El consumo sostenido de los hogares y la inversión empresarial y la relajación de los problemas de la cadena de suministro ayudaron. Y la inflación está bajando.

La resiliencia de la economía mundial, debido principalmente a los sólidos fundamentos macroeconómicos construidos en los últimos años, se ve favorecida por la solidez de los mercados laborales y la expansión de la fuerza laboral. La fortaleza de la oferta de mano de obra se debe en parte a la inmigración, que ha sido especialmente útil en países con poblaciones envejecidas.

En general, según los datos, es tentador dar un suspiro de alivio. Hemos evitado una recesión mundial y un período de estanflación, como algunos habían pronosticado.

Pero todavía hay muchas cosas de las que preocuparse.

El entorno mundial se ha vuelto más desafiante. Las tensiones geopolíticas aumentan los riesgos de fragmentación de la economía mundial. Y, como hemos aprendido en los últimos años, operamos en un mundo en el que debemos esperar lo inesperado.

La aleccionadora realidad es que la actividad económica mundial es débil en comparación con los estándares históricos. Las perspectivas de crecimiento se han desacelerado desde la crisis financiera mundial. La inflación no está totalmente derrotada. Los colchones fiscales se han agotado. Y la deuda ha aumentado, lo que plantea un gran desafío para las finanzas públicas en muchos países.

Las cicatrices de la pandemia todavía están con nosotros. La pérdida de producción mundial desde 2020 es de alrededor de 3,3 billones de dólares, y los costos recaen desproporcionadamente en los países más vulnerables.

Y observamos una divergencia cada vez mayor dentro de los grupos de países y entre ellos.

Entre las economías avanzadas, Estados Unidos ha experimentado el repunte más fuerte, ayudado por el aumento del crecimiento de la productividad. Por el contrario, la actividad en la zona del euro se está recuperando de forma mucho más gradual, lo que refleja los efectos persistentes de los elevados precios de la energía y el menor crecimiento de la productividad.

Entre las economías de mercados emergentes, países como Indonesia e India están teniendo mejores resultados.

Pero la divergencia más llamativa se da en los países de bajos ingresos, para quienes las cicatrices han sido las más graves. Entre estas naciones, las economías frágiles y afectadas por conflictos son las que soportan la carga más pesada.

Detrás de todo, el principal impulsor de un crecimiento más débil es una desaceleración significativa y generalizada de la productividad. Nuestro análisis muestra que representa más de la mitad de la desaceleración del crecimiento en las economías avanzadas y emergentes, y casi todo en los países de bajo ingreso.

Como resultado, nuestras perspectivas de crecimiento mundial a mediano plazo se mantienen muy por debajo de su promedio histórico, justo por encima del 3 por ciento.

Sin una corrección de rumbo, nos dirigimos hacia “los tibios años veinte”, una década lenta y decepcionante.

En esta coyuntura, los responsables de la formulación de políticas se enfrentan a una elección.

Pueden evitar decisiones difíciles y tratar de arreglárselas con políticas que no son buenas.

O pueden tomar otra decisión. Pueden seguir el consejo de Acheson y elegir buenas políticas: lidiar con decisión con la inflación y la deuda; y promover la transformación económica para impulsar la productividad, la inclusión y el crecimiento sostenible.

Lo que necesitamos son los ” Años Veinte Transformacionales”.

Pero lo primero es lo primero: tenemos que recuperar la estabilidad de precios.

Esta es la tarea de los banqueros centrales, muchos de los cuales están calibrando cuidadosamente esta importante opción de política: cuándo recortar las tasas de interés y en qué medida.

Hemos visto lo que puede lograr una buena política desde que la inflación alcanzó su punto máximo a mediados de 2022. En el último trimestre de 2023, la inflación general de las economías avanzadas fue del 2,3 %, frente al 9,5 % de solo 18 meses antes. En la mediana de las economías de mercados emergentes y en desarrollo, la inflación disminuyó a 4,1 por ciento.

Esperamos que la tendencia continúe en 2024, creando las condiciones para que los principales bancos centrales de las economías avanzadas comiencen a recortar los tipos en la segunda mitad del año.

Pero el ritmo y el momento del giro monetario variarán. Algunos bancos centrales ya han comenzado a relajarse, sobre todo en los mercados emergentes, donde la inflación se abordó temprano. Sin embargo, en otros lugares, principalmente en las economías avanzadas, siguen resistiendo por ahora. Deben calibrar cuidadosamente sus decisiones en función de los datos entrantes.

Te puede Interesar  Un nuevo sueño de fraternidad

En esta recta final, es doblemente importante que los bancos centrales mantengan su independencia. Como sabemos, la credibilidad de las políticas es vital en la lucha por restablecer la estabilidad de precios.

Cuando sea necesario, las autoridades deben resistirse a los llamamientos a recortes tempranos de las tasas de interés. La flexibilización prematura podría dar lugar a nuevas sorpresas de inflación que incluso podrían requerir un nuevo episodio de endurecimiento monetario. Por otro lado, retrasar demasiado podría echar un jarro de agua fría sobre la actividad económica.

En segundo lugar, ha llegado el momento de reconstruir los márgenes de maniobra fiscales.

En los últimos dos años, hemos abogado por la moderación de la política fiscal para apoyar a los bancos centrales en su lucha contra la inflación. En la actualidad, se justifica por derecho propio centrarse en la política fiscal. Los colchones fiscales se han agotado y los niveles de deuda en la mayoría de los países son simplemente demasiado altos.

La tendencia al aumento de las deudas comenzó hace más de una década, durante un período prolongado de tasas de interés muy bajas. La pandemia requirió una respuesta fiscal sin precedentes para proteger vidas y medios de subsistencia. La deuda aumentó aún más.

Ahora, estamos en una era de tasas de interés mucho más altas. Esto está elevando el costo del servicio de la deuda.

En las economías avanzadas, excluyendo a Estados Unidos, los pagos de intereses de la deuda pública promediarán alrededor del 5% de los ingresos del gobierno este año.

Pero el costo del servicio de la deuda es más doloroso en los países de bajo ingreso. Se prevé que sus pagos de intereses promedien alrededor del 14 por ciento de los ingresos del gobierno, aproximadamente el doble del nivel de hace 15 años.

Para la mayoría de los países, las perspectivas de un aterrizaje suave y la solidez de los mercados laborales significan que no hay mejor momento para actuar: alcanzar niveles de deuda sostenibles y crear amortiguadores más sólidos para hacer frente a futuros shocks.

Para algunos, la demora simplemente no es una opción: la consolidación debe comenzar ahora para evitar caer en problemas de deuda.

Y para el puñado de países que ya se encuentran en situación de sobreendeudamiento, la reestructuración puede ser necesaria. El Marco Común del G20 puede ayudar. Zambia finalizó recientemente su acuerdo con los tenedores de bonos, complementando la reestructuración con los acreedores bilaterales oficiales.

Debemos aprovechar la experiencia adquirida para mejorar el proceso de reestructuración de la deuda. Durante las Reuniones de Primavera, volveremos a convocar nuestra Mesa Redonda Mundial sobre la Deuda Soberana. Nuestro objetivo es aportar más claridad sobre la “comparabilidad del tratamiento” entre los diferentes grupos de acreedores y establecer plazos claros y predecibles para la reestructuración de la deuda.

Para todos los países, ricos y pobres, la prudencia fiscal es difícil. Esto es especialmente cierto en un año con un número récord de elecciones y en un momento de gran ansiedad debido a la incertidumbre excepcional y los años de sobresaltos.

De hecho, nuestros pronósticos muestran que los déficits seguirán siendo demasiado altos para estabilizar la deuda en más de un tercio de las economías avanzadas y emergentes, y en más de un cuarto de los países de bajo ingreso.

Esta es la razón por la que abogamos por la adopción de marcos fiscales creíbles a mediano plazo como la última opción de “buena política” para los países.

También recomendamos que se preste más atención al cierre de las lagunas fiscales, el fortalecimiento de la recaudación tributaria y la mejora de la calidad del gasto público. La solidez fiscal permite a los países apoyar a los sectores más vulnerables de la sociedad e invertir en un futuro mejor.

Esto me lleva a la tercera prioridad: las políticas para revitalizar el crecimiento.

Elevar las perspectivas de crecimiento es fundamental para mejorar los niveles de vida y fortalecer la resiliencia económica. Requiere eliminar las restricciones a la actividad económica y crear oportunidades para impulsar el crecimiento de la productividad.

Las reformas fundamentales —el fortalecimiento de la gobernanza, la reducción de la burocracia, el aumento de la participación de las mujeres en el mercado laboral y la mejora del acceso al capital— tienen un papel que desempeñar. En los países emergentes y en desarrollo, un paquete de reformas bien secuenciado podría elevar el producto en un 8% en cuatro años.

Se puede lograr aún más con políticas que fomenten la transformación económica, para acelerar la transición ecológica y digital. Lo bien que los manejemos definirá el legado de esta década.

Esto es especialmente importante para la transición ecológica. La rapidez con la que avancemos tendrá una enorme importancia para el éxito de controlar los riesgos climáticos. Pero el cambio hacia una economía respetuosa con el clima va más allá de la gestión de riesgos. También ofrece enormes oportunidades para la inversión, el empleo y el crecimiento.

Ya estamos siendo testigos de los beneficios económicos, sanitarios y medioambientales de las inversiones transformadoras, como las energías renovables, la movilidad eléctrica y la restauración de los ecosistemas. Por cada dólar gastado en combustibles fósiles, ahora se gasta 1,7 dólares en energía limpia. Hace cinco años, esta proporción era de 1:1. Sin embargo, se necesitan políticas e instituciones sólidas para lograr un clima de inversión estable y alentador y para hacer frente a una amplia gama de deficiencias del mercado.

Te puede Interesar  Problemas y serias limitaciones de las energías eólica y solar

Los avances tecnológicos afectan a muchos sectores de la economía, desde la manufactura hasta la atención médica y los servicios financieros. Hemos estado en transición hacia una nueva economía digital, y ahora es probable que la IA acelere drásticamente la cuarta Revolución Industrial.

Esto conlleva enormes beneficios potenciales, pero también riesgos. Un estudio reciente del FMI muestra que la IA podría afectar hasta el 40% de los empleos en todo el mundo y el 60% en las economías avanzadas. Podría mejorar la productividad de los trabajadores, pero también amenazar algunos puestos de trabajo. La inversión en infraestructura y habilidades digitales, así como en redes de seguridad social sólidas, determinará el ritmo de adopción de la IA y su impacto en la productividad.

Tanto el clima como la transformación digital requieren esfuerzos globales coordinados para gestionar los riesgos y capturar los beneficios que crean.

Y este es mi último punto: la cooperación en materia de políticas es importante para el mundo.

La pandemia, las guerras y las tensiones geopolíticas han cambiado el libro de jugadas de las relaciones económicas mundiales. Los responsables de la formulación de políticas buscan un equilibrio entre la eficiencia y la seguridad, entre las consideraciones de costos y la resiliencia en las cadenas de suministro. Ya hay indicios de que las relaciones comerciales se están reconfigurando.

Desde la invasión rusa de Ucrania, el crecimiento del comercio entre las economías de los bloques políticamente distantes se ha desacelerado en 2,4 puntos porcentuales más que el comercio entre las que están más estrechamente alineadas.

A medida que se desvían los flujos comerciales, los países “conectores” pueden beneficiarse. Pero las cadenas de suministro se están alargando, con costos potenciales en cada paso.

Y las políticas industriales vuelven a estar en la agenda, con un nuevo análisis que muestra más de 2.500 intervenciones políticas en todo el mundo el año pasado. China, la UE y Estados Unidos representan casi la mitad del total.

¿Cómo debemos pensar en estas medidas?

En resumen, si se está abordando una falla del mercado, como acelerar la innovación para abordar la amenaza existencial del cambio climático, hay razones para la intervención del gobierno, incluso a través de la política industrial.

Si no hay un fallo de mercado, hay que ser cautelosos. Los argumentos a favor de la intervención del gobierno son mucho más débiles. Algunas de las medidas anunciadas o aplicadas el año pasado no siempre estaban claramente relacionadas con fallos del mercado.

El personal técnico del FMI ha intensificado su labor en esta esfera porque se necesitan más datos, análisis y diálogo para evitar errores costosos.

En términos más generales, abogamos por un mayor comercio y flujos de inversión transfronterizos para aumentar la productividad y abordar los desafíos globales. Y que se preste más atención a la forma en que los beneficios del comercio y la inversión se reparten en la sociedad. Debemos evitar los errores del pasado, cuando se pasó por alto el impacto negativo de la globalización en algunas comunidades y se produjo una reacción violenta contra una economía mundial integrada.

A lo largo de nuestra historia, el FMI ha sido y sigue siendo una línea de transmisión de buenas políticas y un lugar para la cooperación económica.

En un mundo cambiante y cada vez más turbulento, reunir a los países para hacer frente a los desafíos y buscar oportunidades es más importante que nunca.

Cuando el mundo se vio afectado por la pandemia y la crisis del costo de la vida, el FMI actuó con decisión para brindar apoyo financiero y de política a nuestros países miembros.

También hemos intensificado nuestros esfuerzos para ayudar a los países a hacer frente a desafíos transformadores como el cambio climático y la transición digital, con nuevos análisis, nuevas alianzas y nuevos instrumentos. Por ejemplo, ahora tenemos 18 países que utilizan nuestro nuevo Fondo Fiduciario de Resiliencia y Sostenibilidad.

Y así como los países necesitan aumentar su resiliencia para hacer frente a futuros shocks, también debe hacerlo el FMI.

Ya lo estamos haciendo.

Nuestros miembros han apoyado un aumento del cincuenta por ciento en nuestros recursos de préstamos permanentes. Y más capacidad para brindar apoyo financiero a nuestros miembros más pobres.

Acabamos de alcanzar el objetivo de crear nuestros propios colchones financieros, de modo que podamos ser un ancla fiable para los países que experimentan perturbaciones en la balanza de pagos. Ahora estamos dirigiendo nuestra atención a cómo hacer un mejor uso de nuestro balance para asegurarnos de que estamos bien posicionados para seguir ayudando a nuestros miembros.

Esta es una nota apropiada para concluir. Del mismo modo que nuestro balance representa la solidez financiera colectiva de nuestros miembros, nuestras Reuniones de Primavera de la próxima semana representan nuestro compromiso colectivo con la cooperación y el diálogo internacional.

Así que, mientras nos reunimos en Washington, tenemos lo que Acheson describió como una elección fundamental“entre enfrentar los problemas con los que se enfrentará el mundo… a través de métodos de cooperación internacional…, o … Cada nación depende de sus propios recursos y de su propia fuerza y sigue su propio camino en el mundo”.[2]

Trabajar juntos es la elección de buenas políticas.

La opción que generará el crecimiento, el empleo y la prosperidad a los que aspira la gente, en todas partes.

[1] Secretario Acheson, Presente en la creación: Mis años en el Departamento de Estado (1969).

[2] El lugar de Bretton Woods en la seguridad económica colectiva, discurso del Secretario Adjunto Acheson, en el Commonwealth Club de California, San Francisco, 23 de marzo de 1945

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin