Cómo evolucionó la deuda de Nación por las cajas previsionales: Misiones es una acreedora

Compartí esta noticia !

A través del Decreto N° 280/2024, el Gobierno nacional suspendió la vigencia de los  artículos 92 y 93 del Presupuesto 2023 que fue reconducido para el año en curso. Dichos  artículos establecían el financiamiento de la ANSES a las cajas previsionales provinciales de 13 distritos que no fueron transferidas a la Nación. A partir de dicha suspensión, se corta  con el envío de fondos por este concepto. Si bien el Gobierno nacional comunicó vía redes  sociales que los fondos no fueron eliminados, sino que están siendo auditados, lo detallado  en el decreto mencionado viene a formalizar lo que ya se había observado en los dos  primeros meses del 2024 dado que no existieron transferencias por ese concepto.  

Breve historia del financiamiento a las cajas previsionales no transferidas 

Entre 1992 y 1999, de la mano del proceso de reforma de Estado que llevó adelante el  menemismo, que incluyó la privatización del sistema de seguridad social, once  jurisdicciones subnacionales no transfirieron sus cajas previsionales bajo el compromiso del gobierno nacional de cubrir los déficits previsionales de esos distritos. 

Analizando el desarrollo de las transferencias desde el año 2003 se observa que entre ese año y el 2011 (con la estatización de las AFJP en el medio) los envíos a provincias se  desarrollaban con relativa normalidad. Sin embargo, entre 2012 y 2015, no se destinó ni un peso al financiamiento de las Cajas previsionales no transferidas ya que, según afirmaban desde el oficialismo de ese entonces, las provincias no cumplieron los requisitos establecidos en los pactos firmados. Esto provocó que las provincias eleven sus reclamos, incluso en instancias judiciales. 

En la presidencia de Mauricio Macri, se produjeron dos cambios: en 2016 (Ley de  Reparación Histórica) se acordó que Anses cubriría la parte del déficit equivalente que  existiría si el sistema hubiera sido traspasado; y 2017 (Consenso Fiscal) se eliminó la  obligación de armonización de las cajas provinciales y se acordó que los envíos a las  provincias estarían en línea con el incremento de las prestaciones previsionales nacionales. 

Desde ese momento y hasta el presupuesto 2023 inclusive, se estableció que ANSES  “transfiera mensualmente a las provincias que no transfirieron sus regímenes previsionales al Estado nacional, en concepto de anticipo a cuenta, del resultado definitivo del sistema  previsional provincial, el equivalente a una doceava parte del último monto total del déficit –provisorio o definitivo– determinado de acuerdo con el decreto 730 del 8 de agosto de  2018 y sus normas complementarias y/o modificatorias”.  

Te puede Interesar  Los líderes de Rosamonte y Don Basilio compartieron su visión con jóvenes empresarios de todo el país

Las transferencias a las Cajas Previsionales provinciales se computan dentro de las  denominadas “Transferencias no automáticas” y a lo largo de los años han tenido  diferentes pesos dentro de las mismas. Entre los años 2003 y 2011, mostraban una  participación promedio anual del 7,9% de las transferencias no automáticas totales; entre  2016 y 2023 subió al 10,2% en parte explicado por la cantidad de provincias que recibieron fondos; además, se observa que tanto en 2022 como en 2023 se redujeron los niveles de  participación. 

Evolución de los fondos por jurisdicción 

Los 13 distritos con cajas previsionales provinciales no transferidas son Buenos Aires,  Córdoba, Corrientes, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén,  Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego.  

Como se mencionó previamente, los envíos vistos por jurisdicciones fueron altamente  irregulares a lo largo del tiempo, situación que pudo producirse por factores administrativos  (no entrega por parte de la provincia de la información necesaria para que Anses determine  el monto a destinar); o también económicos (como ser que una provincia determinada cuente con superávit de su caja y ello genere que no corresponda el envío de fondos). A la  par, pueden existir factores políticos, como los observados durante una parte del segundo mandato de Cristina Fernández cuando, desde el oficialismo de ese entonces, afirmaban que no se envió fondos porque las provincias no cumplían con los requisitos de los pactos  firmados.  

En 2003, sólo cuatro provincias recibieron fondos por este concepto analizado  (Córdoba, La Pampa, Santa Cruz y Santa Fe). En 2004 y 2005, fueron seis; cinco en 2006;  seis en 2007; siete en 2008; seis en 2009; siete en 2010; y cuatro en 2011.  

Ya pasando a 2016, tras el período 2012-2015 donde no hubo envíos, fueron doce las  provincias que recibieron fondos en esos años, mientras que en 2017 y 2018 fueron los únicos dos años donde las trece provincias con cajas no transferidas captaron fondos. Ese  número cayó a ocho en 2019; creció a nueve en 2020; y fueron diez en 2021 y 2022.  Finalmente, en 2023, fueron once, siendo las provincias de Chubut y Tierra del Fuego las  únicas que no recibieron fondos para cajas previsionales propias.  

El peso de las transferencias para cajas previsionales varió mucho según los años y las  jurisdicciones. Tomando un promedio simple para el período 2003-2023, en Córdoba, con  el 40,4%, se observa el mayor peso de estos envíos sobre el total de las transferencias no  automáticas captadas; en Santa Fe representan en promedio el 27,8% de los fondos; en  Entre Ríos el 21,4% y en La Pampa el 20%, siendo estas las que presentan los mayores niveles de participación. 

Te puede Interesar  Shopping, cine y la marca Hilton, un faro comercial y turístico para Posadas y la región

Yendo específicamente a lo ocurrido en el año 2023, los envíos para Cajas previsionales no  transferidas totalizaron $ 170.354 millones, registrando una caída real anual del 8,4 por ciento. Dicho  valor final estuvo muy encima de lo que había sido establecido según el artículo 50 de la  Ley de Presupuesto nacional, que detallaba: “Establécese como crédito presupuestario  para transferencias a cajas previsionales provinciales de la Administración Nacional de la  Seguridad Social (ANSES) la suma de pesos cien mil novecientos veintidós millones  seiscientos sesenta y cuatro mil ochocientos setenta y cuatro ($ 100.922.664.874)”. 

Si bien la caída anual observada fue relativamente menor, estuvo fuertemente  contenido por la provincia de Buenos Aires, que con un total de $ 117.167 millones  concentró el 69% de los envíos por este concepto durante el 2023 y creció 147% en  términos reales, explicado por el altísimo volumen que recibió en el mes de diciembre, tres días antes del cambio de Gobierno (ese envío explicó el 47% del total captado en el año por  la provincia).  

Para el resto de las provincias, el desempeño fue muy negativo en el 2023: todas  presentaron caídas reales y en algunos casos de fuerte magnitud. En Córdoba y Corrientes,  la baja fue del 56% en términos reales; en Entre Ríos -55,1%; en Formosa de -71,8%; en Misiones de -81,3% y en Santa Fe de -70,0%. Algo más leves fueron los descensos de Chaco  (-22,5%); La Pampa (-12,1%) y Santa Cruz (-8,7%). Para Neuquén, por su parte, no existe variación ya que si bien recibió fondos en 2023 no lo había hecho en 2022. Como se informó  antes, las provincias de Chubut y Tierra del Fuego no recibieron fondos para las cajas  previsionales en 2023.  

En relación con los niveles de participación hacia dentro de los distritos, Córdoba lidera el ranking: los envíos para la caja previsional en esa provincia representaron el  20,4% del total de las transferencias no automáticas captadas. Detrás quedó La Pampa  con el 15,9%; y Buenos Aires completó el podio con el 14,2%. En el extremo opuesto, en  Corrientes participaron solo del 1,3%.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin