Parques nacionales del mundo amenazados por el cambio climático y la contaminación

Compartí esta noticia !

Escriben Prof. Norberto Ovando y Gpque. Alberto Palmerio – La contaminación del aire y el cambio climático continúan dañando los parques nacionales de Estados Unidos y amenazando a otros de diferentes países, inclusive en Argentina.

El Servicio de Parques Nacionales de los EE.UU., gestiona 429 Unidades/Parques en los 50 Estados, albergando algunos de los paisajes más emblemáticos y los sitios históricos y culturales mejor conservados.

Estas áreas necesitan aire limpio y un clima saludable para prosperar. Sin embargo, la contaminación del aire y el cambio climático global siguen siendo algunas de las amenazas más graves a la salud de nuestros parques y reservas naturales en la actualidad, y los problemas que causan incluyen el debilitamiento de la salud de las plantas y los animales, el daño permanente a los ecosistemas y el impacto negativo en la salud y el disfrute de los visitantes.

La National Parks Conservation Association (NPCA) de EE.UU., igual que la Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN) en Argentina abogan por una acción rápida para frenar la contaminación del aire y limitar las amenazas climáticas que afectan a las personas y los parques. Debemos actuar ahora para garantizar que los parques prosperen para las generaciones venideras.

En Estados Unidos

Los parques nacionales de Estados Unidos pueden evocar visiones de naturaleza prístina y cielos despejados. Pero muchos de estos paisajes públicos protegidos están sufriendo la contaminación del aire y enfrentan amenazas derivadas del cambio climático causado por el hombre, según un nuevo informe del Servicio de Parques Nacionales, resume tres categorías evaluadas: cielos brumosos, aire no saludable y daños a la naturaleza.

Con impresionantes montañas, cavernas, bosques y secuoyas de más de 2000 años de antigüedad, la “Tierra de los Gigantes” puede parecer invencible. En verdad, estos majestuosos parques, y las plantas y toda la vida silvestre que dependen de ellos, enfrentan las consecuencias únicas y devastadoras de la contaminación del aire y el cambio climático causados por el hombre.

Este cambio climático afectó con sequía a 74 parques; con especies invasivas (el problema más frecuente) a 113; los incendios forestales ocurrieron en 90 parques y el aumento del nivel del mar a 48 de esas áreas
protegidas. 97% de los parques nacionales sufren niveles significativos o insatisfactorios de daño debido a la contaminación del aire.

Los parques tienen niveles insatisfactorios de deterioro de la visibilidad en general, lo que indica que están lejos de lograr aire limpio o cielos despejados. Esta contaminación por humo y polvo en suspensión forma cielos brumosos que oscurecen las vistas panorámicas y los monumentos que atraen a millones de visitantes cada año.

Los estudios muestran que las visitas a los parques disminuyen cuando la contaminación del aire es alta, lo que indica el efecto directo que tiene la calidad del aire en la experiencia del visitante y también amenaza las economías locales que dependen de los parques.

Te puede Interesar  Cuáles son las medidas del Gobierno nacional para dar mayor consistencia al programa económico

96% de los parques nacionales tienen especies sensibles y hábitats naturales perjudicados por la deposición de azufre y nitrógeno y la contaminación por ozono. La mayor parte de la contaminación del aire en el parque se origina en otros lugares.

El ozono puede ser “bueno o malo” para la salud y el medio ambiente dependiendo de dónde se encuentre en la atmósfera. La capa de ozono estratosférico es “bueno” porque es el “protector solar” de la Tierra: protege a los seres vivos de demasiada radiación ultravioleta del Sol.

El ozono troposférico, en el aire que respiramos es el que más preocupa, es “malo” porque puede desencadenar una variedad de problemas de salud, especialmente en los días calurosos y soleados. Incluso niveles relativamente bajos de ozono pueden tener efectos sobre la salud.

Las personas que corren mayor riesgo al respirar aire que contiene ozono son los que tiene asma, los niños que aún están desarrollando sus pulmones, adultos mayores y personas que realizan actividades al aire libre, especialmente trabajadores y Guardaparques en las áreas protegidas. 57% de los parques y reservas nacionales sufren al menos una amenaza climática de alto riesgo.

Gran parte de la contaminación del aire proviene de la extracción, desarrollo y quema de combustibles fósiles.

La contaminación del aire viaja a los parques con el viento, depositando compuestos de nitrógeno y azufre que pueden acidificar (cambios en la química del agua) o fertilizar (enriquecer) artificialmente los suelos, favoreciendo a algunas plantas y dejando a otras en desventaja.

California tiene nueve parques nacionales -más que cualquier otro estado-. California puede tener los parques nacionales más contaminados, pero su liderazgo ambiental también podría convertirlo en el estado mejor equipado para enfrentar el problema. Sin embargo, el smog, incluido el ozono a nivel del suelo y la contaminación por partículas, sigue siendo una pesadilla insidiosa.

Un estudio reciente de la UC Berkeley (Universidad de California en Berkeley), los parques nacionales son más frágiles y susceptibles al cambio climático y se calientan “en promedio, el doble que el resto de la nación”.

El nitrógeno depositado proviene tanto de fuentes naturales (incendios forestales y rayos) como humanas (centrales eléctricas, instalaciones industriales y agricultura). El exceso de nitrógeno también puede causar proliferación de algas tóxicas, muerte de peces y pérdida de diversidad vegetal y animal.

Cuatro amenazas climáticas de alto riesgo, también evaluadas en el informe, enfatizan la situación urgente de que los parques enfrentan consecuencias graves e irreparables debido al aumento de las temperaturas globales.

En Argentina

Las amenazas naturales son eventos que pueden ocurrir en cualquier momento y pueden causar daños significativos en las personas, la flora y fauna nativa, estos fenómenos naturales son los terremotos, erupciones volcánicas, lluvias torrenciales, deslizamientos de tierra y sequías entre otros.

Te puede Interesar  El Presidente ordenó querella por la deuda, impulsó cambios para Justicia y tarifas desdolarizadas

Según informes producidos por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su sigla en inglés), el cambio climático global es una de las mayores amenazas para los parques nacionales.

El aumento de la temperatura y la disminución de las precipitaciones pueden afectar a la flora y fauna del lugar, provocando la extinción de especies y la pérdida de biodiversidad. Además, el cambio climático puede provocar fenómenos meteorológicos extremos como lluvias torrenciales, sequías, incendios forestales o rurales.

No se tiene detalle de cada parque.

Tal como describimos en los Parques estadounidenses, otra de las amenazas importantes es la contaminación. La emisión de gases contaminantes, la generación de residuos y la contaminación acústica pueden afectar gravemente a la calidad del aire y del agua, así como a la salud de la flora y fauna en cada área protegida.

No existe un registro detallado de cada parque nacional.

Otra de las amenazas importantes es la proliferación de especies exóticas.  La introducción de especies no autóctonas (animal, planta, hongo o alga) son una de las principales causas de pérdida de biodiversidad. Los animales y plantas invasoras pueden causar la extinción de especies nativas ya que compitan por los recursos de alimentación y refugio, y también porque alteran el hábitat donde se encuentran.

Las áreas protegidas patagónicas en jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales (APN) tienen una importante cantidad de especies animales exóticas invasoras, y hay más de 400 especies exóticas vegetales.

Se tienen registros más exactos de las diferentes especies de flora y fauna exótica que habita en cada parque nacional.

Conclusión

Se necesitan más investigaciones en los parques y reservas nacionales de todo el país para demostrar que la deposición de nitrógeno y azufre está provocando cambios en los ecosistemas sobre todo en los más pobres en nutrientes.

Reducir la contaminación, hacer la transición a energías limpias y aumentar la eficiencia energética son soluciones fundamentales para proteger nuestros parques nacionales, nuestras comunidades y nuestro clima.

Pero para lograr planes sólidos, ¡necesitamos la ayuda de defensores de los parques como usted! “El cambio climático es la amenaza global más importante de nuestros tiempos” dijo Celeste Saulo, secretaria general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM)

Fuente: NPS/NPCA/AAPN

Prof. Norberto Ovando Experto Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y, Educación y Comunicación (CEC) Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)

Gpque. Alberto Palmerio Coordinador Área Patagónica Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN)

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin