Rentas publicó las nuevas alícuotas de Ingresos Brutos en 2018 y hay malestar empresario por subas inesperadas

En el Boletín Oficial de este viernes, la Dirección General de Rentas publicó la reglamentación de las nuevas alícuotas de Ingresos Brutos que regirán durante 2018, con las rebajas ya anunciadas para el sector industrial y del transporte, pero un inesperado incremento para el sector comercial mayorista, que generó malestar dentro de las cámaras empresarias: el comercio mayorista pasará de pagar 3,5 por ciento a 4,5, lo que, según los empresarios profundizará la crisis del sector y acentuará las asimetrías con Paraguay.

La suba abarca a las ventas por mayor que pasaron en su mayoría al 4,5 por ciento. Los comerciantes son los más disgustados con el incremento, ya que pretendían un alivio y que, en cualquier caso, sean otros sectores, como el mercado inmobiliario, el que tenga una actualización. El comercio minorista se mantiene con la misma alícuota del 4,5 por ciento, pero en el sector empresario entienden que los mayoristas, que son los que fijan precios, trasladarán los costos hacia abajo, impactando en los precios. 

En el Gobierno aseguran que en realidad, debe haber un efecto contrario. “Pudimos haber aumentado todo al 5% (venta al por mayor y menor) sólo aumentamos la venta al por mayor del 3.5 al 4.5 y no usamos el tope que nos faculta el consenso. Además con la baja de industria “en teoría” deberían bajar los precios en la etapa previa por el efecto cascada que tanto menciona la teoría económica”, señalaron fuentes oficiales. 

 

Sin embargo, la Confederación Económica de Misiones emitió un documento en el que rechaza la unificación  de la alícuota del 4.5 por ciento para  el Comercio y los Servicios, sin discriminar  operaciones mayoristas y minoristas.
“Nos alerta  el  impacto que tendrá  este nuevo embate de la presión fiscal en el principal eslabón de la estructura de costos de la provincia y su consecuente repercusión en los costos del consumo interno. Esta arremetida, sería imposible de afrontar en esta coyuntura asfixiante y  terminaría por  agotar  los  márgenes de resistencia  de un  sector que  padece profundas y permanentes caídas en ventas  en  los últimos 24 meses y sigue sin avizorar perspectivas que frenen la sangría de divisas  que se fugan al Paraguay y al  Brasil”, señalaron.

“Con el convencimiento de que nuestra solicitud habrá de ser escuchada y tenida en  cuenta, proponemos que la sinergia público – privada encuentre  un equilibrio y atienda las demandas del Comercio y  los Servicios, que pese  a las limitaciones consecuentes de las dificultades  que soportan, siguen sosteniendo el  mayor  porcentaje de generación de  empleo de la Provincia. Nos rehusamos a que las medidas  de percepción  sigan recayendo  en las actividades  formalmente constituidas y que estas compensaciones   no consideren obtener  sus requerimientos recurriendo a  una  base de contribuyentes más equitativa”, concluye el texto de la cámara empresaria.

La suba definida por Rentas se basa en los lineamientos del Pacto Fiscal impuesto por la Nación, que fija en hasta cinco por ciento el impuesto a los Ingresos Brutos al sector comercial, por lo que incluso queda cierto margen para subirlo.  

En cambio, las ventas minoristas se mantuvieron en 4,5 por ciento, lo mismo que la producción primaria, que sigue exenta.

Los servicios de “apoyo” agrícolas, como cosecha, secado o refrigerado, tendrán una alícuota del 5 por ciento.

En general, el sector industrial ve reducida la alícuota de IBB a dos por ciento, salvo la elaboración de alimentos y bebidas, que tiene una de cinco por ciento, lo mismo que la elaboración de productos del tabaco.

La fabricación de pasta de madera, papel, cartón, ondulado, artículos de papel y cartón de uso doméstico e higiénico, mantienen una alícuota del 7 por ciento, mientras que los servicios industriales para la fabricación de sustancias y productos químicos, tiene una alícuota de 5 por ciento.

La construcción, en general, tendrá una alícuota del 3 por ciento.

Las subas se registran en la venta por mayor y menor, que pasan en promedio a 4,5 por ciento –estaban en 3,5-. Se incluye la venta en hipermercados, supermercados y minimercados.

En cambio, baja a 3 por ciento la alícuota del transporte de pasajeros y de carga, en tren u otro medio.

Hacer el amor es oneroso. Los servicios de hoteles alojamiento por hora tienen una alícuota del 11 por ciento –la más alta que cobra Rentas-, mientras que los hoteles tienen una carga del cinco por ciento, misma tasa que los restaurantes y servicios de comida. Las telefónicas tienen 7 por ciento de Ingresos Brutos.

Todos los servicios financieros, tienen una carga del 7,8 por ciento, excepto los fondos de inversión, que tributan 6,5 y las sociedades de ahorro y préstamo, que pagan 5,85.

Los servicios inmobiliarios tendrán que tributar en promedio, seis por ciento, excepto los realizados a cambio de una retribución, que se elevan a 8 por ciento.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password