Pastilla roja o pastilla azul, ¿enfrentaremos o ignoraremos el día de mañana?

Compartí esta noticia !

A menudo, tendemos a juguetear con los chatbots, tratándolos de oráculos o de gurúes. Pensando quizás, que “mal que mal” podrían brindarnos una aproximación de lo que nos depara como especie y confiamos en los disparatados futuros distópicos que allí se generan. El cambio climático, la disponibilidad de recursos, las problemáticas meramente sociales entre otras variables a considerar, se caracterizan por lo impredecible de sus factores. Aún así, nos parece calmar la idea de que podemos entender lo impredecible y controlar lo inevitable. Desde tiempos inmemoriales, este deseo humano se veía satisfecho por la aleatoriedad de los eventos, las coincidencias y la fe, que terminarían por desencadenar religiones enteras. Hoy, debido al repentino avance de la ciencia moderna, nos vemos mas atraídos por ideas relacionadas al materialismo, a los hechos fácticos, comprobables, newtonianos.

Año 2023, casi 2024, el apogeo de la nanotecnología y la inteligencia artificial terminan por representar un momento clave como especie, en el que todos nuestros conocimientos parecieran encontrarse y nuestras dudas sumarse. Es en esta coyuntura que nos desafía la dura decisión a tomar como especie para con respecto a en que creer, que es real y que no lo es. En el reino de las fakenews, donde los intereses empresariales terminan dirigiendo la decisión de una generación tratada como ganado, domesticada, esclavizada y corrompida, se apoya el peso de las expectativas de futuro ideal del siglo XX, donde primaba un estilo de vida consumista y desolador, saturado de dichas “promesas de un futuro ideal”, lleno de robots autómatas, autos voladores y máquinas de energía infinita.

Es en este confuso presente en el que nos situamos hoy, en el que no sabemos que nos depara el día de mañana, al punto tal de que es digno de comedia señalar distopias “zombi”, bélicas y nucleares como futuros inmediatos perfectamente posibles, teniendo en cuenta la aleatoriedad aparente de los eventos masivos que en este mundo se van mostrando erguidos días tras día. Es en ese presente, en el que una generación de gamers deberá enfrentar los desafíos mas imponentes de los que haya tenido registro la humanidad. Donde las hambrunas ya son un hecho, las catástrofes climáticas también y esto apenas comienza.

Te puede Interesar  Georgieva felicitó a Massa por su nombramiento y ratificó el apoyo del FMI a la Argentina

Cabe destacar que la situación no esta pintada de puros matices pesimistas o maliciosos, sino que el mundo moderno nos doto de herramientas de las ni el más audaz de los científicos o el mas alocado de los oráculos en la antigüedad se hubiesen atrevido a imaginar. Es por esta entre otras cuestiones que la actualidad es en extremo compleja de afrontar. Por surreal que parezca, no todo está perdido, en el sentido de que aún hay tiempo, para revertir el proceso de destrucción del medioambiente, el cambio climático y la desinformación por medios de comunicación masivos.

En ultima instancia, la complejidad del mundo que conocemos esta fundada sobre las bases de un producto muy ignorado la mayoría de las veces, hablo del petróleo. Ese que se usa para trasportar las baterías de litio, tan preciadas en el primer mundo, sin el cual, “una transición energética no es posible”, o al menos eso es lo que venden. Es también el petróleo el que, en última instancia, sostiene a los grandes servidores de internet o inteligencia artificial. También gracias a él, es posible el 90 por ciento de la luz eléctrica de la que gozamos hoy, mas allá de que las energías “renovables” son también petrodependientes.

Quizás la cura para este inminente apocalipsis de escasez mundial, sea el retorno a simplicidad, pero no la simplicidad de la tracción a sangre, sino de la combustión de hidrogeno, de co2 o de biogás. Es decir, autos que funcionan con agua salada, aire contaminado y desechos orgánicos como combustible de alto rendimiento. Quizás estas tecnologías suenan a un ideal de sustentabilidad, un objetivo soñado que quizás nunca alcancemos, pero nada mas lejos de la verdad.

A modo de ejemplo: Los motores a hidrógeno (agua salada), son tan fáciles de replicar que la mayoría puede replicarlo con simples implementos domésticos, sin ir más lejos quien les comenta esto, logro hacer funcionar una motocicleta de 150cc con un frasco de café y unas pocas chapas de acero. La combustión de co2 (aire contaminado), se produce quemando basura, así es, incinerando desechos de la casa podemos hacer funcionar camionetas y autos, si el tema es de su interés recomiendo investigar acerca del experimento argentino (auto a basura) que cuenta con su propia web oficial y redes sociales bajo el mismo nombre. En tercer lugar, está la combustión de biogás (subproducto de desechos orgánicos en descomposición), se trata de gas metano, el cual también puede usarse para su combustión o incluso para alimentar cocinas a gas convencionales sin la necesidad de mayores adaptaciones. Cabe destacar que estos sistemas no son capaces de sustituir al petróleo, sino que representan una fuente de energía alternativa, para un modelo de sociedad alternativa. Una sociedad que considere las necesidades básicas en pos del bien común y no de el mero consumismo en sí, en la que entendamos que el modelo actual, con la disponibilidad de recursos y productos actual, es insostenible.

Te puede Interesar  Tribunales especializados para la tutela efectiva del ambiente

Después de esta breve pero intensa inmersión en el fantástico mundo de la técnica, quisiera dejar a su propia interpretación el siguiente dilema; ¿Es el destino que nos predice la I.A una utopía que jamás se cumplirá? ¿o es acaso nuestra ignorancia la que nos terminará por encaminar en el más decadente de los futuros posibles? Teniendo la posibilidad de decidir aún en nuestras manos, sigue en nosotros la responsabilidad de brindar un futuro digno de ser vivido por las futuras generaciones, en el que se recuerde a la nuestra con orgullo y no como una masa de idiotas que jamás pensaron más que en sí mismos.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin