Del laboratorio a la mesa: la transformación de las chacras misioneras

Compartí esta noticia !

Clones de mandioca de Colombia. Pomelos congelados. Frutillas todo el año. Más de 120 toneladas de tomates y pimientos. La producción de las chacras misioneras ya no se limita a las frutas y verduras tradicionales. Se está viviendo una transformación inédita en escala y en calidad. Ya no se trata -únicamente- de enterrar una semilla en la rica tierra colorada, sino que los laboratorios y la genética están aportando volumen y calidad a la riqueza de las chacras.  La yerba y el té están volviendo de forma paulatina a un cultivo orgánico.

Para esa apuesta a una producción más orgánica, es fundamental el aporte de la ciencia. La Biofábrica es clave en esta transformación. Investigación + Desarrollo (D) + innovación se producen en sus laboratorios. Allí se multiplican de a miles las plantas clonando las mejores muestras para convertirlas en plantines sanos y listos para cultivarse en gran escala. La clonación garantiza un buen cultivo y el Centro de Validación de Tecnologías, que haya un buen manejo de la producción. Esa simbiosis permite hoy a Misiones contar con cultivos impensados a gran escala. 

Ya se comercializaron más de un millón de plantas, incluyendo vitroplantas de Banano, frutilla y caña de azúcar, Kiri, especies ornamentales, plantines de hortalizas, además de frutas tropicales, mandioca, eucaliptus y especies forestales nativas para incorporación en yerbales.

La Biofábrica es la punta de lanza, pero hay otros laboratorios de relevancia. En el Centro de Producción y Validación de Tecnología Hortícola en San Vicente, es imponente la cosecha de tomates. Ya se cosecharon más de cien toneladas en 52 invernaderos con tecnología de hidroponia y semi hidroponia con sistema de riego por acopio de agua de lluvia. Este moderno sistema de cosecha de agua de los techos de los invernaderos tiene una capacidad de recolección de 6 millones de litros de agua por año. 

En paralelo se pondrá en funcionamiento el primer centro de empaque para más de mil toneladas de tomates, además de melón, mamón, morrones y frutillas, lo que permitirá el acopio, procesamiento y comercialización de la producción local. Esa producción será vital para avanzar en la autonomía alimentaria. El tomate es uno de los productos que más se importa de otras provincias. 

En unos pocos días se iniciará la cosecha de frutillas hasta fin de año. En este caso las tecnologías validadas son la utilización de plantines elaborados en Biofábrica y Frigo.  Esta última tiene un proceso que permite multiplicar el rendimiento por planta. De 300 gramos de frutilla por planta que se logran hoy en Misiones se espera pasar a 700 gramos con esta tecnología. 

El sistema de bolsas en semihidroponia está elevado con diseño ergonómico lo que facilita el manejo y cosecha de la planta. 

Te puede Interesar  Alertan que productores tabacaleros no pueden abonar el monotributo social

A su vez se proyecta para este año un plan de cultivo de hojas en Hidroponia. En este caso con el sistema tradicional pero con el cultivo de cinco variedades en simultáneo para abastecer al mercado de lechugas, rúcula, albahaca y berro

En la Biofábrica no es sólo producción, sino también el cuidado de los suelos. Acaba de registrar ante el Senasa el primer biofertilizante y biofungicida desarrollado íntegramente en Misiones: el Mihoba está hecho en base a cepas de hongos del suelo de nuestra provincia. Actualmente se está trabajando en capacitaciones a técnicos y productores para su uso, y se está entregando a los productores a través de los distintos programas para su utilización en la producción hortícola. Recientemente se adquirió una empaquetadora lo que permite el procesamiento de más cantidades del producto.

En la Cooperativa Citrícola Agroindustrial de Misiones, en Alem, se pondrá en marcha un plan de exportación de pomelos congelados. Después de dos años se recuperó la producción de mandarinas -se colocaron en el mercado local frutas de la variedad Nadorcott- y la cooperativa modernizó su planta para dar el salto exportador con el pomelo. En lo que va de este 2024 se procesaron 1.000 toneladas de citrus. 

“La empresa apuesta a producir jugos concentrados de cítricos,  mandarina, limón, pomelo, naranja, con destino al mercado interno o externo. En este momento se está elaborando jugo concentrado de pomelo, de fruta de Misiones. De pomelo deberíamos usar seis mil toneladas, aunque están bajos los rendimientos de fruta por cuestión climática. Mayo y junio es la temporada de pomelos”, explicó Carolina Irene Boidi, de la Cooperativa Citrícola Agroindustrial de Misiones.

“Con el apoyo del Gobierno provincial y del intendente Matías Sebely, se está trabajando en reactivar plantaciones de cítricos y productos con valor agregado. Es un camino a mediano y largo plazo. Pero el potencial de la planta es muy grande”, agregó. 

La cuenca de la mandioca también se beneficia con la incorporación de tecnología. Misiones ya cuenta con al menos 50.000 toneladas de raíces plantadas, lo que indica que este año se podrá producir el doble que el 2023. Con el INTA se están incorporando clones colombianos con mejores variables como rendimiento, porcentaje de almidón y tolerancia a enfermedades y plagas. Desde hace más de cinco años el INTA impulsa un trabajo articulado en territorio junto a entidades asociativas como Cooperativa de Productores Yerbateros de Jardín, Cooperativa Agrícola Ganadera de Gobernador Roca, CAISA y Cooperativa Agrícola Mixta de Montecarlo.

Te puede Interesar  ¿Estamos mejor? La recesión se cobró dos mil empleos en Misiones durante el año pasado

Como una parábola, la incorporación de tecnología es vital para una producción más saludable, como en los viejos tiempos. En Misiones son 48 los establecimientos con producción orgánica certificada, mayormente distribuidos entre yerba mate y té, 17 por ciento más que en 2023. Son más de cuatro mil hectáreas de producción orgánica certificada y otras 2240 en transición. Entre los que tienen certificación orgánica de toda la cadena productiva, hay 17 elaboradores de Yerba Mate (secaderos y molinos) y diez elaboradores y acopiadores de té. La materia prima vale entre 20 y 50 por ciento más que un producto con insumos químicos. 

Ese volver al orgánico también se vincula con una mayor conciencia de los productores sobre el cuidado ambiental. Un relevamiento del Servicio de Extensión Yerbatero del Instituto Nacional de la Yerba Mate, indica que las plantaciones de yerba mate en la zona productora (Misiones y norte de Corrientes) cuentan con 28.841,10 hectáreas de cobertura arbórea, lo que representa un aporte de importancia tanto en el posicionamiento del producto ante la creciente demanda de alimentos sanos vinculados a la naturaleza como en el equilibrio ambiental en la región de la Selva Paranaense o Mata Atlántica. 

Las superficies con cobertura arbórea en áreas rurales actúan como corredores biológicos, es decir contribuyen a la conectividad entre áreas protegidas de la Selva Paranaense. En Misiones, particularmente, cobran relevancia las áreas agrarias, con esta característica, ubicadas dentro del Corredor Verde.

En cuanto a la mandioca, Misiones cuenta con al menos 50.000 toneladas de raíces plantadas, lo que indica que este este año se tendrá la capacidad de producir el doble que el 2023. 

“Queremos que el agro sea más sostenible y sustentable a largo plazo. Ya lo decía Rudolf Steiner: “Comer limpio, libre de pesticidas y herbicidas, ayuda a pensar más claro, sin crispación, y facilita el camino para encontrar recursos y alternativas rápidas a los obstáculos de la vida”. El año pasado se entregaron bioinsumos a más de 15.000 productores y este año trabajaremos para alcanzar a 30 mil chacras”, dijo el gobernador Hugo Passalacqua en su discurso ante la Cámara de Diputados. Las acciones están. Los resultados comienzan a ser visibles.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin