(Brasília - DF, 07/02/2017) Visita Oficial do Presidente da Argentina, Maurício Macri. Fotos: Marcos Corrêa/PR

From Russia whit love

Compartí esta noticia !

Al retomar sus actividades después de unas extensas vacaciones, el presidente Mauricio Macri reunió a su equipo para una reunión motivadora, donde trazó las metas a cumplir durante el año y trató de insuflar ánimos con la lectura los (escasos) números positivos para la gestión. A mitad de la reunión, sorprendió el Jefe de Estado al pedir que los ministros “atiendan el teléfono” de una decena de gobernadores a los que considera fundamentales para sostener la gobernabilidad. A la cabeza en el orden de prioridades puso al misionero Hugo Passalacqua, quien será uno de los que lo acompañe a Rusia, en una de las cumbres bilaterales más importantes del año, con una intensa agenda con el poderoso Vladimir Putin.
La preferencia de Macri por Passalacqua es una devolución a aquello de gobernabilidad con gobernabilidad se paga. Pidió que todos los pedidos misioneros “sean resueltos” porque, en definitiva, es la Provincia que más ayudó a sostener el timón en momentos en que la gestión presidencial más lo necesitaba.
En el fondo, más allá de los gestos de buena voluntad, habrá que mirar la gira por las tierras soviéticas con otros ojos. Los más cercanos al Gobernador misionero y quienes conocen los entretelones de la alianza Cambiemos, reconocen que ya hay un acuerdo político con Misiones para 2019. Que beneficie a ambas partes y con territorios delimitados.
La lealtad y la confianza se muestran siempre en los momentos difíciles, incluso cuando hay más para perder que para ganar.
Según sondeos que se manejan en la Casa de Gobierno, la sociedad misionera aplaude esta actitud de “caballerosidad política” que tuvo Misiones y valora el gesto de respetar la voluntad popular apoyando al Presidente que eligió la mayoría de los argentinos, sin poner palos en la rueda.
Los más preocupados por este escenario de convivencia son algunos sectores propios. De la Renovación y de Cambiemos. Son los que entienden a la política como la derrota del rival.
Una parte reducida de Cambiemos sigue con actitud mezquina y contraria a los mensajes que envía el propio Macri, que tiene a Passalacqua como uno de sus principales interlocutores en la Liga de Gobernadores.
Los diputados radicales Ariel Pianesi y Javier Mela sufren en estos días el acoso de otros radicales que no se suman al nuevo tiempo de diálogo y siguen haciendo política desde la grieta. “Estamos en convivencia entendiendo los tiempos en los que estamos y los cambios que se pretende llevar adelante en el país. Pero siempre atentos y alertas. Si identificamos situaciones como la de Rentas, lo vamos a decir y a oponernos, como tiene que ser”, explicó Pianesi. 
En Cambiemos advierten que se avecina un tiempo de recambio para depurar a los dirigentes que hacen daño.
En la Renovación no son pocos los que también desprecian la idea de caminar en paralelo, sin chocar con Cambiemos. Pero en el Gobierno insisten en que la buena sintonía si se traduce en mejoras para los misioneros, es la única vía válida para hacer política. “En la vereda opuesta no conseguiríamos beneficios para la Provincia y ellos tendrían argumentos de sobra para buscar vencer al Gobierno”, analizan en la Rosadita.
De todos modos, en Cambiemos saben que más allá de la buenas relaciones, es fundamental para el futuro político comenzar a mostrar buenos resultados, que hasta ahora son escasos. “Y encima, a uno que tiene rango de ministro se le pasan cosas…”, criticó un joven dirigente radical intentando suavizar el escándalo protagonizado por Jorge Triaca, que se suma a los desaciertos económicos que terminan haciendo mella en la política.
Sin embargo, coincidió en que no lo debe apartar del cargo, porque “sino estamos en un arranque eterno”.
Lo mismo debe pensar el Presidente. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, defendió a Triaca: “Es un excelente ministro y un exabrupto no invalida su calidad como funcionario”.
Esa fue la estrategia. Tratar de circunscribir la crisis a un exabrupto en el despido de una empleada. Pero el exabrupto, la puteada, es lo de menos. Triaca despidió a una empleada que tenía en negro hasta apenas unos días antes de las elecciones de 2015 y estaba subcontratada como delegada interventora en un sindicato intervenido en nombre de la transparencia.
No es la mejor imagen ni la mejor señal que el ministro de Trabajo tenga personas contratadas en negro, pero va en línea con la evolución del mercado laboral en los últimos años. El empleo en negro creció el doble que el formal. Según el Indec, al cierre del tercer trimestre del año pasado, la cantidad de trabajadores asalariados registrados aumentó 0,9% en la comparación interanual, al sumar un total de 10.637.000 puestos. Del otro lado, en el sector informal o no registrado, el crecimiento fue de 2,2%, a 4.938.000 empleos nuevos. Esta cifra, sobre un total de 15.575.000 puestos asalariados, en promedio equivale al 31,7% del total. El número de trabajadores cuentapropistas avanzó 4,1% interanual, al sumar un total de 4.943.000 puestos, lo que refleja el fuerte aumento que se registró en los últimos meses en el segmento monostributista. En rigor, de los 391.000 puestos de trabajo que se crearon, unos 192.000 fueron de cuentapropistas, casi la mitad.
Mala señal para el trabajador que el ministro encargado de velar por el empleo formal, sea defendido después de haber quedado expuesto, justo en momentos en que se pretende imponer una reforma laboral y se pone un techo a las paritarias. Pero el Gobierno insiste en dar señales exclusivas para el mercado y no para el trabajador. Abel Francisco Guerrieri, dirigente de la patronal Sociedad Rural Argentina fue designado como presidente del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), el organismo que controla el trabajo informal en los campos del país. En el sector rural, se estima que el empleo en negro es superior al 60 por ciento. Guerrieri, claro está, piensa como los suyos. En 2008 como integrantes de la Comisión Nacional del Trabajo Agrario, votó en contra de eliminar las jornadas laborales de sol a sol y fijar un régimen de 8 horas diarias. El funcionario, mano derecha del ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, también rechazó que a los trabajadores rurales de Santiago del Estero se les pagara un adicional por finalizar sus estudios.
No es la única señal. El Presidente firmó un decreto que elimina la paritaria federal docente al mismo tiempo que postergó el debate por la reforma laboral ante una segura unidad opositora.
Ahora el Gobierno cambió de estrategia. Ante una segura derrota parlamentaria, asegura que no hay una reforma laboral, sino que “reformas para generar más puestos de trabajo, formalizar a los trabajadores que están en la informalidad y para generar capacitación para los empleados de hoy”.
“Esto incluye los acuerdos sectoriales, la Ley de ART, la reforma de Ganancias, la nueva reforma tributaria. Y dentro de estas discusiones había un conjunto de iniciativas que, fruto de un consenso que se había logrado con la CGT, se había empaquetado dentro de una misma norma a los acuerdos sectoriales  para ver si es mejor que ese conjunto de normas sean varias leyes separadas o sea una ley conjunto. Lo importante es entender esa idea del reformismo laboral, que va más allá de una reforma laboral”, justificó Peña.
La CGT, en cambio, dio una mirada distinta a la del consenso: “Nos encontramos desde un principio con un Gobierno de CEO’S directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales que en una clara afrenta a la ley de ética pública asumían sus cargos con total desparpajo conservando acciones e injerencias en sus empresas y beneficiando claramente de manera ostensible sus propios intereses”, señala el primer comunicado “duro” de la Confederación.
“Lo único que ha hecho el Gobierno en estos más de dos años ha sido hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios y hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres”, completa la CGT en su crítica más fuerte contra Cambiemos.  
La distancia del sindicalismo con el Gobierno nacional contrasta con las conversaciones ya iniciadas en Misiones por los salarios docentes. El secretario de Hacienda, Adolfo Safrán, recibió a la titular de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones, Stella Maris Leverberg para comenzar a delinear el acuerdo salarial 2018, que incluye otros beneficios, como titularizaciones. Misiones asume este año el 50 por ciento del Adicional Compensador (ex artículo 9), que el Gobierno nacional dejó de enviar y los acuerdos incluyen que todos los aumentos sean en blanco.

Te puede Interesar  "Juntos por la Amistad", jornada inclusiva marcada por la alegría y la solidaridad

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin