El temido colapso climático ha comenzado

Compartí esta noticia !

Por Prof. Norberto Ovando* – Nuestro planeta está soportando una temporada de fuego. La sucesión de récords de un clima extremo con temperaturas extremas, deshielo acelerado, aire insalubre para el 98% de la población y una gran contaminación atmosférica que ya causa 6,8 millones de muertes anuales.

A diferencia de los procesos geológicos, que ocurren con lentitud, la atmósfera de la Tierra se transforma constantemente, a veces, incluso, en cuestión de minutos. Estos cambios afectan directamente nuestra salud y bienestar

El aumento en la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor sumado al mayor número de incendios forestales que éstas provocan empeorará la calidad del aire, dañando la salud humana y los ecosistemas, anticipó este miércoles la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La agencia señala que los contaminantes atmosféricos son el mayor riesgo medioambiental directo para la salud de nuestro tiempo, ya que el 98% de la población mundial respira aire insalubre. La exposición a cualquier nivel puede tener consecuencias para la salud que merman la calidad de vida y
conllevan costes para el individuo, nuestras sociedades y nuestras economías.

El año 2023 hasta la fecha (de enero a septiembre) es el segundo más cálido registrado, por detrás de 2016, cuando se produjo un potente fenómeno de calentamiento de El Niño.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, recalcó que debemos tener en cuenta que estos récords, tanto de temperaturas, como de deshielo de los glaciares, están ocurriendo antes de que se manifieste “el pleno impacto de calentamiento del fenómeno El Niño (FEN), que normalmente tiene lugar en el segundo año después de su desarrollo”.

Contaminación atmosférica y muerte

La contaminación del aire es una emergencia climática y de salud pública. La contaminación del aire no reconoce fronteras ni límites, y son necesarios esfuerzos colectivos para combatir sus efectos.
La contaminación del aire es un desafío complejo y generalizado. Es mortal para los humanos y tiene implicaciones catastróficas para el cambio climático.

Te puede Interesar  Extienden hasta el 31 de marzo el plazo para inscribirse en el Procrear

La contaminación del aire repercute significativamente en las zonas cercanas a su lugar de origen, también puede viajar miles de kilómetros en la atmósfera. Dado que se trata de un problema intrínsecamente transfronterizo, hacer frente a la contaminación del aire de manera significativa requiere buscar soluciones transfronterizas.

Aunque la contaminación atmosférica puede proceder de fuentes naturales, como las erupciones volcánicas y las tormentas de polvo, la mayor parte de la población mundial se ve afectada por “la contaminación atmosférica de origen humano”, aseveró Martina Otto Jefa de la Secretaría, Coalición sobre el Clima y el Aire Limpio, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que cerca de 3.3 millones de personas mueren al año en el mundo por contaminación atmosférica externa, y 3.5 millones por contaminación dentro del hogar, sobre todo la que proviene de estufas que funcionan con leña y producen carbono negro.

La contaminación atmosférica tiene efectos a largo plazo aumenta considerablemente el riesgo de generar cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, cáncer y otras dolencias, y a corto plazo irritación de ojos, nariz y garganta, dificultad respiratoria, tos, ataques de asma, etc.

La contaminación del aire es la cuarta causa de muerte temprana

“Los niños y niñas son especialmente vulnerables al efecto de la contaminación atmosférica debido a su metabolismo inmaduro y a su cerebro en desarrollo”, afirma la investigadora Mònica Guxens, es médico especializada en medicina preventiva y salud pública de ISGlobal. El equipo de investigación utilizó datos de 2.197 niñas y niños y han encontrado una asociación entre la exposición a la contaminación atmosférica durante la primera infancia y alteraciones en la estructura del cerebro, afirma Laura Pérez-Crespo, primera autora del estudio.

Te puede Interesar  "El compromiso con el ambiente es político"

El aumento en la frecuencia, intensidad y duración de las olas de calor sumado al mayor número de incendios forestales que éstas provocan empeora la calidad del aire, dañando la salud humana y los ecosistemas, anticipó este miércoles la Organización Meteorológica Mundial

Conclusión

Los sectores a cargo de la salud pública deben monitorear las repercusiones de la contaminación atmosférica, una de las principales causas de muerte en muchos casos, en la población de cada país.
Los gobiernos pueden establecer y hacer cumplir las normas sobre contaminación del aire y cumplir las metas establecidas en las directrices de 2021 de la Organización Mundial de la Salud.

A nuestra ONG la Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN), le preocupa la producción de metano proveniente de la producción de gas natural y petróleo, pues es la segunda fuente de emisiones de metano a nivel global después del sector agrícola. Los gobiernos y las grandes empresas deben cambiar la forma de producir, usar y reaprovechar energía.

“El aumento de las temperaturas exige que se tomen medidas. Los líderes deben acelerar la búsqueda de soluciones climáticas. Todavía podemos evitar lo peor del caos climático, y no tenemos un momento que perder”, António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones
Unidas (ONU).

No debemos quedarnos a la espera del futuro que queremos: podemos crearlo en este mismo momento.

Fuente ONU/AAPN

*Norberto Ovando Experto Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y, Educación y Comunicación (CEC) Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)


About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin